Skip to content

El paraíso de los cuchirulos

enero 7, 2013

Cada vez que está por llegar gente de jutz l´aretz me pasa lo mismo: el día en el que recibo el mail con la confirmación de la fecha de llegada, miro mi casa y entro en pánico. De golpe mi departamento -por el que pago una renta similar a la de un castillo a orillas del Rin- parece una pocilga y aunque sé que nadie viene a comprobar cuántas puertas de la alacena cierran mal, me doy cuenta de que a las visitas no les va a parecer tan normal enrollar el mantel descartable al terminar de comer en vez de levantar la mesa y lavar los platos.

Ya me veo explicando: es que en Ramat Eshkol la vida es muy distinta que en Belgrano; acá, hasta en las mejores casas los zócalos están mal pintados; el director del banco lleva su almuerzo en una bolsita de supermercado y en la fiestas de casamiento la botella de Coca Cola es el centro de mesa.

Durante días me sumergí en esos pensamientos hasta que me vino una necesidad imperiosa de comprar platos. Platos que me permitiesen servir una mesa digna. Platos que me redimiesen de mi pobreza de primer mundo y le sugiriesen a las visitas que aunque no tenemos ascensor: atención a lo que voy a decir; en Israel tenemos, no uno, sino dos IKEA.

Hay quienes dicen que IKEA es un centro de diseño y decoración, pero para mí, IKEA es el paraíso de los cuchirulos: está lleno de cuchirulos indescifrables: un sofá, te lo entiendo; una mesa, capto la utilidad; un espiral de madera con un gancho de metal en la punta, no tengo idea para qué sirve. Así que el día que fui, aparte de comprar unos platos modernísimos color café, descubrí que el mundo se está llenando de utensilios de los que desconozco su utilidad: me la pasé agarrando cosas, mirándolas a contraluz y preguntando ¿para qué sive? ¿qué se hace con esto?

Toda la tarde descifré artefactos: pasé entre lo que deberían ser percheros, pufs o salvamanteles, sin enterarme. Especulé que un cascanueces debía servir para pelar papas y que una espátula era un apoyalibros. Son objetos engañosos que sirven para lo contrario de lo que parece: si hubiese querido comprar una lámpara, muy posiblemente hubiese terminado con un bello embudo para la mesita de luz. Así que al final, por vagancia, terminé sacando la conclusión de que cada cosa que no entendía, no servía para nada.

En el camino de regreso, con el baúl del auto cargado de vajilla, un organizador de residuos y un escobillón atravesado en la luneta, me di cuenta de que el paseo por IKEA fue un paseo por mi vida.

Si yo hubiese podido elegir, hubiese elegido ser Esther ha Malka, o Iehudit, pero esos papeles ya estaban tomados, así que me tuve que conformar con una vida llena de incidencias chiquititas: acompañar a una amiga al médico o cuidar al bebé de una vecina. Mis días están plagados de acontecimientos menores, que sospecho que no sirven para nada.

¿Estar en casa en el horario en el que regresan mis hijos? es lo menos que puedo hacer por ellos. ¿Cederle el turno en la cola del supermercado a alguien apurado? no me cuesta nada. ¿Llevarle sopa a  un enfermo? cualquiera lo hubiese hecho. Estos actos  chiquititos no tienen ningún valor. No pueden ser mi misión en el mundo, me digo. Mi misión tiene que ser algo grande: salvar a la humanidad, salvar al planeta. Y así voy perdiendo oportunidades: como no puedo sacarte de la pobreza, diez shekels de tzedaká no deben servir para nada. Como no te puedo curar, una visita no tiene ningún sentido. Miro lo pequeño y no entiendo para qué sirve.

No sé cómo fui a comprar platos y terminé descubriendo que los pequeños gestos son muy útiles, pero desde ese día valoro cada acontecimiento. Sé que cada oportunidad, por muy pequeña que sea, puede hacer una diferencia. De algún modo mi vida también se convirtió en el paraíso de los cuchirulos.

24 comentarios leave one →
  1. sonita permalink
    enero 7, 2013 3:36 pm

    me opongo!!! su señoría!!!! cada “pavada” que vos hacés, en las “altas esferas” es un diamante, un rubí, una gema!! tu alma brilla con un fulgor especial!!! miren, miren tooodos!!! judi ayudó a esa enferma!!!! simu lev!!!! judi se pasó toda la mañana cuidando el bebé de la vecina!!!!! ehhhhh!!!!
    …..sólo que en este mundo tan oscuro nadie lo ve…

    Me gusta

    • enero 7, 2013 4:21 pm

      ¡uy! Sonita,eso mismo era lo que quería decir al final ¿no se entendió?. A mí no me importa que nadie lo vea… lo que me gustaría es poder verlo yo…

      Me gusta

      • sonita permalink
        enero 7, 2013 9:01 pm

        se entendió, se entendió, solamente que quise ser fiel a mi primera reacción cuando terminé de leer este artículo EXCELENTE y no quería dejar de recalcarlo! TENÍA que decírtelo, m’entendés?

        Me gusta

        • enero 8, 2013 7:25 am

          Sonita, no sé por qué (quizá sea por nuestra coincidencia secundaria) pero yo a vos te entiendo TODO

          Me gusta

  2. DELIA ALFIE permalink
    enero 7, 2013 4:00 pm

    CADA MOMENTO QUE TE PARECE CHIQUITO ES ENORME PARA AQUEL QUE RECIBE TU ATENCION SEGUI CUMPLIENDO CON EL CHIQUITAJE QUE LO HACES MUY BIEN

    Me gusta

    • enero 7, 2013 4:22 pm

      Delia, me encantó eso del “chiquitaje” A partir de hoy, a quien me pregunte a qué me dedico, le contestaré: al chiquitaje 😀

      Me gusta

  3. Elizabeth permalink
    enero 7, 2013 4:29 pm

    Judi,
    Genia!!! tus chiquiteses son enormes castillos de mitzvot en el shamaim. Segui asi sin importar si es grande o pequeña la obra de bien, igual arriba son todas inmensas. Cariños desde Belgrano BA donde no hay ni un solo Ikea. Jajaja!!!

    Me gusta

  4. enero 7, 2013 4:38 pm

    Gracias Elizabeth! siempre tus comentarios son tan lindos.
    Para que en Argentina se imaginen cómo es IKEA: un Casa FOA de plástico en donde te venden todo lo que necesitás para armar tu casa como si fuese una escenografía. No les falta nada, no se preocupen.

    Me gusta

  5. Ruth Shira permalink
    enero 7, 2013 6:54 pm

    Hacia tiempo que no entraba y volvi y te leo y me da un placer!
    Gracias.

    Me gusta

  6. Leo Ghea permalink
    enero 8, 2013 4:15 am

    Judi querida, si recibis un mail con la confirmacion de que estoy camino a Israel, relaja… soy de las que disfrutan de estar con amigas, cafe cortado mediante, asi sea en un castillo frente al Rin, una pocilga o una plaza, si tuviese el zejut de visitarte en Israel lo ultimo que haria seria observar los zócalos y las terminaciones de tu casa…, disfrutaria en cambio de tu agradable presencia y de tu riqueza (la verdadera!, no la de carton pintado)… ¿Donde estabas cuando vivias en Bs. As. que no te pude encontrar?
    Beso grande!

    Me gusta

    • enero 8, 2013 7:00 am

      Leo, si recibo un mail avisando de tu llegada lo primero que voy a hacer es ir sacando turno para verte, porque alguien que yo sé te va a tener totalmente acaparada.
      Los años que viví en Bs. As. yo tampoco me podía encontrar (a mí misma) pero esa es una historia para contar personalmente, café de por medio, así que ¿voy poniendo el agua a calentar?

      Me gusta

      • Leo Ghea permalink
        enero 9, 2013 4:44 am

        Sos unica…, tu respuesta me emociona…, por qué sera…?
        Ya se por que no te conoci… suficiente con añorar el calido encuentro con una amiga, como para hacerlo por dos.
        Te quiero!!

        Me gusta

        • enero 9, 2013 12:04 pm

          Leo, vos sí que te emocionás fácil 😀
          Pero por más que no nos “conocemos” podemos considerarnos amigas ¿no? así que ¡añorame a mi también!

          Me gusta

          • sonita permalink
            enero 9, 2013 12:22 pm

            uau! una lav stori como en las películas!! no me hagan llorar, plis!!!

            Me gusta

  7. Leah permalink
    enero 9, 2013 11:15 pm

    QUERIDA JUDI ,HAY QUE VER LO QUE TE DIO DE SI UNA VISITA AL IKEA ,YO CUANDO VOY ME PIERDO ENTRE TANTA COSA INUTIL ,PERO LA QUE NO SE PIERDE ERES TU ,TODAS ESAS PEQUEÑECES SON LAS QUE DAN SENTIDO A NUESTRAS VIDAS ,ADEMAS DE NUESTRAS FAMILIAS ,CUANTAS VECES BUSCAMOS ALGO QUE TENEMOS REALMENTE CERCA Y NO LO VEMOS O NO LO APRECIAMOS LO SUFICIENTE , ES UN PLACER LEERTE ,SALUDOS LEAH

    Me gusta

    • enero 10, 2013 2:20 pm

      ¿viste lo que es IKEA? ¡como para no perderse! no me podés negar que una chuchería es más linda que la otra ¿cuántos hay en España?

      Me gusta

  8. Andre permalink
    enero 10, 2013 12:53 am

    Hola Judi!!!
    Ya quisiera vivir en Iersuhalaim,, bli ain ha ra!! Enrollar el mantel despues de comer es un placer… acá sos un shleper alla sos un genio!!
    Las mujeres judias somos el paradigma de los cuchirulos… las pequeñeces son lo nuestro… desde cambiar un pañal, hasta hacer la cena, esos son nuestros porotos en el shamaim, los mismos que juntan nuestros maridos cuando estudian Tora…
    Cada vez estoy más convencida de eso!!
    Besos

    Me gusta

    • enero 10, 2013 2:24 pm

      No Andre, acá también sos una shleper, pero está más aceptado por el tema de no tener ayuda y todo eso… igual, más allá de lo práctico o lo lindo, una se mata cocinando y cuando servimos en un descartable todo parece medio berreta.
      Hoy seguro que querrías vivir en Ierushalaim… está todo nevado 😀

      Me gusta

      • Andre permalink
        enero 10, 2013 4:13 pm

        BLI AIN HA RA!! Vi las fotos del twitter, si querés te mando una foto de mi balcón: la Av. pueyrredon ardiendo bajo 30 grados de calor
        MALISIMO!!!

        Me gusta

  9. Leila permalink
    enero 15, 2013 5:10 am

    Hola Judi! hace tanto que no escribo, pero un poco menos es lo que no las leo… creo que me perdí entre el fin de clases y el comienzo de las vacaciones, esa oportunidad única para convertirte en la reina de los cuchirulos. Amo leerte porque cuando lo hago me encuentro a mi misma, reflejas cada uno de mis pensamientos, y no puedo mas que anhelar conocerte frente a frente para deleitar mi neshama con todo tu vos. Sí. Vos con s. Suena muy romántico, ya se. La invitamos a Caro a ponerle música y salimos con el encendedor prendido manos arriba ;).
    Te cuento que este último tiempo mi casa y mi vida están empezando a perder bastante del poco control que suelo tener sobre ellas. No se si es el bebé que ya camina, se trepa, abre alacenas, paquetes de galletitas, productos de limpieza y maquillajes, o el tiempo extra que los demás pasan en casa jugando a mojar-“se”, pintando por todos lados, construyendo con bloques super mini y pidiendo que se les atiendan todo tipo de necesidades, o la sumatoria de ambas. Asi que en estos días en los que las cosas parecen pasar llevándome a mi a los tropezones para no perderme, días en que el tiempo sigue y yo no logré levantar la taza del desayuno, días en que todo parece transcurrir sin que yo pueda decidir sobre nada, tu post sobre los cuchirulos viene justo a lugar. Es que cuando me pongo a inflar o atar bombitas de agua que amenazan con mojar lo poco que queda seco, leer adivinanzas de un libro mientras trato que el bebe no me lo destruya, girar la perinola un par de veces a ver si con eso el niño se entretiene y deja de llorar, buscar pegamento para la manualidad del mas grande, servir un vaso de jugo antes que alguno se deshidrate, llamar a la pediatra a ver si me puede atender de urgencia, y pasarle a una amiga el dato para unas vacaciones, las horas pasan y yo me siento así: “hoy no hice NADA”, nada útil, nada que considere de valor. Y entonces la sensación amarga de sentir que estoy donde no tengo que estar, que no hay utilidad en el transcurso de mi vida. porque cada “hoy” es un día más que pasa. Es imperioso aprender a ver las cosas con la verdadera perspectiva si no queremos confundir diamantes con piedras de arena,
    Ahora cuando entre a Morph, versión porteña del IKEA o lo más parecido al menos, podré estar tranquila. Todo ese “paraíso” me espera sonriente en el siguiente destino, el que viene después de los 120 años. Esos cuchirulos inservibles se van a reir conmigo cuando encuentre millones de ellos al entrar en mi hogar eterno, ese que construyo con cada uno de mis días “inútiles”.
    Ahora, por favor, serías tan amable de explicarme la utilidad de un: organizador para residuos? Gracias!! 🙂

    Me gusta

  10. enero 15, 2013 4:34 pm

    Leila, no escribirás mucho pero cuando escribís… ESCRIBÍS. Fantástico lo tuyo. Para filmarlo.

    ¿Un organizador de residuos? Sirve para separar basura reciclable (papel, plástico, vidrio, pilas) O basura orgánica e inorgánica. Hay que ser organizado hasta en la basura, parece. Nosotros podríamos agregar “genizá” ¿no?

    Me gusta

    • Leila permalink
      enero 18, 2013 12:11 am

      Lo de “ESCRIBIS” me lo decís por lo eterno de mi comentario? jaaj- Te admiro por organizar los residuos!!! yo no podría! y ún si lo hiciera, no tendría dónde mandarlos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: