Skip to content

Día 1: El desafío de la paciencia.

agosto 7, 2013

Decidí que voy a actualizar el Diario de Elul en la página principal del blog. Pido disculpas si para los suscriptores resulta abrumador recibir un mail por día. 

6.30: Me metí en un berenjenal, no voy a poder con el desafío. ¿En qué estaba pensando cuando me lo propuse? Voy a hacer un papelón… ¡Ay! Buen día ietzer. Modé aní. ¡Arriba!

Teshuvá

7.15: Tan temprano y ya tan cansada. Escucho que mi hija de dos años se está despertando y no entiendo por qué si ayer se durmió a las 11.30.  Me tiene corriendo de un lado para otro todo el día, ni siquiera duerme siesta, bli ain hara por su energía, pero desde que nació no tengo tiempo para nada. Y para colmo las vacaciones. Sin duda el tema de hoy será intentar incrementar la paciencia con mis hijos. ( ¡Cuidado! spoiler: la paciencia se me acabó a las 11 de la mañana).

8.00: Mi hija quiere piscina. Ya. A esta hora. Y bueno ¿no quería momentos significativos con mi familia? Desenrollo la manguera, me empapo tratando de ajustarla a la canilla, le pongo el pañal a prueba de agua, la malla. las crocs y la meto en la piletita inflable del balcón. Se sienta. Se para. Sale corriendo para el comedor. Vacío la pileta. Seco el piso. La visto. Se trepa al placard y me pide las cartas del TAKI. Las esparce por el piso. Me pide las cartas del UNO. Junto las cartas del TAKI, le doy las del UNO. Ahora quiere el memotest. Junto las del UNO le doy el memotest. Deja el memotest, me pide los kaplot. Deja los kaplot. Los recojo del piso elongando, por si eso cuenta como ejercicio físico. Mientras lo hago, mi hija se trepa a la mesa y tira todos los chirimbolos decorativos. Ya no doy más, quiero dejarlos así, pero me recuerdo la intención de mantener ordenada mi casa. Me pregunto qué sentido tienen esos adminículos en el centro de la mesa. Me distraigo, no me doy cuenta de que se sube al cambiador y tira todos los pañales por el piso. Hay silencio mientras ordeno los pañales. Voy a ver qué pasa, nada más sospechoso que mi hija en silencio. Veo que se trepó a la cama superior (hace sólo unos días aprendió a subir por esa escalera, voy a tener que hacer algo al respecto) y tiró al piso todo el estante con la colección de sobrecitos de té de mi hijo. Me arrodillo para juntar los cientos de papelitos. Mi hija sigue arriba de la cama. Tira dos libros. Me caen en la cabeza.

Hasta allí llegó mi paciencia. Ahora que lo cuento,  prefiero tomar el consejo de Coty y verlo como algo positivo.  Me digo ¡kol hakavod! Estoy bastante bien si aguanté todo eso sin ponerme nerviosa. Es más, creo que me merezco un premio.

17.06: En camino a comprar este libro (que viene recomendadísimo y que supongo me va a ayudar a reforzar mi emuná) pensé comprar un iced coffee, pero resistí la tentación al recordar mi intento de mantener una dieta saludable.

6711_1

Tefilá

10.30: ¿No se puede hacer minjá a la mañana? Yo soy un ave tempranera. No soporto tener tareas pendientes, resuelvo todo rápido. Esperar el momento oportuno para las cosas no es mi fuerte. Si tuviese que saltar en paracaídas yo no aguantaría contar hasta 10 antes de abrirlo. Contaría hasta dos y ya me parecería suficiente. Cuanto antes mejor, diría y me estrellaría contra el avión.

13.27: ¿Ya se puede hacer minjá? ¿ya se puede hacer minjá? Investigo algunos puntos para no llevarme sorpresas en la mitad del shmoná esre. Minjá 1, aprobado.

Tzedaká

8.15: Obvio que no hay monedas en esta casa. Ya sabía que el ietzer se iba a entrometer. Busco por todos lados y sólo consigo dos míseros shekels. Los dejo en la mesa junto a la puerta. Voy a intentar conseguir cambio en el transcurso del día, después de todo, de esto se trata ¿no? De conseguir cambio.

6 comentarios leave one →
  1. Cinthia permalink
    agosto 7, 2013 1:05 pm

    Amo esto. Voy a hcerlo yo tambien

    Me gusta

  2. agosto 7, 2013 2:48 pm

    ojala pueda yo hacer mi meta todo elul y la pueda seguir

    Me gusta

  3. ithiel permalink
    agosto 7, 2013 5:47 pm

    Judiiiii….vamos bien amiga.
    Ya vi tus cambios……oye, me aconsejaron hace mucho tiempo cambiar la palabra “paciencia” por : calma. Es que dicen que si hablas de o pides paciencia te vienen grandes pruebas, sino ¿cómo la podrás obtener?. A mí me ha funcionado pensar en tener calma y no desesperarme…..aunque les confieso que muchas veces caigo. Pero como dices: estamos en proceso de cambios. Jazaka,jazaka.

    Me gusta

  4. LEAH BENDAHAN permalink
    agosto 7, 2013 6:17 pm

    JUDI ,ME ENCANTA TU SENTIDO DEL HUMOR, EL ALEGRA EL ANIMO DE UNA MANERA INCREIBLE,JODES TOV ,LEAH

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: