Skip to content

Día 18: La sirenita agresiva

septiembre 20, 2016

Son las once de la mañana y acaba de sonar la sirena de alerta en Jerusalem.

Mi hijo ayer me avisó que hoy habría dos simulacros del ejército en el que las sirenas sonarían y hace un rato me llamó desde la ieshivá para recordármelo. Gastó saliva. Sonó la sirena y salté como un resorte.

Todavía tengo palpitaciones y el pulso acelerado. Se ve que las células de mi corteza cerebral no saben distinguir los simulacros. Se activaron al igual que cuando hace dos años sonaban las sirenas reales y había que correr al refugio.

Mientras me tranquilizo recuerdo un experimento al que me sometió mi amiga Yael hace un tiempo:

-Te voy a decir algo feo –me avisó-  será algo ofensivo pero falso. Es un simulacro, no lo olvides.
-Dale, no pasa nada –le contesté envalentonada.
-Eres mala, mala, mala.

Casi me largo a llorar. Aunque me había avisado que era mentira, yo sufrí igual.

Somos sensibles. Algunos más, algunos menos pero a todos nos afecta lo que nos dicen. Podemos entender desde dónde se genera una agresión y sin embargo nos afecta y nos duele.

Hace uno tiempo una vecina de DOS años me gritó desde su ventana “at maguilá” (sos asquerosa). A pesar de entender racionalmente que a esa edad una niña ni sabe lo que dice, mis sentimientos parecen ir por otro lado y cada vez que la veo, un escalofrío de angustia me recorre la espalda.

Estoy segura de que todos podemos recordar alguna situación en la que nos sentimos agredidos. La pregunta es si nuestra memoria selectiva nos permite recordar las veces en las que estuvimos del otro lado.

El Gaon de Vilna escribió en su famoso Iggueret HaGra: “Los emisarios de Hashem  acompañan a la persona, nunca se separan de ella. Van a donde la persona va y recuerdan cada palabra que dice”.

La prohibición de onat devarim (herir con palabras) muchas veces se confunde con la transgresión de lashon hará porque las dos se originan en el mal uso del habla. Sin embargo son muy diferentes y tienen halajot distintas en especial porque onat devarim está dirigida directamente a la persona que escucha.

Esta mitzvá se desprende del pasuk en Vaikrá (25:17): Lo sonu ish et amito. No agredirá el hombre a su compañero. Para cumplirla hay que desarrollar una sensibilidad que sólo se consigue con el estudio, sus sutilezas son múltiples.

Uno fácilmente puede transgredirla sin darse cuenta. Para que se den una idea les comento lo que acabo de leer en The Code of Jewish Conduct (cap 9): Fumar frente a otros puede ser onat devarim  (Mishpatei Hashalom 7:16); preguntar un precio sin tener intención de comprar el producto también (Bava Metzia 58b).

Bromas inocentes, preguntas inadecuadas, comentarios punzantes. Todo esto puede llegar a ser onat devarim.

El desafío de hoy no será fácil. Demos un golpe fuerte antes de Rosh Hashaná. Estudiemos estas halajot en grupo.

Las opciones pueden ser:

  1. Organizar un shiur para nuestra keilá e invitar a un rab o rabanit a explicar el tema.
  2. Hacer un resumen profundo y mandarlo por mail a nuestros contactos.
  3. Formar una jebruta (para ese caso recomiendo el libro Positive Word Power).

Por último le dejo dos videos (subtitulados). Los dos son inspiradores y de los dos podemos aprender algo.

Faltan 22 días para Iom Kipur. Espero que ese día se nos inscriba en el libro de la vida buena y dulce y que tengamos el mérito de convertirnos en personas que no agreden ni por equivocación.

 

Gracias a mi cuñado David por haber sido el shaliaj de este video.

 

Este video seguramente lo vieron en Tishá ve Av, pero mejor verlo con la panza llena:


<p><a href=”https://vimeo.com/46372414″>9 DE AV , JAFETZ JAIM HERITAGE FOUNDATION – 2012</a> from <a href=”https://vimeo.com/estudiatora”>EstudiaTora</a&gt; on <a href=”https://vimeo.com”>Vimeo</a&gt;.</p>

One Comment leave one →
  1. David permalink
    septiembre 22, 2016 1:26 am

    Me encanta que te gusto !!
    Creo que es una lección de vida …
    Si yo puedo ver tus ojos brillar es que estoy haciendo las cosas bien ..!
    Me lo paso el profe del grupo de correr que el también siente que no toca ningún instrumento pero hace el del resto brillar y sobresalir !
    Todos somos directores de nuestra vida y tratamos de hacerla sonar lo mejor posible
    Agüit iur !

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: