Skip to content

Día 20: Slijá

septiembre 22, 2016
by

Sería muy fácil hacerme la osa y no aparecer hoy por acá, pero tomé coraje y vino.

Ups. Tomé coraje y vine, quise decir.

Vine a pedir perdón por repetir un post que muchos ya han visto. Lo repito porque es perfecto para alentar el desafío de hoy y porque es una de las cosas más serias que he escrito.

La propuesta de hoy será reconciliarnos con alguna persona con quien estemos peleados.

Ya sé que pido algo difícil. Fácil es decir perdón como una palabra suelta: perdónporlatardanza, perdónporlamolestia, pero cuando de verdad necesitamos ser perdonados, necesitamos coraje para atrevernos a pedir perdón.

El arrepentimiento nos cuesta, nos moviliza. Y así debe ser, porque la teshuvá verdadera implica escalar nuestros miedos, superar la vergüenza y reconocer que más allá de ser tan buenos y especiales, a veces nos equivocamos.

Quedan 20 días hasta Iom Kipur, pero hoy les juego una carrera: Quien sea el primero en cumplir este desafío, que Hashem le otorgue una mayor recompensa.

 

10 formas en las que NO se pide perdón.

1. Burlarse sarcásticamente de los sentimientos ajenos

-¡Ay! ¡perdón si la señorita se ofende porque publiqué una foto en donde ella sale bizca y con lechuga en un diente!

2. Hacerse el desentendido y generalizando

-Quería disculparme por lo del otro día… todo el mundo comete errores… yo nunca tengo intención de lastimar a nadie.

3. Enojado y sin sentir que es a uno a quien le corresponde pedir perdón

-Querida, perdón por haber quemado tu sartén preferida mientras vos estabas de vacaciones con tus amigas y yo me ocupaba de los chicos y de la casa.

 

4. Restarle importancia

-¿Cómo te vas a enojar por esa tontería?  fue un chiste, bue, dale, si querés te pido perdón, pero no es tan grave si me llevé tu tapado de la fiesta y tuviste que volver sin abrigo bajo la lluvia y por eso te agarraste una pulmonía.

5. Exagerar melodramáticamente

-¡Perdón! ¡perdón!  No puedo superar lo que hice. ¡Necesito que me perdones! ¡No puedo seguir así! prometo no volver a comerme el último knishe que quedaba en la heladera.

6. Lavarse las manos

-A mí no me parece grave,  pero si querés te pido perdón.  Lo siento… aunque no sé por qué me estoy disculpando si en realidad no tengo la culpa de nada.

7. Enrollarse con las palabras y embarrar más las cosas

-Perdón por no haberte invitado a la cena, igual al final no se hizo en realidad se hizo otro día pero era mejor que no vinieras. ¡No! no quise decir eso, es que alguien me pidió que no te invitase porque te encuentra repulsivo

8. Expresarse de manera forzada

-He desarrollado por escrito un documento en el que certifico mi pedido de perdón. Quedaré muy agradecido si eres tan amable de firmarlo para dejar constancia de nuestro acuerdo.

9. Sin sentir ningún remordimiento

-Es verdad, hablé mal de vos, pero sólo porque te lo merecés.

10. Fingir arrepentimiento pero sabiendo que lo volverías a hacer

friends animated GIF

-Perdón por no haber ido a la reunión de trabajo y en su lugar haberme quedado en casa en pijama, tomando helado y leyendo BuzzFeed.

One Comment leave one →
  1. Matilde Beatriz Lerner permalink
    septiembre 23, 2016 12:04 am

    Es así como lo describís Se necesita coraje para pedir perdón Pero estoy convencida que el hacerlo -sinceramente y convencido- recompone el espíritu y aunque no retome el vínculo anterior a la ofensa, produce un alivio que ayuda a seguir viviendo como persona íntegra

    Enviado desde mi iPhone

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: