Skip to content

Día 25. Técnicas de teshuclaje.

agosto 30, 2013

Mi interés por el medio ambiente es formidable, sin embargo mi contribución es microscópica. Mi realidad va por un lado y la ilusión por el otro.

En mis sueños me imagino viviendo en una casa alimentada por energía solar, recostada en un sillón construido con materiales reciclados, comiendo las uvas de la parra del jardín.

La realidad es que cuando tengo más de dos invitados, no tengo dudas en usar platos descartables.

Reconocer esta paradoja de mi comportamiento me enfrenta al dilema de si lo poco que estoy dispuesta puedo hacer vale la pena o no sirve para nada.

Como los pingüinos empetrolados, quedo teñida de blanco y negro. Sin matices, no hay grises. Si no puedo transformarme en la presidenta de greenpeace shalomiarok (aprovecho para abrir campaña difundiendo esta noticia) no tiene ningún valor reciclar botellas de plástico.

Ante todo la coherencia. Seré mezquina pero seré coherente. No sea cosa que me consideren un fraude si descubren que aparte de descomponer las pilas en arena, también uso desodorante en aerosol.

Ya saben a dónde me dirijo ¿verdad? Lo que me pasa con la ecología, también me pasa con la teshuvá. Es todo o nada.

Mi interés es enorme, pero mis logros mínimos. Algunas veces he logrado hacer teshuvá, pero la mayoría de las veces he hecho teshu… ¡bah!

Como que me pierdo en el proceso. Me queda grande. Por supuesto conozco sus halajot y sus pasos, pero como que me falta un trabajo práctico.

Como en la escuela, cuando nos enseñaban la teoría del proceso de germinación, pero yo no terminé de entenderlo hasta que vi cómo el porotito en el frasco sacabas raíces, ahora necesitaría ver cómo los cuatro pasos necesarios para la teshuvá hacen desaparecer una averá.

Decidí que vale la pena ser incoherente. Y que el poroto germina aunque yo no lo entienda. Si los sabios aseguran (y si no podemos aceptar que los sabios son más inteligentes que nosotros ¿por lo menos podemos aceptar que son tan inteligentes como nosotros?) que el proceso de teshuvá borra las averot, yo voy a tener confianza en el proceso. No preocuparme tanto  por los resultados. Si no llego a la gran teshuvá por lo menos haré una teshuvita.

Recomiendo estas dos clases (en castellano): Parte 1. Parte 2. En realidad recomiendo todas las clases de NLE 

2 comentarios leave one →
  1. ithiel permalink
    agosto 30, 2013 5:10 pm

    Bueno Judi……después de todo y.de acuerdo a tu perspectiva, tu teshuvita está encaminada a una teshuvá, que es lo importante amiga.
    Con el tema del reciclaje……se hace lo que se puede.
    Shabath shalom!

    Me gusta

  2. LEAH BENDAHAN permalink
    agosto 30, 2013 6:03 pm

    para mi es mucho mas importante dar pasos por pequeños que sean,a no hacer nada y parecer mas coherente,no creo en las carreras rapidas que la mayoria de las veces bajan igual de rapido que subieron, y lo de la coherencia me parece la sofisticacion de la autojustificacion, no seamos tan exigentes con nosotras mismas ,para la mayoria la vida no es facil, la que mas y la que menos ,trabaja tiene niños ,casa que atender ,marido ,que ocupan mucho tiempo etc… y gracias a D. por todo ello pero es dificil organizarse continuamente para llegar a todo ,asumiendo retos nuevos. por todo ello no nos fustiguemos ,sigamos esforzandonos que es de lo que se trata y animo !!!!!
    Mil gracias de nuevo por tu esfuerzo ,por las fotos ,que me hacen reir y comprender que no estamos solas .Shabat Shalom. Leah

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: