Skip to content

Sólo para baalei teshuvá

enero 10, 2014

Desde hace algún tiempo dejé de preocuparme por cuán ortodoxa soy. Desde hace mucho dejé de probarme la temperatura religiosa.

Antes si. Antes me medía la ortodoxia constantemente. Si me había pasado una tarde escuchando Artaud, corría a buscar el religiómetro y si el avance del mercurio me parecía peligroso, decidía dejar de comer Jatam Sofer para subir el standard de kashrut en mi casa.

Era una lucha constante entre el quiero pero no puedo y el puedo pero no quiero. Entre las expectativas ajenas y mis sueños. Entre las ganas de encajar y la necesidad de respetar mis características personales.

Por suerte el tiempo aclara casi todo, y hoy he dejado de medir de esa manera mis avances espirituales. Por un lado he aceptado que nunca voy a encajar en ningún lado (el inevitable “jiloní para los jaredim, jaredí para los jilonim“) y por el otro postergué esa ansiedad por saber hasta los 120 años, cuando a todos nos será revelado qué trayecto del camino hemos recorrido.

Aceptar que puedo estar confundida me permite seguir avanzando a pesar de no tener las cosas claras. Reconocer mis propias contradicciones me da el beneficio de perder el miedo a la incoherencia y al cambio de opinión.

Esto lo digo para atajarme antes de que alguien venga a decirme que lo dicho algún otro día no coincide con lo que estoy a punto de decir hoy. O mucho peor: que me reprochen que dentro de estos mismos pensamientos hay ideas que se oponen.

Por lo tanto, aquí me lanzo sin red con tres ideas acerca de los avances espirituales que escribí un viernes de enero en lugar de ponerme a cocinar el kuguel para shabat.

1. Jurujujaja

Siete veces cae el tzadik y siete veces se levanta. Jurujujaja. Los baalei teshuvá podemos ser los genios de la justificación. Ese pasuk -que nos sabemos de memoria y que repetimos una y otra vez-, es usado por muchos de nosotros como un escudo. Un escudo que nos protege del compromiso de ser lo que debemos llegar a ser. Si los tzadikim pueden caer –nos decimos- ¿qué se puede esperar de nosotros, pequeños seres preocupados por el aumento del precio del tomate?

Lo que yo entiendo de ese pasuk es que hay un límite. Son siete veces, no ocho. Cuidado. Hay un lugar del que ya no se puede regresar. Hay que hacer un esfuerzo por no dejarse caer. Hay que ahorrar en las caídas porque en algún momento perdemos el crédito y quedamos al descubierto.

2. Confundidos anónimos

Jerusalem es un terreno montañoso. O se está subiendo o se está bajando. Quienes vivimos aquí estamos preparados para esos desniveles. Sabemos que si vamos a ir caminando a Geula desde Ramat Eshkol, por ejemplo, vamos a tener que enfrentar una subida empinada durante las cinco cuadras en Iejezkel.

Siempre observo el contraste de dos personas que se cruzan en la calle. No sólo sus direcciones son contrarias, sino que la expresión de sus rostros también se oponen. Quien viene en subida sufre por el esfuerzo, se le nota el cansancio. En general esa persona va lento y desarreglada. Pero quien viene en bajada va liviano, avanza a pasos rápidos, parece ágil y casi feliz.

Si los sacásemos de contexto, si fotografiásemos sus caras y las analizásemos, se podría suponer que quien va bajando está mejor que quien está subiendo. Y aunque nadie se deja engañar al observar a dos personas cruzándose en una cuesta y reconoce que cada uno tiene otro destino, en el plano espiritual si perdemos esa perspectiva.

Nos confundimos. Creemos que si la vida nos cuesta, algo no debe estar bien. Las cosas deberían ser fáciles. Nos olvidamos a dónde nos dirigimos y envidiamos a quienes vienen en bajada. Perdemos el rumbo y con tal de dejar de sufrir dejamos de ir a donde deberíamos estar yendo.

3. Los fundamentalistas de la felicidad

La idea anterior me dejó en la puerta de esta: “Servirás a Hashem con alegría” ya dejó de ser inspiración y se convirtió en un karma. Estoy cansada de sentirme inadecuada por no poder llevarla a cabo.

Preguntarán qué es lo que me molesta de la hermosa idea de que la vida que Hashem nos dio es para vivirla con alegría. Y la respuesta es que no me gusta en dónde esa consigna nos deja a todo el resto ¿dónde quedamos los que todavía miramos el reloj en seudá shlishit? ¿los que seguimos soportando una vida de felicidad raquítica?

Aparte no me gusta esa idea kiruvera de que la vida con Torá es subirse al trencito de la alegría. Es más, creo que esa idea tiene consecuencia peligrosas. La obvia es el desengaño. Un desencadenante que suele pasar más desapercibido –y que es mucho más alarmante- es que esa idea nos lleva al secretismo. A que todos nos pongamos el disfraz de tazdikim y ocultemos nuestras miserias debajo de la alfombra.

Si el predicamento es que esa es la única manera posible de servir a Hashem, la consecuencia es un vacío entre las personas. Mejor ponerse la máscara y disimular los dolores de nuestra existencia, porque si mostramos nuestra verdadera cara nos señalarán de pecadores y arruinaremos los shidujim de nuestros hijos.

También el trabajo a Hashem se podría ver desde otro ángulo. Quien está sufriendo y a pesar de eso no se deja caer (¿y quién no está sufriendo?) tiene un mérito. No me gusta pensar que la felicidad es el objetivo final de la vida. No todos los avances espirituales pueden percibirse desde afuera. Estar mal no siempre está mal.

28 comentarios leave one →
  1. sonita permalink
    enero 10, 2014 10:02 am

    me hubiera gustado emitir un comentario “de nivel” – a la altura del post, pero no me da la cabeza…
    pashut me encanto y me identifique mucho — incluso demasiado… (sera la edad?)

    Me gusta

  2. Perla permalink
    enero 10, 2014 10:56 am

    Solo pensando en voz alta Judi,caerse y levantarse a nivel espiritual no debe ser como en el nivel fisico, es decir evidente. Quizas, el hablar de “felicidad raquitica” sea la clave para entender que todavia no nos levantamos de la primer caida y entonces todavia seguimos teniendo 7 oportunidades. No?
    Shabat Shalom!

    Me gusta

    • enero 10, 2014 1:58 pm

      Perla, claro. También podríamos decir eso. También podríamos decir que caerse y levantarse es parte del proceso… como dije en el post, no tengo miedo de contradecirme a mí misma 😀
      Shabat shalom un beso grande.

      Me gusta

  3. Judith permalink
    enero 10, 2014 11:08 am

    Me encantó. La sinceridad con la que escribís es maravillosa. Maimonides dice que alegria en el servicio se refiere a tefila y estudio de Torá.son dos momentos en los que ponemos la intensión de hacerlo con alegria, agradecidos de la oportunidad de servirLo y de esta manera unirnos a El.

    Me gusta

    • enero 12, 2014 10:19 am

      Judith, gracias por sumar la interpretación de Maimónides, no la conocía.
      En el post me refería al concepto -más jasídico si se quiere- que hay que recibir todo lo que Hashem nos manda con alegría… igual sigo pensando ¿eh? quizá me haya equivocado en lo que dije.

      Me gusta

  4. Ale permalink
    enero 10, 2014 12:26 pm

    Simplemente impresionante…. Que penosa verdad la de vivir en secretísimo y con disfraz de tzadikim…. Será que como a veces ni siquiera me da para ponerme el disfraz me molesta tanto cuando lo veo en otros? Jatati. Shabat Shalom 🙂

    Me gusta

    • enero 12, 2014 10:22 am

      Ale, el secretismo es horrible pero también la línea divisoria entre lo que uno debe compartir y lo que debe mantener en privado es difícil de demarcar ¿no te parece?. Todo un tema aparte.
      Beso!

      Me gusta

  5. Amalia permalink
    enero 10, 2014 1:54 pm

    Gracias

    Me gusta

  6. Elizabeth permalink
    enero 10, 2014 3:07 pm

    Judi,
    ante todo un feliz Shabat Shalom!!!!
    lo que vos expresas es lo que creo que todos los baalei teshuva nos pasa. Es normal del genero humano, comenzar buscando las puntas para luego encontrar el medio.
    La teshuva es una escalera mecánica movida por nosotros mismos. Es importante preocuparse por no caer, pero no es lo único importante. La felicidad ayuda mucho pero también a veces buscamos la tristeza para poder ser medianamente felices.
    Seamos lo mejor de nosotros mismos que Hashem nos ayudara con el resto.
    Cariños a todas!

    Me gusta

  7. shuly permalink
    enero 10, 2014 4:54 pm

    Holis cuñadita me encanto aunque no se si tenia permiso para leerlo(solo para ) no se a que te referis con vaal teshuba nos pasa a todos constantemente es mas a los q no somos baal teshuba tenemos otras preguntas¿elegi ? o sigo mandato familiar ?la felicidad esta en la tora pero no siempre se esta feliz y en la adolesencia yo me levantaba los domingos a estudiar mientras las chicas volvian a carcajadas del boliche quien era feliz ?? hago tefila como un robot porq la se de memoria o con sentimiento pq es la primera vez? estas y muchas mas.Cada uno con su nisaion y el de ninguno es facil ni el de subir ni el de bajar cada uno tiene sus ventajas y desventajas .como decia un rab la vida no es un picnic .A levantarse para volver a caer y volver a levantarse con mas fuerzas todavia

    Me gusta

    • enero 12, 2014 10:27 am

      Shulita!! super interesante lo que contás ¡hacete un post sólo para los nacidos religiosos! (y nos das permiso para leerlo).
      Beso, shavua tov y felices vacaciones 😀

      Me gusta

  8. mikhal vieyra permalink
    enero 10, 2014 5:01 pm

    me identifico kntigo..todos me kieren en la comunidad,pero eso de secretismos me viene como anillo al dedo yo todo lo hago por amor a HaSHeM,y por mis hijas que yeven una vida en el camino correcto..pero k pasa que mis hijas se me estan saliendo del guakal como dicen,ya no kieren vestir tziniut mas destapaditas y ami me da una pena horrible y ando tratando ke nadie las vea..e optado por hablar kn la rebetzin…lol me dijo estan pasando por un momento en que se dejan yevar por los demas,,si aki donde yo vivo hay de todo tipo de judios y ellas empezaron a juntarse kn lps judios ke no visten yziniut..el punto es que ando con secretos para que no las vean ,ya una hasta se me kiere casar ..me kiero volver loka…..pronto voy hacer aliyah…ke deberia haberla hecho desde hace mucho…gracias me encanta tu blog..mikhal desde dallas tx…shabbat shalom!!!

    Me gusta

    • enero 12, 2014 10:35 am

      Mikhal, lamento por lo que estás pasando. Es muy difícil para un padre pasar por esa situación.Yo te diría (aunque no me pediste consejo) que no le sumes angustia al tema aislándote. Seguro que puedes encontrar amigas en quienes confiar.
      ¡Que a partir de hoy tengas solo najat!

      Me gusta

  9. enero 10, 2014 7:30 pm

    muy lindo como siempre judi

    Me gusta

  10. Diego Edelberg permalink
    enero 11, 2014 3:32 pm

    Hola Judi,

    ¡me gustó mucho esta publicación y me siento identificado con ella desde muchas perspectivas diferentes dentro de mi búsqueda espiritual y mis metas de cumplir cada día mas mitzvot.
    Hace un tiempo escribí:

    La idea que la vida debería ser tranquila y libre de sufrimiento no es una idea judía. No existe algo así como un judío sereno. El conflicto es parte de la existencia humana y lo normal es tener esas cosas en nuestra vida que llamamos “problemas”. Pensar así parece ser pesimista pero no lo es. Los judíos no somos pesimistas pero tampoco somos optimistas: somos realistas. Y la realidad para los judíos es la conciencia que debemos “pelearnos con Dios” una y otra vez para que el mundo y nuestra vida sean mejores. Y esto no significa que uno no tiene momentos pacíficos y llenos de alegría sino que significa que creer que Todo debería ser constantemente perfecto y nunca deberíamos tener problemas, fricciones, dudas, quejas, incertidumbres, desolación, aburrimiento, desesperanza y depresiones se contradice con las primeras narrativas en la Tora.

    Esto es la vida. La vida incluye tanto lo que consideramos bueno como lo que consideramos malo. Lo sagrado y lo separado. La unión y la separación. La separación y la re-unión. La lucha y el triunfo contra el ángel, la vida, el amor, Israel, la Tora y Dios. Entender todo esto no es malo ni deprimente sino por el contrario: es el secreto para vivir una vida plena.

    Si alguien te promete paz absoluta en tu vida no le creas. Uno puede estar en paz por un momento pero luego surgirá la necesidad de complicarse para progresar, cambiar, mejorar, pelear con el propio ángel de cada uno de nosotros, enojarse nuevamente con Dios y aceptar que hay demasiado sufrimiento en el mundo para estar en calma y paz todo el tiempo.

    El proceso no es siempre perfecto ni tampoco es siempre feliz. Es siempre sagrado. Y en la búsqueda de lo sagrado enfrentamos montañas y mesetas. Tristezas y alegrías.

    Para vivir una vida plena debemos siempre recordar todo esto. Aún cuando en el día a día no lo entendemos o actuamos como si no supieramos que es así. Aún cuando hoy no nos guste entender esta Verdad. Y esa es la razón por la cual existimos. No existimos para llegar a la conclusión de lo perfecto sino que existimos para tomar conciencia que todo podría estar mejor.

    ¡Gracias!
    Buena Semana!

    Me gusta

    • Amalia permalink
      enero 11, 2014 8:20 pm

      Síiiiiiii.

      Me gusta

      • enero 12, 2014 1:57 am

        Qué alivio este post. No soy baal teshuvá pero si intento crecer espiritualmente. A menudo me parece que las otras personas alcanzan esa felicidad y esa paz que yo digo querer y no termino de alcanzar. A veces percibo que mi vida es una montaña rusa a la que no termino de acostumbrarme. Ahora veo que somos varios… y me siento más acompañada. Gracias y shabúa tov!

        Me gusta

        • enero 12, 2014 10:40 am

          Georgina, hola. No me quedó en claro si en tu comentario te referís a mi post o al de Diego, así que:

          Si es al de Diego, me sumo a lo dicho por vos y yo también le agradezco por su comentario que nos dejó pensando a todos.

          Y si era para mí… bueno, gracias.

          Me gusta

          • Elsi permalink
            enero 12, 2014 2:01 pm

            Entre Judi y Diego, llegue a comprender que no hay que utilizar ningun uniforme para nada. Pero la presion esta en uno. Igualmente no es tan facil seguir un unico camino, uno se desvia en varias oportunidades y no puede regresar. Hay infinidades de situaciones o circunstancias.
            Hace tiempo que me llega este mail. Es la primera vez que lo leo atentamente. Muchas Gracias

            Me gusta

  11. enero 13, 2014 7:57 pm

    ¡Kol hakavod! Es impresionante darse cuenta de cómo Hashem ata los cabos: buscaba un blog así. Me hablaron doscientas veces de esto y lo pasé de largo. Como escribieron en la Wiki: “Hoy en día, la sensación que produce Internet es un ruido, una serie de interferencias, una explosión de ideas distintas, de personas diferentes, de pensamientos distintos de tantas posibilidades que, en ocasiones, puede resultar excesivo”. Con respecto a los sitios judaicos en español, sinceramente había perdido la esperanza…

    Hoy me llegó este post de parte de un amigo. Fue una brajá, porque mientras leo blogs sobre temáticas diferentes suelo pensar: “¿por qué no existen espacios similares para baalei teshuvá?”. Por ejemplo, me gusta el blog Pop Chassid. Y si bien comparto la visión del autor en muchos temas, no me siento del todo identificado. Capaz digo cualquier cosa, pero creo que se debe a que entre su cultura y la mía existe una distancia insalvable, por más cultura global que la posmodernidad promueva y aunque ambos seamos judíos nacidos en la golá.

    Me imagino que es más natural identificarse con gente que vivió experiencias similares a las que a uno le marcaron. Billiken, los Walsh que no eran parientes, los cuentos de Cortázar, el Flaco Spinetta, los ecos de la dictadura en la familia, del 1 a 1 al corralito, los majanot nacionales de la tnuá, Esperando la Carroza, los viajes largos en bondi, Tato Bores o hasta los daños psicológicos generados por Ritmo de la Noche o Crónica TV.

    Es cierto que los Beatles, Pink Floyd, El Padrino, Orwell, Foucault y Kubrick repercutieron en todo el mundo y en mi vida. Pero justamente, al haber sido un impacto tan amplio, me cuesta armonizar con sus fanáticos. Me siento como en una reunión de socios, no como en el living de mi casa.

    Ojo, puede ser que lo mío vaya por una capacidad de “dar importancia a cosas sin importancia” propia del snob y en realidad la falta de feeling pase por otro lado. Lo cierto es que aquí, más allá de las notas dirigidas al género femenino y la diferencia generacional, se trató de una identificación instantánea. Y la sensación fue muy agradable.

    Decía que buscaba un blog así y lo encontré porque HaShem dispuso lo que cada uno necesita. Admiro la capacidad descriptiva que tienen, llena de humor e imaginación. Pero por sobre todo, honorables damas, ustedes demuestran que el coraje no es una cualidad masculina, como se pretende asociar.

    Se nota que poseen el valor que a muchos hombres les falta en este proceso que puede convertir a cualquier revolucionario desprevenido en un ente que prefirió dejar de cuestionarse. A todos nos pasan cosas en la teshuvá que en retrospectiva nos dan vergüenza. ¡Cómo pudimos ser, pensar, y hablar así! El problema es que si nos quedamos en eso, se pudre todo. Como dice el Pirkei Avot, el vergonzoso no aprende. Ustedes hablan de corazón, desde la experiencia, y el aporte que le hacen a cada lector es inmenso. Jesed puro.

    Agradezco a Di-s y a ustedes, Sus fieles servidoras, por dar vida a este blog. Para que la gente que lo lea sienta y sepa que no está sola en la lucha, que sus dificultades no son exageradas ni de “gente floja”, sino partes de un proceso común que transitamos unos cuantos.

    Me inspiraron mucho a personalizar ese blog tan frío que he creado. Gracias también por eso y que tengan una excelente semana. Intentaré para la próxima ser dos veces bueno.

    Me gusta

    • enero 14, 2014 5:03 pm

      Hola Ariel! Estuve dando vueltas por tu blog y me gustó mucho (en especial tu entrada de ayer). Me pareció rarísimo no haberlo conocido antes. Coincido en esas ganas de que haya espacios similares a Pop Chassid (o a cualquiera de los otros millones de blogs de los americanos) en castellano, así que es una alegría haber descubierto tu espacio.
      Pregunto: ¿tu blog se puede seguir? no encontré la opción para que me envíen las alertas de las actualizaciones.

      Gracias por todo lo bueno que nos decís y la generosidad de tu comentario. Alevai merezcamos aunque sea la mitad (lo de la diferencia generacional seguro que si :D)

      Me gusta

  12. Ariel permalink
    enero 17, 2014 8:57 am

    Hola Judi, gracias por tus palabras! De a poco trato de imprimirle identidad al blog. No es tan raro que no lo hayas conocido antes porque mi nivel de marketing fue nulo. Gracias a tu pregunta me avivé de que tenía la barra lateral de adorno, así que después de leer algunas instrucciones le puse la opción de seguir. Ya estamos un poco más cerca de la revolución. Shabat Shalom!

    Me gusta

    • Matías permalink
      enero 24, 2014 7:05 pm

      Hola, muy bueno este blog! Me encanta. Cual es el tuyo Ariel? No lo encuentro. Gracias

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: