Skip to content

Sólo una fe de erratas

febrero 22, 2016

 

Hace un par de años la Real Academia Española -que legisla los cambios lingüísticos- decidió que la palabra “solo” dejara de acentuarse. Hasta ese momento esa palabra debía llevar tilde cuando podía ser reemplazada por “solamente”, es decir, cuando funcionaba como adverbio.

Esa regla evitaba frases confusas o ambiguas: “Sólo le pido a Dios” no significa lo mismo que “solo le pido a Dios”. A partir de ese cambio a los lectores nos resulta difícil distinguir si Pedro fue solo al cine porque lo plantaron los amigos o si fue solo al cine porque no le alcanzaba la plata para ir a cenar después.

Muchos protestamos por aquella resolución. La Real academia, para suavizar los enfrentamientos, dio un paso al costado y aclaró que la tilde pasaba a ser opcional. Para mí, que me gusta tener todo bajo control, ese fue un alivio parcial.

Parcial porque me presentaba otro dilema: ¿Cómo hacer para que la presencia o la ausencia de la tilde no se considerara una falta ortográfica? Eso no dependía de mí sino de la persona que leía el texto.

Lo solucioné de la siguiente manera: Si le escribía a quien yo suponía que estaba al tanto de las actualizaciones lingüísticas, el solo iba sin tilde, para mostrar que yo también estaba actualizada. En cambio, si mi interlocutor era alguien poco interesado en esos asuntos, el sólo iba acentuado, para que no pensase que tengo faltas ortográficas.

Me manejé en esa ambigüedad prejuiciosa con la creencia de haber solucionado el problema, hasta que escribí un libro y lo mandé a corregir.

La correctora, -una de las pocas personas que puede descubrir un error de tipeo tanto en “ilui nishmat” como en “Led Zeppelin”- me mandó un mail apenas recibió el manuscrito:

“Hay que decidir qué postura tomás con respecto al solo. A veces está acentuado y a veces no. Tiene que haber coherencia. Si bien la Real Academia ahora lo pone sin tilde, la mayoría de la gente “culta” lo sigue usando. Hacé lo que quieras pero con coherencia”.

Hacé lo que quieras, me dijo. Lo que yo quiero es vivir en mundo predecible y ordenado en donde las reglas ortográficas no cambian.

Cuando tengo que tomar una decisión y no veo claramente lo que debo hacer, uso una técnica que me ayuda a definirme: Me imagino a mí misma en el futuro soportando una u otra consecuencia de la decisión que debo tomar.

Esa técnica es eficaz cuando estoy a punto de comer una porción de torta y la Judi del futuro me avisa que todavía no puede sacarse ese kilo de encima. Me ayuda cuando quiero protestar porque mi marido dejó la cuchara jalabí del lado basarí y la Judi del futuro me avisa que ni recuerda cuál había sido la causa, pero sí sabe que se generó una lamentable pelea.

En este caso imaginé a la Judi del futuro -digamos dentro de treinta años- leyendo mi libro. No me importó que no le gustara ni que cuestionase algunos conceptos. En lo único en que me fijé fue en su reacción al llegar a los solos: sintió escalofríos al verlos acentuados.

Por lo visto en ese futuro que imaginé, nadie –ni yo misma- recordaba que en algún momento la regla había sido tildar esa palabra, por lo que la Judi del futuro lo entendió como una falta torpe y vergonzosa.

Al día siguiente le mandé mi respuesta a la correctora:

“Decidí que “solo” vaya sin tilde porque este libro va a quedar para la posteridad y será un clásico que se leerá dentro de cien años, cuando ya nadie utilice el solo tildado”.

Firmé, agregué tres caritas sonrientes para que supiese que estaba bromeando y me quedé tranquila: volvía a tener todo bajo control.

Hace unos días, la Real Academia Española admitió su derrota frente a la acentuación en “sólo”. Reconoció que los escritores y académicos lo siguen tildando y disimuladamente, se retractaron.

Al leer esa noticia envejecí diez años. Desde ese día me falta el aire y tengo pesadillas recurrentes en las cuales una letra “o” gigante me persigue para aplastarme.

Oi va voi, mi libro, está suelto por allí, repleto de faltas de ortografía y yo no puedo controlarlo.

Desesperada acudí nuevamente a la Judi del futuro que es mucho más sabia que yo: Primero se rió un buen rato, después me dijo que no había de qué preocuparse porque mi libro desde siempre había caído en el olvido y finalmente me reveló que con el tiempo yo iba a aprender a vivir con emuná shlemá y reconocer que todo lo que hace Hakadosh Baruj Hu es para bien aunque a mí no me gustara. Por último se despidió con un consejo:

-Está muy bien esforzarse para que las cosas salgan bien, pero nunca olvides que el resultado no está en tus manos.

Así que ahora sólo me queda esperar. Me tranquiliza saber que dentro de algunos años me volveré más flexible. Mientras tanto permítanme superar la culpa. Esto sólo es una fe de erratas.

 

 

14 comentarios leave one →
  1. ithiel permalink
    febrero 22, 2016 7:51 pm

    Querida amiga, con tilde o sin tilde, con libro o sin él ya estás en la historia como una mujer “que movió” a muchos de diferentes maneras para hacer un cambio en sus vidas. Sí o si? ya sé, ya sé que nunca fue tu propósito al iniciar el blog, ni la página anterior, ni al escribir el libro. Si embargo ese es el resultado de habernos compartido y espero que vivas feliz por ello.
    Ah! Y gracias por el consejo que en estos momentos no sabes cuanta falta me hace.
    Shavua tov!

    Me gusta

    • febrero 23, 2016 1:03 pm

      Ithiel, gracias por lo que decís. Espero que esos cambios hayan sido para bien :D.

      No me acuerdo si el libro lo tenés, los días posteriores a sacar el libro fueron un poco movidos pero sé que tenía toda la intención de mandártelo. Avisame y si no te lo mandé, te lo mando ahora.

      Beso

      Me gusta

  2. Raquel Wajner permalink
    febrero 22, 2016 9:42 pm

    excelente…

    lo que nunca entendi esh que tiene que tiene que ver la fe con losh erratash, que esho me lo aclare la real academia joo

    *Cheers,*

    *Raquel *

    Me gusta

  3. Karina permalink
    febrero 23, 2016 1:50 pm

    Hay que escribir otro libro, uno como el que sabés que podés pero no te animás………preferentemente novela, porfa!!!!!!!!

    Me gusta

    • febrero 23, 2016 1:58 pm

      Hola Karina

      La Judi del futuro me dice que no lo haga, voy a ver si la convenzo.

      Me gusta

  4. Karina permalink
    febrero 23, 2016 1:53 pm

    ups!!!, me comí algunos tildes……

    Me gusta

    • febrero 23, 2016 1:59 pm

      No te preocupes, el comentario se puede editar, ya mismo te los pongo para que no sufras 😀

      Me gusta

  5. Dalia permalink
    febrero 23, 2016 6:19 pm

    Brindo por las lenguas vivas y la derrota de la RAE! Y asumo que, si de elegir se trata, todos elegimos sePtiembre… no? Besos!

    Me gusta

  6. Naomi permalink
    febrero 29, 2016 1:47 pm

    Estoy en una sala de espera, esperando ser atendida. Y entre tanto aburrimiento, me divierto y disperso un rato leyéndote. Te agradezco mucho por compartir tu historia, de verdad te re entiendo Jajajajaja. Pero el libro esta buenisimo igual.

    Me gusta

    • febrero 29, 2016 4:05 pm

      Gracias Naomi. Ya que estás aburrida ¿podrías poner los acentos que faltan en el libro a mano?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: