Skip to content

Día 16: Perdona nuestros pecados

septiembre 18, 2016

exito_aqui

En mi casa mezclamos el hebreo y el español constantemente. No es un problema hasta que los universos lingüísticos colapsan:

– Mami, vení –grita mi hija desde su habitación.
-Voy –contesto yo (voi: “vení” en hebreo).
-Vení vos, mami, ají me molesta (ají: “mi hermano” en hebreo).
-¿Qué ají? ¿tenés hambre? Voy.
-Buahhh, vení vooooos.

Estos malentendidos son muy corrientes entre los latinos que vivimos en Israel o los religiosos que viven en jutz l´haretz. Es que hay palabras que son intraducibles. No es lo mismo decir lulav que palma o jumash que pentateuco. Ni les cuento lo ridículo que quedaría decir “voy  a hacer dieciocho” cuando vamos a hacer shmone esre.

En Purim me divierte llamar Asuero a Ajashverosh y Mardoqueo a Mordejai, pero me indigna cuando leen el “rollo” porque estoy segura de que “el rollo de Esther” no le hubiese gustado a nuestra reina.

En el día a día también puede resultar gracioso encontrar palabras que suenan igual en español y en hebreo: caja, sol y mora son algunos ejemplos.

La cosa  deja de ser graciosa cuando nos confundimos en los rezos. Más allá de la importancia de rezar en hebreo, si intento traducir “itgadal” com ensalzado termino pensando en un condimento. En un punto no tengo salida porque el problema también existe si no traduzco: cada vez que digo asher kideshanu pienso “¿ayer? ¿por qué no hoy?”.

En Iom Kipur decimos cinco veces vidui. Es uno de los rezos más importantes del día y es aconsejable entender qué se está diciendo.

El desafío de hoy es práctico, concreto e intenta clarificar algunos términos que repetiremos durante Kipur: la propuesta es comenzar a estudiar el vidui hoy (cada uno podrá profundizar su estudio de acuerdo a su nivel) y seguir sumando estudio todos los días.

Para comenzar, gracias a la gentileza de tora.org. ar reproducimos aquí un artículo con la versión en pdf lista para imprimir y tener a mano durante estos 24 días que faltan.

El Vidui (confesión) en detalle

(está basado en el libro “Jaié Adam” de Rabí Abraham Dantzig)

La importancia de una confesión “Vidui” detallada y consciente

El comentario que a continuación presentaremos delante del lector, está basado en el libro “Jaié Adam” de Rabí Abraham Dantzig (1748 – 1820), y tiene por objeto ayudar a la comprensión del texto del primer vidui que sigue el orden alfabético, que acostumbramos recitar antes de la finalización de la amidá de los rezos del día de Iom Kipur (así como de la tefilat minjá de la víspera).

“Ashamnu, Bagadnu, Gazalnu, Dibarnu dofi, Heevinu, Vehirshanu, Zadnu, Jamasnu, Tafalnu shéker, Iaatznu ra, Kizavnu, Latznu, Maradnu, Niatznu, Sararnu, Avinu, Pashanu, Tzararnu, Kishinu óref, Rashanu, Shijatnu, Tiavnu, Tainu, Tiatanu”.

Ashamnu: De la palabra ashmá (culpa). El Rambán explicó que la palabra ashmá proviene a su vez de shemamá (vacío, desierto), pues el alma se merecería quedarse de esa manera por todos los pecados cometidos.

Bagadnu: De la palabra beguidá (traición). Traicionamos al Santo – bendito es él, pues a pesar de que él nos dió todo lo que necesitamos para seguir viviendo, nosotros no Le devolvimos nada a cambio del bien que recibimos, y también traicionamos a nuestros compañeros y amigos.

Gazalnu: De la palabra guézel (robo). Tomamos cosas sin pedir permiso o sin pagar por su valor. Robamos el tiempo de descanso de nuestros compañeros al despertarlos.

Dibarnudofi: Hablamos con maldad. La palabra dofi también puede ser interpretada como si proviniera de las palabras du pe (dos bocas), y es como si dijéramos que hemos hablado falsamente y con doble sentido, como si tuviéramos una boca junto a los labios (lo que decimos) y otra junto al corazón (lo que pensamos). No hablamos en forma clara causando malentendidos entre las personas. Hablamos cosas sin sentido, hablamos mal de nuestros compañeros causándoles daños materiales, físicos y emocionales. Mentimos, engañamos, fuimos sinvergüenzas, hablamos sobre cosas prohibidas en shabat y fiestas.

Heevinu: De la palabra ivut (deformación de lo que era recto). Provocamos que lo que era recto se deforme.

Vehirshanu: De la palabra rashá (malvado). Provocamos que otros sean malvados.

Zadnu: De la palabra zadón (a propósito). Pecamos con intención.

Jamasnu: De la palabra jamás. Este término significa apropiarse de algo de una manera incorrecta. Por ejemplo: si a pesar de que alguien pagó por algún objeto determinado lo que realmente valía, o incluso más de su valor, pero su dueño no deseaba venderlo y esa persona lo obligó a vendérselo, eso se llama jamás.

Tafalnushéker: Nos juntamos con la mentira. Nos relacionamos con gente malvada, con mentirosos y engañadores. El hecho de juntarse con esa clase de gente es un pecado, por la mala influencia que podemos recibir de ellos.

Iaatznura: Dimos malos consejos.

Kizavnu: Mentimos. Mentimos con o sin necesidad.

Latznu: De la palabra latzón (burla). Nos hemos burlado de las cosas que deberíamos haberlas tomado en serio.

Maradnu: De la palabra méred (revolución). Hay quien transgrede un mandamiento o no cumple algo, porque su iétzer hará (instinto del mal) se apoderó de él en ese momento y él peca para satisfacer sus deseos de placer, pero aquel que se revela hace algo mucho más grave, pues no sólo que transgredió una prohibición, sino que lo hizo porque no cree en esa prohibición.

Niatznu: Provocamos a D-os. Mediante nuestros pecados hemos provocado Su enojo.

Sararnu: Del verbo lasur (desviarse). Nos desviamos y nos apartamos del camino de D-os al no cumplir con Su voluntad.

Avinu: Hicimos cosas malas para satisfacer nuestros deseos.

Pashanu: Nos revelamos. No quisimos reconocer la verdad de la Torá y no quisimos cumplir con las mitzvot.

Tzararnu: Hicimos cosas malas en contra de nuestros compañeros.

Kishinuoref: Endurecimos nuestra nuca. Fuimos tercos y a pesar de que entendimos que somos castigados por D-os por haber transgredido Su palabra, no nos arrepentimos y quisimos entender que todo es por casualidad.

Rashanu: De la palabra rashá (malvado). Hemos hecho acciones por las cuales somos considerados malvados, por ejemplo: golpeama nuestro prójimo, robamos publicamente o en oculto.

Shijatnu: Nos hemos corrompido. Hemos sido corruptos a través de la idolatría y todo lo relacionado con relaciones prohibidas o acciones inmorales. Nos enojamos y nos privamos de dar tzedaká (caridad).

Tiavnu: Hemos hecho cosas que nos hicieron abominables. Cometimos abominaciones, idolatría, comimos comidas prohibidas.

Tainu: Nos descarriamos del camino.

Tiatanu: Provocamos que nos hayas abandonado (a causa de nuestros pecados).

Rabí Abraham Dantzig

Aquí tienen la versión para imprimir: vidui

2 comentarios leave one →
  1. ithiel permalink
    septiembre 19, 2016 5:21 pm

    Muchas gracias Judi. Esta reflexión es excelente para tratar de llegar más libre de cargas y con mayor conciencia a Iom Kipur.

    Me gusta

  2. coty permalink
    septiembre 21, 2016 10:31 am

    Gracias judi! Muchas veces nos perdemos en los detalles olvidando lo básico. La mitzva principal del día de kipur (sobre todo las mujeres que a veces nos quedamos en casa cuidando niños pequeños) es el vidui! Y a veces llegamos a kipur sin saber realmente por qué estamos pidiendo perdón. Gracias x ayudarnos en la tarea judi!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: