Skip to content

Bitácora de viaje

enero 2, 2013
by

Hay momentos en la vida de uno que son de inflexión, de un antes y después de que eso suceda. Si bien podemos decir que estamos en teshuba constante, creo que cada baalei teshuba tiene un instante que recuerda como el click. Una palabra, un suceso, una emoción, algo que hizo una diferencia.

20 de mayo 2000

Tren de Chaumont a Paris. Domingo 18.30hs.  

………..

Estuve muchos días trabajando en el pueblo. El lugar donde voy a exponer ”Le Subsistance” era un antiguo depósito militar que quedaba justo en la línea de guerra con los alemanes en disputa por Alsacia y Lorena. Es un lugar inmenso rodeado de alambres de púa y donde todavía están los rieles del tren que llegaba con los alimentos. Nunca medí la dimensión de lo que significaba esta muestra.

………

En este minuto no entiendo cuál es el sentido de trabajar durante dos meses para una exposición de afiches. ¿Qué puede generar eso en este mundo?

Pasé 60 días fuera de mi, desencontrada y otros 10 días aquí, sin parar un minuto. Pensaba que me podía alejar de aquello que inevitablemente soy.¿Por dónde estará mi corazón y por dónde mi cuerpo?. ¿Cuando lograré juntarlos?.

Me pregunto quién soy ahora. Quiero volver a casa. Quiero volver a mi.

Abril 2001 (aprox. un año después). Palermo Soho 23hs.

Se acerca Pesaj, Lo se porque mi madre ya me mandó la caja de matzot. Me gusta su gesto anual aunque yo lo coma junto con las facturas y vagamente recuerde los dibujitos y las historias que me contaron en el Herzl. Aunque si me detengo también puedo recordar el olor a sopa de pollo de la casa de mi abuela y las hagadot azules que usaba mi abuelo. Pero hoy, en mi vida ¿qué significa? Nada, o sólo esas imágenes que vuelven gracias a mi madre.

Entonces no se por qué se me vino esta loca idea a la cabeza: No comer harina durante la semana de Pesaj. Qué me pasa?!

Lo intento. Un día. Esa misma noche mientras atravieso el pasillo de mi PH, después de un día agotador de clases universitarias, me doy cuenta de que en mi mano tengo un alfajor. Oh! El alfajor es harina! Tsssss esto no es para mi! -Me escuché decir- y seguí comiéndolo. No sabía que ese tsss iba a significar el principio de tres meses de terapia gastada sólo para hablar de la posibilidad de volver a elegir. Y eso, hasta lo que podía ver con mis propios ojos, o mejor dicho escuchar con mis propios oídos. Porque a la distancia lo que no calculaba era el poder inmenso de la intensión. No conocía el valor que tiene para Hashem nuestra voluntad, incluso si fallamos a nuestros ojos, incluso si no vemos los resultados inmediatos.

Mayo2001

– Dany ¿dónde era ese lugar en el que estudiabas cosas sobre superación personal y esas cosas? Uno religioso, creo.

– Llamalo a Ari.

–  Ari ¿dónde es que mi hermano estudia cosas de superación personal? ¿Hay de mujeres?

– Llamala a mi hermana Kari

– Kari ¿dónde es el lugar en el que estudia tu hermano? ¿Hay clases de mujeres?

– Llamá a Moldes. Te paso el tel. ahí te van a dar los horarios.

– Hola Moldes, buscaba un curso para…..

Un miércoles 19hs. Shiur Rab. Oppenheimer

¿Será este el lugar? Parece un colegio. ¿Dónde queda? Segundo piso por las escaleritas del costado. Ya empezó. Me siento. Qué raro es todo esto….qué gente rara……podría filmarlo y hacer un corto. ¿De qué está hablando el Rab? Ah! De Moshe. No entiendo ni la mitad de lo que dice, no escucho hablar en hebreo desde que terminé la primaria. Emet, Ar Sinai, jet haeguel, no entiendo nada. Va muy rápido. Hago una pregunta….me contesta con una pregunta. Me incómodo. Seguro que después me quedo pensando en esto el resto de la semana.

De la habitación de al lado se escucha que están rezando. Son voces superpuestas.. Tampoco entiendo, pero se que es un rezo. Cierro los ojos. No quiero que termine. Entonces algo de ese murmullo me llega, me toca y me desarma.

Hay cosas que no se pueden explicar en palabras. Los conceptos no llegan ni a acercarse a la inmensidad de la vivencia. Esa tarde, esas voces cambiaron algo en mi para siempre. Me dieron la bienvenida a casa. A mi casa.

A mi.

19 comentarios leave one →
  1. adriana permalink
    enero 2, 2013 5:47 pm

    Andi, es increíble como describís cada momento, cada sensación, lo que pensás, cada vez me sorprendés más y lo exponés tan bien que es como si uno fuera Andy en esos momentos. te felicito y admiro el tiempo que te hacés , que se que no es mucho ,para poder, por lo menos eso me pasa a mi,esperar tus historias cada vez y sentarme con intriga y placer a leerlas. besos.

    Me gusta

    • enero 4, 2013 1:54 am

      Adri, una delicia tu comentario. Bh que podamos seguir compartiendo y sentirnos acompañadas!

      Me gusta

  2. Marisa permalink
    enero 2, 2013 8:34 pm

    Andi como siempre me encanto lo que escribís, pero cuando te escribo es por que realmente, a parte de gustarme, me llega directo al corazón, me hacen identificarme. Dicen que palabras que salen del corazón entran al corazón. y como siempre no puedo explicarte bien realmente. Fue una caricia en el alma, una hermosa descripción de un sentimiento, que de distintas formas, se puede repetir en la mayoría de nosotros. O por lo menos en mi. Gracias.

    Me gusta

    • enero 4, 2013 2:03 am

      Marisa Un placer leerte, hermosas tus palabras. Y no me voy a cansar de decirte que es mutuo, tus consejos y opiniones me hacen pensar, crecer y obvio divertirme muchísimo.

      Me gusta

  3. Carolina permalink
    enero 2, 2013 8:42 pm

    Deli !

    Me gusta

    • enero 4, 2013 2:08 am

      Carooooo! Qué sejut!!! Cuatro letras para decirlo todo. Un estilo inimitable!(con este post salgo de la lista negra, no? Dale???:D)

      Me gusta

  4. Vicky permalink
    enero 2, 2013 8:46 pm

    Ahí, cuando atraviesa el cuerpo…..comienza la experiencia…….y cuando nos volvemos a perder…hay que volver a encontrar la luz de aquel instante, para poder seguir.

    Me gusta

    • enero 4, 2013 2:30 am

      Mi querida Vicky, me hiciste acordar de un shiur maravilloso, en el que hablaban acerca de que cuando algo realmente te toca, o como impecablemente decís vos, te atraviesa el cuerpo, ahí se convierte en propio y te compromete ,te obliga, en el mejor sentido de la palabra. Gracias!

      Me gusta

  5. Miriam Bruckman permalink
    enero 2, 2013 11:06 pm

    Hola Andi!!!

    Que bueno leerte. Te escribo de casa, estoy en Ierushalaim, me escape de Buenos Aires y vine a visitar a mi hija. Quiero traer a todos a Israel.
    Tu vuelta a casa es maravillosa, no me canso de admirarte.
    Por favor filma el corto que no te debe faltar guion, yo dirijo la fotografia!
    Besos,
    Miriam.

    Me gusta

    • enero 4, 2013 2:21 am

      Miri!! Si vos sos la directora de fotografía tengo asegurado el corto y la diversión!! Quiero ir para ahí! Para!!! Me imagino que ya se conocieron con Judi! O no??? Encuentro imperdible de dos potencias!! 😀

      Me gusta

  6. Ester permalink
    enero 2, 2013 11:38 pm

    Me encanto como describiste lo que te paso. Ojala sigas contando tus experiencias, porque todas las que hicimos teshuba podemos de una u otra forma, sentirnos identificadas. Ojala logres crecer en Tora, y poder tener el merito de encender la chispa en los que aun no se dieron cuenta de “la verdad”.

    Me gusta

  7. Andre permalink
    enero 3, 2013 4:09 pm

    Andi, el famoso click, es de película… a todas nos ha pasado, no? ver la vida entera en flashes e ir conectando… “cómo.. entonces… no voy a poder ir más a… ? y comer en…? y salir con…? y ponerme el…?”
    Al principio es dramático: te cuento mi film: no me acuerdo que año, supongamos 2005, parada del 55, volviendo de lo de laura f. , había charlado con una señora en una actividad, yo con cara de mezcla entre superada y lastimosa le digo: “o sea… estoy re de acuerdo con que no uses bikini en la playa… yo cuando los veo a uds los religiosos los veo como que son re felices…” y ella me contesta: “y vos no querés ser feliz?”
    CHAN
    esperando ese colectivo de vuelta vi pasar toda mi vida, los lugares que frecuentaba, la gente que veía y me vi entre la espada y la pared: sabía que no había otra alternativa, sabía que iba a terminar donde bh estoy ahora, y simplemente no lo podía creer, cómo iba a hacerlo…
    La respuesta de esa señora ese día me hizo cambiar la forma de ver todo… y a partir de ahí, un largo viaje, tratando de volver, sin dejar de ser yo misma… el tema es que a esa altura ya no sabía ni quien era…
    Todavía sigo desandando la ruta para llegar a no se donde, pero bh no estoy sola, Hashem me regaló un marido, dos hijos, un monton de amigas, a mis queridas extrañas… espero que lleguemos adonde tengamos que llegar!! Yo creo que vamos bien!

    Me gusta

    • enero 4, 2013 7:43 pm

      Andre!! hace dos dias que estoy pensando en tu comentario,,, me quedó dando vueltas en la cabeza. Por un lado en la hermosa descripción de la película que hacés del CHAN o del CLICK (definitivamente lo tuyo es la música:D) pensaba si ese momento viene de abajo o de arriba. Es decir, tiene que ver con que en ese momento nosotras merecemos reconocer algo o Hashem nos abre los ojos?
      Después me quedé pensando con el llegar a dónde… ?y creo que no hay nada mejor que usar el manual de instrucciones que El creó para que lleguemos a ser lo mejor de nosotras mismas y a cumplir la misión particular que cada una tiene.
      Gracias por compartir tu historia, por hacernos pensar y porque seamos todas un regalo extraño y querido.

      Me gusta

      • Andre permalink
        enero 9, 2013 1:51 am

        Me dejaste pensando!!
        Creo que Hashem nos da a todas varias oportunidades de ver las cosas claras y hacer click, nos presenta paisajes de película, propicios para revelaciones personales.
        Pero no siempre somos capaces de verlo, muchos momentos los dejamos pasar, escondiendo los pensamientos y las reflexiones. Hasta que un día… jesed de Hashem, abrimos los ojos… Yo creo que él nos abre los ojos…
        En cada paso del camino nos sigue abriendo los ojos para poder verLo y sentir su Hashgaja pratit en cada aspecto de nuestras vidas, no?

        Me gusta

  8. Dalia permalink
    enero 3, 2013 5:26 pm

    Andi! gracias por compartir tu historia!
    Cuando me puse a pensar en mi momento de “click” lo primero que se me vino a la mente fue un shabat en el kotel, una experiencia única y muy verdadera, cuánta emoción!
    Pero no podía ser que tuviese un click TAAAAAAAN cliché!!
    De hecho, para llegar a vivenciar ese shabat en el kotel, tuvo que pasar algo antes, no?
    Entonces rebobiné la película y recordé:

    Invierno de 2006. Viernes a las noche en un templo reformista de Villa Crespo.

    Una vez más me encuentro sentada al lado de esta señora que no sé si podría ser mi abuela, o mi bis. La primera vez fue casual, pero ahora nos elegimos, porque no hay mucha gente que vaya sola al kabalat shabat.
    Nos gusta tomarnos de la mano al final del servio cuando se canta Adon Olam. No sabemos bien la canción, pero por algún motivo siempre nos hace llorar.
    Una vez ella me dijo que era porque se acoraba de su marido.
    Yo nunca pude explicar con palabras lo que sentía.

    Iamim noraim 2006. El mismo templo de Villa Crespo.

    Le pedí a mi mamá que me comprarar un majzor. Por primera vez voy a ir al templo en rosh hashana y kipur no para hacer sociales, sino para rezar. Hay mucho ruido porque la gente no para de hablar, pero me sumerjo en las palabras del majzor y ¡para variar!, lloro.

    Así empezó mi viaje…
    Añoro la emoción que sentía cuando hacía tefilá!

    Me gusta

    • enero 4, 2013 7:52 pm

      Dalia!!! gracias a vos que compartís la tuya qué maravilla!! Realmente son todas para filmarlas, como dice Andre. Y la experiencia en el kotel para cada uno en ese momento es el mundo entero, yo me acuerdo que temblaba como una hoja, nunca me imaginé que me podía llegar a pasar algo así. Así que CLICK,CHAN,CLICHE!!

      Me gusta

  9. :: nOa :: permalink
    enero 4, 2013 9:24 pm

    … SUBLIME.

    me encanto como describis las cosas… tantos recuerdos de mis propias vivencias,
    me diste ganas de conectarme conmigo y volver a escribir 😀

    Me gusta

  10. coty permalink
    enero 13, 2013 9:22 pm

    Wow…. No se si llego tarde para los comentarios, pero gracias x compartir tus experiencias. Me hiciste recordar esos momentos clicks, q aun a veces sigo viviendo…. Dificiles pq demandan todo nuestro ser, convertirnos en plastilina y moldearnos de nuevo, y como el “movil” de bebe con los muñequitos q cuelgan de la cuna, cuando halas de uno, los demas se tambalean… Asi se tambalea nuestro alrededor, nuestra familia nuestros amigos… Y volver al equilibrio es tan importante como dificil. Pero que hermosos son esos clicks, como el calentar los motores antes de comenzar la carrera. Cuando recuerdo y miro para atras aun me pregunto q zejut habra habido en el shamaim para q hashem me abra los ojos hace algo mas de 10 años…. Sera algun antepasado de la familia?…. Sera por mi esposo q al ser un tzadik necesitaba q yo creciese?…. Sera lpor los hijos y las generaciones q BH saldran de nosotros?? No lo se… Las respuestas las sabremos despues de 120 años, pero mientras tanto esa sensacion de “regalo” aumenta aun mas el compromiso de seguir creciendo.. Asi como aumenta el dolor y la culpa cuando fallamos. Pero como escuche en un shiur de rab ariel wajsberg, las peleas contra el yetzer hara no siempre son iguales. Algunas estamos 100 a 0 y ganamos facil, otras estamos 50-50 y a veces estamos 0 a 100, y eso tb estaba dispuesto…. Y esas batallas ganadas o perdidas tambien las necesitamos para seguir creciendo. Una vez mas muchas gracias
    (Pd: sorry x usar el bloh de servicio postal…. Caro mazal tov. Leah mandame tu mail porfa q quiero escribirte). Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: