Skip to content

La estela

febrero 2, 2014
by

Por la mañana después de levantarme, me voy a la cocina a prepararme el desayuno. En ese momento empiezan a brotar de mi mente todas las tareas que tendré que hacer en el día, luego las que debo hacer, luego las que tengo atrasadas junto con las pendientes desde hace meses y alguna que otra que arrastro del año anterior y por qué no desde hace diez años.

Puedo sentir como empiezan a flotar detrás mío a la altura de mi cabeza, cada una de las tareas en forma de titulo: “Comprar papas y cebolla”, “poner a la empleada en blanco”, “vacunar a shmuel”, “pedir turno con ese médico”, “escribir”, “preparar las clases”, “pensar esto”, “llamar a mi abuela”, “dejar de ser tan impulsiva”, “olvidarme de tal persona que me hace daño”, “hacer el trámite en la obra social”,  ” llevar ropa al gmaj”, son algunos ejemplos.

Camino por mi casa y me siguen, a donde vaya. El único antídoto es bajarlas a papel, si lo hago se van, me dejan tranquila. Pero es muy temprano y no tengo fuerzas para hacerlo. Además nunca encuentro una birome.

Pero entonces empiezan a sumarse mas tareas y cada vez son más persiguiéndome como abejas detrás de azúcar. Al rato empiezan a pelear entre ellas a ver quien tiene prioridad, se empujan y forcejean. Puedo sentir como se van enredando las frases en el aire, al punto de perder sentido, o formar frases nuevas aterradoras. Sé lo que tengo que hacer para deshacerme de este calvario pero algo me paraliza. en el fondo creo que mis tareas pendientes son mis compañeras. Una vez que las llevo a cabo siento orgullo y gratitud hacia la existencia pero a la vez un vacío de sentido que solo se llena con una nueva tarea con status de pendiente.

A veces pasa que alguna tarea que me sigue volando por detrás se queda enganchada en algún tirador de placard y se pierde. Otras veces sucede algo mas grave, la tarea se mete en la cabeza de mi marido que al quedar poseído por ella me mira y me recuerda insistentente  sobre lo que tengo que hacer y aún no hice.

Un día, cansada de tener tantas revoloteando, me fui al supermercado para ver si encontraba algún spray anti-tareas, algún veneno para liberarme de tanta cosa estancada y poder “resetearme”. Había para todo menos para eso, ¿pueden creerlo?. Pero de pronto encontré algo que llamo mi atención, algo que podría ser la solución perfecta.

Detrás de un envase de veneno para cucarachas había una foto de una playa paradisíaca con un mar turquesa, una palmera y una reposera con un jugo de coco y un sorbete: “Vos podes estar sentada ahí” decía el epígrafe. Miré para ambos lados, y no había nadie…así que era yo a quien se dirigía esa nota, ¡sin dudas!. Agarré la caja de veneno y fui a pagarla con muchísima ilusión. Si me iba al Caribe ya no tendría a las tareas siguiéndome, seguro que no pasan la revisión del aeropuerto, los rayos X las matarían a todas. Podría librarme de ellas por fin.

Llegué a casa y lo primero que hice fue seguir las instrucciones, lo típico, entrar a internet y poner un código, y de esa manera quedaba registrada para el sorteo.

Pasaron días, semanas, meses, llego el invierno y no sonó mi teléfono para anunciarme que había sido la ganadora.

No había caso. Ni escapatoria. Tendría que ocuparme de mis tareas para asi poder alivianar mis pasos. Es incómodo arrastrar con los deberes pero, de nuevo, ¿qué somos sin ellos?. Nuestros deberes son nuestros poderes. Sin ellos no hay propósito.

Asi fue como aprendí que mis quehaceres son el sentido de mi vida porque me van marcando el camino y van acariciando a quienes mas me importan.

¡Ah, al final me gané el premio! Un tiempo después me llamaron de Raid, pero justo para la fecha de salida tenia cosas que hacer asi que tuve que rechazarlo…¡otra vez será!.

10 comentarios leave one →
  1. Vivi permalink
    febrero 2, 2014 5:48 pm

    Hola Caro!! Espectacular descripcion!! esta conversacion interna que es comun a toda la humanidad Yo la Titule FM YO. Este tipo de conversacion nos puede enredar, muy facil si no la controlamos…….yo al igual que vos descubri que al bajarlo al papel apagaba la radio asi que lo solucione comprando 10 biromes y las desparrame por distintos cajones de mi casa.
    Shavua tob!!
    Muchos Besitos

    Me gusta

    • febrero 3, 2014 6:56 am

      Buena idea Vivi!…y no te olvides el papel que sino terminas anotando detras de recibos, o de notas del colegio, en el margen de papel de diario, y tambien se pierden…
      PD: La radio esta buenisima! 🙂

      Me gusta

  2. Elizabeth permalink
    febrero 3, 2014 6:09 pm

    Me encanto y alegro mi tarde un tanto melancólica. Desgraciadamente vicio de contadora tengo biromes y anotadores por todos lados y anoto todo y si no un mail a mi misma que así queda registrado y me lo recuerda. El tema es que por desgracia las cosas no se hacen solas y menos si las anotas, simplemente no desaparecen. Lo que pude descubrir a través de los años que la única forma que dejan de perseguirte es …. haciéndolas. Y eso es lo mejor y mas gratificante, hacer lo que uno tiene pensado, por obligación o no. La acción mata la ansiedad y concreta ideas.
    Pero a anotarlas que ayuda a no olvidar, siempre seguirán allí hasta que no las hagamos.

    Me gusta

    • febrero 6, 2014 5:10 pm

      Me alegro un monton por haberte alegrado una tarde! Ese fue el propósito del post. 🙂
      La acción mata la ansiedad y tantos otros bichos! Pero detenerse a pensar también…
      Vos que sos contadora (y encantadora) sabes mas de balances que yo! Entre pasivo y activo, deber y haber, estaría buenísimo encontrar el equilibrio y la tranquilidad mental para que las tareas no agobien…

      Un beso!

      Me gusta

  3. febrero 5, 2014 6:30 am

    Genia !

    Me gusta

  4. Miriam Bruckman permalink
    febrero 7, 2014 3:36 am

    Hola Caro!

    Como se me escapo este post?
    Que bueno es compartir esa dulce esquizofrenia diaria.
    Estaría bueno tener algo asi como un cadete, no?
    Besos.

    Me gusta

    • febrero 9, 2014 5:55 pm

      Ay Miriam! Un cadete que te vaya siguiendo por toda la casa para decirle todo lo que tenes que hacer? Y que lo haga como vos queres…me suena a Hollywood, y y a me esta deprimiendo…:). Que no se te escape ningun post eh!!

      Me gusta

  5. febrero 12, 2014 8:59 pm

    jajajajja! y aparte de todo lo que “hay que hacer” tambien hay que estar linda, bien convinada, la peluca peinadita, bañada, y sonreir!
    no serà mucho???!!!!

    Me gusta

    • febrero 13, 2014 2:39 am

      Uf!!!
      Ser y además…estar!!!
      debería ser como en el idioma inglés,
      por lo menos un solo verbo para tamaña tarea!!
      Quizas así sería menos pesada…
      Para nosotras es To be or To be…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: