Skip to content

Días 31 al 34. Racconto en random.

septiembre 8, 2013

¿Qué se puede decir después de días tan intensos? Para mí fueron un sube y baja. Tuve momentos inspirados y de los otros. Pasó de todo. Aquí cuento un poco de manera aleatoria .

Domingo 10.25: Guardando los majzorim de Rosh Hashaná en la biblioteca. En el mío agrego prolijamente doblado, el menú de este año ¿Es un déjà vu o cada año hago lo mismo? Religiosamente, al día siguiente de Rosh Hashaná me pregunto dónde me encontrará el año que viene. Cómo estaré cuando vuelva a buscar la lista de simanim. ¿Qué decretos habré recibido para este año? Todavía son un misterio.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Motzei Shabat 22.30: Tengo la cabeza quemada. No puedo hacer una tefilá más. No puedo lavar un plato más. La casa está dada vuelta. La heladera llena de sobras. Porciones de pollo, carne, ensaladitas y postres. Dejo todo para mañana. Desilusionada. Cansada.

Shabat 13.49: Terminando la seudá shniá, una invitada comenta qué lindos mangos hay en la frutera. Elogia sus colores, sus aromas. Cinco mangos muertos de risa. Durante estos tres días he consumido cantidades industriales de azúcar. Por lo menos espero que sirva como augurio de un año dulce. Cuando me baje el shock de glucosa, voy a quedar tirada por el piso.

Primer día de Rosh Hashaná 10.04: El beit hakneset al que voy a escuchar el shofar tiene un patio grande y es un clásico de madres con niños. Por primera vez en años llego y veo este cartel en la puerta:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

“Bajo ninguna circunstancia está permitido traer niños pequeños a las tkiot”. Me tomé el trabajo de volver hoy a sacar la foto.

A mi lado pasan decenas de mujeres con carritos de bebés, con niños pequeños con sus enormes pekales de bamba y chips. Ninguna parece dudar. Parecen entender que el cartel no se refiere al patio, sólo al interior del edificio. Para mí no está claro. Los carteles están por todos lados, en especial en el enrejado exterior. No sé que hacer.

De pie, allí, recuerdo un cuentito que escuché hace poco y que me ayuda a tomar la decisión: El ietzer hará se queja con Hashem y le dice que está cansado de tener un mal nombre. Que quiere que se lo cambie. Hashem accede y lo llama “sitra ajra”. Al poco tiempo el ietzer hará vuelve y le dice que ese nombre tampoco le sirve, que también está mal considerado. Que quiere que se lo vuelva a cambiar y que ya eligió su nuevo nombre: desde ahora en más el ietzer hará se llamará “todos lo hacen”.

Doy media vuelta y me voy para la plaza.  Me voy por las dudas.  Igual ya no podría concentrarme. Pensaría que estoy haciendo una mitzvá pasando por una averá. A las cinco hay tkiot para mujeres.

Domingo 15.38: Quedan pocos días para kipur, hay que trabajar más duro. Darse un último empujoncito. Bajo al parque con mi hija y leo este libro intentando volver a ponerme en sintonía.

Por la cantidad de hojas secas se ve que llegó el otoño a Jerusalem. Yo ni enterada.

Por la cantidad de hojas secas se ve que llegó el otoño a Jerusalem. Yo ni enterada.

En uno de los capítulos, dice el rab Kleinman (interpretación mía): Para hacer durable la teshuvá es necesario tratar las causas, no los síntomas. Nunca se trata de buscar soluciones rápidas. Hacer teshuvá ocupándonos del origen de nuestras malas acciones nos empuja a reconocer patrones de comportamiento que son nuestros enemigos. Esforzarse por renunciar a esos patrones y ocupar su lugar con buenos hábitos es lo que va a impedir que los malos hábitos resurjan.

Primer día de Rosh Hashaná 20.30: Una mesa de lujo. Los simanim bien presentados, la jalá calentita y esponjosa, la comida deliciosa. Todo servido en bandejas. Una seudá disfrutada en familia.

Erev Rosh Hashaná. 15.46: A último momento decido agregar más verdura. Sólo para mí. Para ayudarme a no abandonar la alimentación saludable. También compré cinco mangos para no tentarme con los postres. Espero recurrir a ellos en lugar de correr a la torta de chocolate.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pensé que el brócoli podía suplantar los ñoquis. Ja.

Shabat. Seudá shlishit 18.50: Platos descartables. No podemos ni ver las jalot. Hartos del guefilte fish. Las ensaladitas como figuritas repetidas. Nadie puede comer nada más.

Segundo día de Rosh Hashaná. 10.23: No logro organizarme. No llego a hacer tefilá, mi hija no me deja un segundo para respirar. Decido salir, me llevo el majzor por las dudas. Bajo al parque, me siento y logro una tefilá improvisada pero inspirada. Me ayuda el paisaje.

Este bosquecito está a unas cuadras de mi casa, junto al parque y al beit hakneset.

Este bosquecito está a unas cuadras de mi casa, junto al parque y al beit hakneset.

2 comentarios leave one →
  1. coty permalink
    septiembre 8, 2013 9:08 pm

    shana tova! coincido contigo en la sobredosis de azucar, harina blanca y excesos….. yo tb tuve mi intencion de verduras sanas y lka verdad q viernes a mediodia me hice una ensalada de lechuga casi para mi sola…. anoche melave malka rebote de la torta de chocolate sin probar en todo el jag a el hamotzi (ya q bh es segula para parto facil y me queda poco, no puedo perder la oportunidad, pero tan intoxicada no llego a sacar la rebanadita de pan integral 100% del congelador.
    anoche pase la noche tan incomoda del estomago que hoy (ya q no ayuno) toco desintoxicacion: te verde y pan integral con aceite de oliva a la manana, manzana a media manana, pollo a la plancha ensalada y arroz hervido de almuerzo…. y bueno bh espero preparar la crema de zapallitos para cenar y algo de tjina con pan integral a ver si asi, el miercoles que me toca medico no me regaña……aunq tengo de backup que adelgace la ultima cita, a ver si asi se nota menos… pero aunq no sea por los kilos, en realidad es saber que me pase. que estaba con la dieta del rambam muuuy alta y que sucumbi de nuevo a la coca cola light y a varas cosas. cocine sano para el jag (dentro de lo posible) pero hubo invitados que me trajeron comida y postre fuera de mi rango totalmente… q le vamos a hacer! bh ya recuperaremos y para sucot habra q estar mas atenta.
    y estos dias, recordar que cualquier detallito que hagamos es una gran cosa! asi q aprovechemos cada momento.

    Me gusta

    • septiembre 10, 2013 2:08 pm

      Coty, genia total. ¿En serio aguantaste hasta mozei shabat? Embarazada es doble mérito.

      gmar jatimá tova!
      un beso

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: