Skip to content

La elegida

noviembre 29, 2012
by

Era noviembre y estábamos todos muy entusiasmados porque la mamá de Diego, después de mucho trabajo, había convencido a la directora del colegio para sustituir el clásico poema recitado cada fiesta de fin de año, por una obra de teatro.

La obra era “la isla desierta” de Roberto Arlt y cuenta la historia de los empleados en una oficina ubicada en un sótano sin luz natural, que sorpresivamente son trasladados al décimo piso, y ante la revelación de la luz y del cielo, comienzan a cuestionarse sus miedos y a soñar con una vida llena de aventuras en una isla liberadora.

De entrada me pareció raro que la mamá de Diego no me eligiese para el papel principal y en cambio se me designase el papel de la “empleada 3” que sólo aparecía en la cuarta página diciendo “cuidado, que puede venir el jefe” y en la sexta, cerrando una puerta. Me pareció raro porque la dinámica del grado era otra. Cuando había que dar un discurso el 25 de Mayo, la primera opción era Lerner. Abanderada, Lerner. Concurso de matemática, Lerner. Y hasta mis propios compañeros animaban ese exceso eligiéndome siempre primera para el equipo del “quemado” o votándome mejor compañera cada año.

Hoy comprendo que fue un acto de justicia que Baez fuese la protagonista, y no yo. Ella necesitaba que alguien la eligiese alguna vez para algo, y a mí me sobraban esas oportunidades. Pero lo que la mamá de Diego no sabía es que de alguna misteriosa manera, esa declaración tácita, rompió un hechizo y nunca volví a ser elegida para nada.

Haber nacido con la buena estrella y luego perderla, tuvo dos consecuencias. Y las dos son malas. La primera es que como de niña no tuve que aprender a postularme para ningún puesto, ahora sufro al ver pasar oportunidades en las que quisiera participar, sin saber cómo involucrarme. La segunda, mucho más terrible, es un miedo inmenso a que la verdad sea que si no soy elegida es porque no sirvo para nada.

Ayer, la rabanit Iemima Mizraji dijo que en jánuca hay una oportunidad de superar ese mismo miedo. Ella lo llamó el miedo a ser “olvidado” por Hashem, el miedo al abandono, o en otras palabras, el miedo a no ser elegido.

La rabanit explicó que Adam harishón, desde el momento en el que fue creado en erev shabat, estuvo rodeado por el “Or haganuz”, la luz de la creación, pero que en motzei shabat, esa luz fue “retirada”. Cuenta el midrash que en ese instante Adam tuvo miedo. Se sintió solo, desprotegido. Rodeado de oscuridad, tomó dos piedras, las frotó y produjo el fuego.

Ese fuego son las treinta y seis velas de jánuca, concluyó Iemima: una por cada hora en las que Adám harishón vivió rodeado por el “Or haganuz” antes de que fuese retirado. Y agregó que en jánuca, esas velas tienen el poder de espantar el miedo, y con su luz recordarnos que Hashem no nos abandona.

Sin quererlo, aquel día, la mamá de Diego me retiró mi “Or haganuz”. Y yo, como los personajes de “la isla desierta” sin esa luz me sumergí en el miedo. A ellos los trasladaron a un décimo piso. Para mí pasaron más de treinta años antes de que alguien me indicase cómo puedo recuperarla.

16 comentarios leave one →
  1. sonita permalink
    noviembre 29, 2012 12:12 pm

    ay judi!! otra vez me quitas las palabras de la boca! yo era exactamente igual, primera en todo, etc… despues fui al pelle y obviamente allá no era más que una entre tantos (si bien en inglés siempre me destaqué.. Hashem sabía que no me podía quitar “todo”!). Pero me volvió a pasar ya de grande, en mi kehilá se hacían obras de teatro a gran nivel, y en una de esas, en Jánuca justamente, yo actué por primera vez con un papel que fue el hit de la noche: de la noche a la mañana me volví “famosa” en la kehilá, todos me saludaban, me miraban por la calle, me felicitaban, me pedían consejos, ja jaja, casi me piden autógrafos… Una amiga, muy observadora por cierto, me dijo que siempre me había detectado un aire de melancolía que ahora, de pronto, se había esfumado, dando lugar a una actriz de probada valía… en fin… no te voy a decir que no lo disfruté… como un año entero me siguieron saludando y felicitando, pero después la directora de las obras, que es ella misma una actriz israelí “en serio”, dijo que yo no podía seguir actuando porque tenía (tengo) pronunciación poco clara, hablo demasiado rápido y me como las palabras… y zeu.. ahí terminó mi fama. Una vez en Purim hice pantomima, que a la gente le encantó y obviamente, no tuve que decir ni una palabra… pero despues ya no me llamaron más… no es fácil caer de tan alto…. eh? Pero no te preocupés, yo a vos te considero una genia total, lo tenés en las venas…. ju-di! ju-di! ju-di!! o-tra!! o-tra!! o-tra!!!!

    Me gusta

    • noviembre 29, 2012 1:52 pm

      Sonita, me hiciste acordar de un diálogo de la película “En busca de la felicidad”:
      – Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Ni siquiera yo, ¿vale? Si tienes un sueño, tienes que protegerlo. Las personas que no son capaces de hacer algo te dirán que tú tampoco puedes. Si quieres algo ve por ello y punto.

      ¿Por qué no lo entendemos? ¿por qué le creemos al que dice que no y no a los que dicen que si? ¿qué es eso de estar siempre esperando la aprobación externa?

      Admiro mucho a los que no se detienen frente al “eso no es posible”.

      Espero verte pronto protagonizando una nueva obra 😀

      Me gusta

  2. Maritza Freire permalink
    noviembre 29, 2012 3:25 pm

    jajaja, la verdad, no sè que me encanta màs, la historia o vuestros comentarios, … saben? me estoy percatando que es algo mmm un poco epidemiològico!! yo tambièn de niña, en la primaria y hasta en la secundaria fui muy participativa, fui abanderada 2 años consecutivos en la primaria, accedi a premios muy dificiles de alcanzar, como el Premio al Mèrito de la Filantròpica!!, otro fue el premio La Previsora, escolta, diplomas, en la secundaria gane 2 veces consecutivas el concurso Libro Leìdo, de 39 alumnos que eramos en el ùltimo año de secundaria, sòlo nos graduamos 16 y yo fui la ùnica mujer en ese grupo, el duro grupo de Fìsicos Matemàticos, quedando en 2do lugar en mi especialidad y eso fue porque el que me ganò, era un POQUITO copiòn jajaja….. pero el asunto hoy en dia, es que me siento como que no puedo, que mi inteligencia se quedò en alguna vera del camino, me siento que a lo mejor no voy a dar la talla; y de verdad, no es agradable sentirse asì =(.

    Pero B`H, que viene Jànuca y debo, VOY a aprovecharla!!!!

    Me gusta

    • noviembre 29, 2012 6:57 pm

      Maritza: Te entiendo, pero hay que saber que esa clase de pensamientos (que conozco muy bien) no son reales, son PURO ietzer hará.

      Me gusta

  3. jenny permalink
    noviembre 29, 2012 4:09 pm

    Me encanto!

    Me gusta

  4. leah bendahan permalink
    noviembre 29, 2012 4:53 pm

    JUDI, QUE COSAS TE OCURRIERON DE NIÑA DE VERDAD QUE ME DEJAS ASOMBRADA DE LA CLARIDAD CON QUE LO RECUERDAS Y ME GUSTA COMO ERES CAPAZ DE ENLAZARLO CON CADA JAG Y SACARLE PARTIDO ,COL A CABOD, LEAH

    Me gusta

    • noviembre 29, 2012 6:59 pm

      Leah, claro que me acuerdo de mi niñez!! si fue ayer…

      Me gusta

      • sonita permalink
        noviembre 29, 2012 8:13 pm

        ja ja ja!! si la tuya fue ayer, la mía fue anteayer… entonces ¿por qué me suena como que fue hace mil años? 😦

        Me gusta

  5. noviembre 29, 2012 5:48 pm

    Me encanto la historia, conmovedora y de gran aprendizaje. Ojala este año yo pueda ver esa luz que hasta ahora me fue un poco negada, no del todo!!!! solo que…. tibia tal vez.

    Me gusta

  6. ithiel permalink
    noviembre 29, 2012 7:41 pm

    Judi….disfruté mucho tu post y lo primero que pensé fue: “Sin miedo a la vida”.

    Me gusta

  7. Judith permalink
    diciembre 3, 2012 1:02 pm

    Siempre me emocionan los post. Que belleza, que claridad!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: