Skip to content

La vida es como en las fotos

octubre 21, 2013

Hace unos días… a ver, esperen que voy al gmail a fijarme exactamente cuántos…

Acá está: hace seis días.

Hace seis días me mandaron un artículo por mail. Fui al link enseguida, pero como en ese momento no tenía tiempo, dejé la pestaña abierta para leerlo más tarde. 

Es normal que en mi navegador haya varias pestañas abiertas a la vez, con artículos que me interesan. Dejo guardado de esta manera lo que quiero leer más adelante. Lo que no es normal es haber tardado seis días. Supongo que parte de la culpa la tuvo el título, que me resultó antipático porque no me gusta que me den órdenes: “Mamá, ponte en la foto” decía en modo imperativo y -para colmo- en español neutro. Justo a mí, que siempre tengo que ir al baño en el momento de la foto grupal.

Interrumpo aquí para pedirles que, por favor, lean este artículo, y después seguimos charlando.

¿Ya está? (espero que a ustedes no les haya llevado seis días) ¿y? ¿qué me dicen? ¿soy yo la única que se sintió identificada? Después me cuentan porque ahora que ya lo leyeron, estoy lista para empezar mi post:

No te peines que en esta foto salís

El otro día veía unos videos caseros de la época en la que mis hijos eran chicos: estaban sentados en el sillón y el de tres años le daba besos demasiado efusivos al de seis meses. El de cinco lo empujaba y le gritaba “le molestas, le molestas” con esa vocecita tan graciosa que le cambió a los catorce años.

Entonces intervenía mi marido, para salvar al bebé de aplastamiento y todos hacían morisquetas un buen rato frente a la cámara que nos habían prestado. Después los filmamos en pijama, más tarde dormidos, al día siguiente yéndose al colegio y al atardecer andando en bicicleta en la vereda.

Yo no aparezco en ningún momento.

Recuerdo muy bien esa época: Me la pasaba amamantando, cambiando pañales, atando cordones. Cortando la carne y dándoselas con el avioncito: vieneunavioncito, unavioncito, unavioncito… llega al aeropuerto, am, am. Mal dormida, mal alimentada, era un milagro si llegaba a lavarme los dientes.

Mi casa era un desorden permanente y  yo estaba destruida. Esa es la “verdad verdadera”,  y no ese video que parece un capítulo de “La familia Ingalls”. Me alegré de haber tenido la astucia de mantenerme fuera del foco. ¿Quién querría ver un par de ojeras en chancletas? ¿para qué mostrar mi remera llena de provechitos, de marcas de dedos con chocolate y salpicaduras de tempera?

Pero hoy, después de “Mamá, ponte en la foto” pienso que quizá estaba equivocada: Ese video me gusta sólo porque sé todo el resto. Es ese contexto el que le da sentido. De haber aparecido yo en el video, no hubiese visto a ninguna mujer frustrada porque  lo intrascendente hubiese desaparecido. No me hubiese visto preguntándome de dónde sacan estos chicos tanta energía y sí hubiese visto a una madre que se dedica, ama y cuida a sus hijos más allá de sus propias fuerzas. Esa es la verdad que yo me perdí  por haberme quedado atrás de cámara.

Quizá lo que yo considero “la realidad” en verdad no importa para nada. Quizá la realidad es la que se percibe mirando más allá. Si se entiende lo que hay detrás, puede haber más belleza en una foto en la que se nos ve con delantal de cocina quemando las plumas del pollo que en la de una modelo internacional con su cabellera al viento. Lo único que hay que hacer es dejar de achinar los ojos. Enfocar bien la mirada para descubrir el ventilador detrás de escena.

Lo que estoy pensando es que quizá una foto es una manera de captar la belleza de lo verdadero. En eso, las fotos y la muerte se parecen: hace que lo intrascendente desaparezca, que lo temporal pierda presencia. Lo único que tiene sentido es lo permanente.

Y no estoy diciendo que como por un hechizo mágico o del photoshop, de golpe en esas fotos vamos a aparecer jóvenes y con los dientes alineados. Estoy diciendo que la imagen puede trasmitir la hermosura de esas arrugas que se consiguieron bajo el sol de la plaza cada tarde con los niños. El tapizado roto puede testificar que dejamos que nuestros hijos saltasen en el sillón y que les hicimos sana sana colita de rana cada vez que se dieron el porrazo. Y la camisa mal planchada nos hará enorgullecer, cómplices, al conmemorar todos los conflictos que superamos con nuestra pareja.

Quizá lo que se puede ver en una foto sea más real que lo que se ve día a día en movimiento. Y creo que esa imagen se puede parecer bastante a cómo nos veremos dentro de ciento veinte años, cuando nos pasen la película de nuestra vida. Así que dejemos de preocuparnos tanto para que no se nos note la cara de cansada, porque esa cara será testimonio de que pasamos nuestros días ocupadas. Mejor aprendamos a valorar, a reconocer y realzar la belleza oculta  y que nunca tiene nada, pero nada que ver con la papada.

10 comentarios leave one →
  1. Vero permalink
    octubre 21, 2013 4:19 pm

    Genial Judi!!!!
    Super identificada, siento que arruino las fotos, y que siempre salgo mal…. pero lo mas importante seria dejarles bellos recuerdos, vivencias y mucho amor a nuestros hijos!

    Me gusta

    • octubre 21, 2013 6:25 pm

      Gracias Vero… “siento que arruino las fotos” ja ja ja. Lo voy a usar de excusa la próxima vez que no quiera participar en la foto grupal… 😀
      Beso

      Me gusta

  2. coty permalink
    octubre 21, 2013 4:42 pm

    no voy a comentar porque en estos momentos de hormonas revueltas lo que puedo conseguir es llorar un rato…..hermoso y completamente cierto. comparto con todas uds mi alegria, mazal tov por mi varoncito q mañana bh sera su brit mila. todas invitadas!!! y a ver si consigo tomarme una foto, porq en el de mi otro hijo no fue posible. besos

    Me gusta

    • octubre 21, 2013 5:09 pm

      Coty, mazal tov, mazal tov. ¡Qué hermosa noticia!

      Gracias por hacerte un minuto en el medio de lo que supongo como días “turbulentos” y compartir tu alegría con nosotras.

      Mañana salí en muchas fotos… ¡sonriendo!

      Un beso enorme

      Me gusta

    • Andre permalink
      octubre 21, 2013 10:01 pm

      MAZAL TOV!!!!!!! QUE LO VEAS EN LA JUPA!!!!

      Me gusta

  3. ithiel permalink
    octubre 21, 2013 6:31 pm

    Ay Judi!Como alguien expresó: “una imagen dice más que mil palabras”. No sabes cómo me arrepiento de no haberle tomado fotos a mi abuelita materna; a mis hermanas menores he tendido que contarles historias…anécdotas sobre ella porque no tuvieron la fortuna de disfrutarla como yo. También me perdí de haber escrito muchas de sus recetas de cocina que incluso mi mamá ya no recuerda.
    Y con el premiso de ustedes me uno a las felicitaciones para Coty: Mazal tov!!!

    Me gusta

  4. Andre permalink
    octubre 21, 2013 10:00 pm

    Gracias Judi por tan bello post,
    A veces a la noche, despues de inimaginables cosas vividas, me pongo a pensar, cuándo será el día en el que pueda comentar con mi marido “Te acordás? Años sin dormir una noche entera, sin comer un plato entero, comiendo parada, comida enfriada y los restitos de los platos de los chicos para no tirar, meses en los que me despertaba a la mañana sin saber, realmente sin saber, qué dia era, ni cuántas veces me había levantado… y cuando se enfermaban y se contagiaban uno de otro? uliiii eso era tremendo!! ”
    Y con razón, en qué foto voy a salir si nunca tengo cara de relajada, en la foto va a salir Freddy Kruger!!
    Pero creo que tenés toda la razón, creeme que no debo tener más de dos o tres fotos mias con los chicos, siempre son ellos solos, es más, no tengo fotos del Brit Milá de mi hijo mayor, no quise salir, creo que estaba con depresión post parto, y qué equivocada estaba!! Si para ellos somos su amor más grande, a ellos no les importan nuestras cejas desparejas, ni se dan cuenta de que todas nuestras remeras están manchadas con sus mocos, nos aman como somos, y cuánto más nosotras a ellos.
    Si, si, me diste ánimo Judi, esta noche pongo a cargar la cámara y compro unos lindos portarretratos, para reflejar nuestra hermosa y REAAAALLL familia cansada, agotada, y feliz.

    Me gusta

  5. octubre 22, 2013 2:07 am

    Ko Ha Kabod!
    Me hiciste llorar!

    Me gusta

  6. carina milewich permalink
    octubre 24, 2013 2:10 am

    que bueno lindas o feas que vengan las fotos

    Me gusta

  7. Denise permalink
    noviembre 1, 2013 1:42 pm

    Hermoso! Igual me hizo llorar, y no lo vi antes!!! Más de 6 días sin leerlo.
    Y valió la pena tomarme un rato para leerlo!! Hay tantas cosas que nos abren los ojos y no las vemos. Gracias por compartirlo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: