Skip to content

Día 30. Recuerden el cerro Otto.

septiembre 4, 2013

A los veinte años recorrí el sur argentino con mi amiga Karina. Era un viaje clásico entre los jóvenes: acampar en los siete lagos, comer fideos alrededor de una fogata, caminar por las rutas cargando una mochila con la bolsa de dormir enrollada.

Escalar el cerro Otto era una de las actividades tradicionales. El cerro Otto es una pequeña montaña cerca de Bariloche, que no ofrece gran dificultad de ascenso. Otras amigas ya lo habían hecho y nos entusiasmaron al contarnos su experiencia, así que con Karina decidimos escalarlo.

Empezamos el ascenso a las seis de la mañana. Fresquitas y con fuerzas, las primeras horas fueron estimulantes, cantábamos mientras caminábamos, nos sacamos fotos con el paisaje de fondo, descansamos a orillas de un arroyo. Sin embargo, a medida que avanzábamos las cosas se fueron poniendo más difíciles. El calor, el cansancio, una astilla clavada.

El trayecto se iba poniendo más empinado, cada vez más cuesta arriba. Estábamos de muy mal humor, con Karina casi no nos hablábamos. A unos doscientos metros de la cima yo me desplomé y dije que no seguía. Mi amiga no podía creer lo que estaba pasando. Faltaba muy poco, pero yo me negaba a dar un paso más, como una mula empacada.

Casi podíamos ver el refugio desde donde estábamos. El refugio era el punto de llegada en la cima, en donde todos los heroicos escaladores se encontraban para festejar el logro y recibir un souvenir que testificaba la hazaña.

Pero allí estaba yo, a doscientos metros, llorando. Agotada. Recuerdo la discusión que tuvimos con Karina: yo le aseguraba que me moría si daba otro paso, que me daba lo mismo llegar a la cima o no. Ella me trataba de convencer y me analizaba diciéndome que lo que me pasaba era lo mismo que lo que me impedía dar filosofía de quinto para terminar el secundario.

Después de eso, el recuerdo se hace borroso. No sé si Karina siguió sola y yo la esperé, o si me acompañó en el fracaso. Sólo puedo asegurar que el descenso fue amargo. Con cada paso que daba en la dirección contraria, más arrepentida estaba. No llegar fue triste. Dejé que todo el esfuerzo del ascenso se desvaneciera. Volvimos en silencio, bajando rápido. No queríamos que nos agarre la noche. Aunque la noche ya me había agarrado.

Veintitrés años después me siento igual que aquel día. Desde aquí puedo ver Rosh Hashaná, pero no quiero dar un sólo paso más en esa dirección. Ya he hecho mi jeshbón nefesh, desde hace tres días estoy cocinando. Me he esforzado demasiado. Ahora quiero volver. Bajar rápido.

Aseret imei teshuvá (los diez días entre Rosh Hashaná e Iom Kipur) comienzan esta noche y cualquier trabajo que hayamos hecho durante Elul, se debe intensificar en estos días. Faltan pocas horas para que comience el jag. No sé por qué se llega con la idea que Rosh Hashaná es un final. Esto recién comienza. Ahora es el momento de trabajar duro. Ahora es cuando tenemos la oportunidad del verdadero ascenso.

Así que nadie se apure a comenzar el descenso. Cuando sientan que no tengan fuerzas, sigan. Cuando tengan ganas de dormir en lugar de hacer tefilá, agarren el libro de tehilim. Cuando quieran gritar, cuenten hasta diez. Cuando tengan una noticia jugosa para contar, cierren la boca. Sigan, sigan que falta poco para la cima.

Hagamos valer todo el esfuerzo que venimos haciendo. Y si sienten que no pueden más, recuerden lo que me pasó en el cerro Otto.

5 comentarios leave one →
  1. Andre permalink
    septiembre 4, 2013 5:42 pm

    Judi, voy a extrañar leerte todos los dias! Las palabras me quedan chicas, te quiero dar un abrazo!! Me hiciste llorar con este post, me venia aguantando, pero hoy me ganaste…
    Que tengan todas un año de muchas berajot y de pruebas superadas con alegría
    Shana Tova!! Las quiero Andre

    Me gusta

  2. coty permalink
    septiembre 4, 2013 6:37 pm

    shana tova ante todo aunque cuando yo estoy escribiendo uds estaran ya por el kidush probablemente. le decia yo a mi esposo que cuan grande es hashem que nos da el zejut de estar en rosh hashana festejando y no llorando, sudando de nervios o sufriendo por el din. tanta emuna tenemos que tener en su jesed infinito que debemos alegrarnos en estos dias tan especiales. como dices, apenas estamos empezando!! BH. rab pinkus dice que el trabajo bien hecho de elul, rosh hashana, aseret yemei teshuva y todos los jaguim hasta simja tora se nota porque cuando acaban todas y empieza jeshvan, nos quedamos con el corazon tan lleno del trabajo espiritual que “los labios se mueven solos”, de tantas tefilot, tehilim y todo nuestra avodat kodesh….. asi que como dices, acabamos de empezar, y si, es cierto, siempre se empieza con mucha fuerza y entusiasmo y se nos va acabando la gasolina a medida que pasa el tiempo, pero BH hay que persistir…. en el cerro Otto, en masada, y esta montaña empinada que a cada uno le toca vivir. hatzlaja a todas en la trayectoria y todo lo mejor. un beso grande, coty

    Me gusta

  3. ithiel permalink
    septiembre 5, 2013 3:00 pm

    Le shaná tová tikatevu umetuka Judi……..muy bella reflexión.
    Me está sirviendo muchísimo en estos momentos, porque si bien tiene su mérito el valor de vivir en Eretz Yisrael……vivir en este triste ” doble galut ” como yo le llamo lejos, muy lejos, también tiene sus contras. Estuve a esos 200 metros de no poder subir y llegar al jag. Sin embargo B”H de última hora fui a buscar a una de mis hermanas y B”H me ayudó….lloramos juntas amargamente, pero B”H entramos juntas a la dulzura beezrat Hashem de un shaná tová!!

    Me gusta

  4. LEAH BENDAHAN permalink
    septiembre 8, 2013 7:35 am

    LOS ULTIMOS POST YA NI LOS PUDE LEER,PERO TODO EL TIEMPO ME ACOMPAÑASTE TE LO ASEGURO ,NO IMPORTA SI HICE MUCHO O NO ,HICE TODO LO QUE PUDE,REALMENTE EL SPRINT FINAL FUE LA BOMBA Y TE ASEGURO QUE REALMENTE MERECIO LA PENA TENGO UNA BUENA SENSACION INCREIBLE ,ASI QUE AHORA COMO TU DICES NO RELAJARSE ESTO ERA SOLO LA PRIMERA ETAPA Y AHORA TOCA REMATAR LA FAENA,SHANA TOVA A TODAS Y MIL GRACIAS OR TU ESFUERZO COMPARTIDO.LEAH

    Me gusta

  5. septiembre 8, 2013 2:22 pm

    sin palabras, realmente maravilloso!!
    Jatima Toba!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: