Skip to content

En Babia

noviembre 26, 2012

Sentía que tenía que decir algo pero no sabía qué. Tenía un nudo en la garganta y un torniquete en la muñeca.

No me iba a poner yo a derramar tinta sobre papel mojado. Opté por mover los labios como se pedía tratando de estar la mayor cantidad de tiempo en tefilá mientras por aquí solo volaban las moscas sobre una ciudad embobada en paro nacional.

Después de todos estos días de tensión en los cuales cualquier cosa que escribía o leía me parecía tan banal como escuchar a un conductor de radio en su sección “doctor amor” mientras sus hermanos judíos estaban corriendo al refugio, hoy que parece haber una tregua pude respirar y escribir algo, banal.

En el shopping not shopping

El viernes tuve que hacer tiempo asi que me metí en un shopping. Hace mucho que no iba. Ni bien atravieso la puerta entro en un estado que se llama “en babia”, no se bien que significa pero es perfecto para describirme. En estos lugares falta el aire y sobra la luz. La combinación da como resultado un andar aletargado, mirada perdida, chocarse con los que vienen de frente y una maravillosa ausencia de pensamientos. Me dejo llevar por las vidrieras y lo que proponen, entro a un local y a otro, recorro las apretadas perchas, reviso etiquetas, solo para comprobar que nada de lo que ofrecen es para mi en cuanto a recato y lo chiflados que están con los precios de la ropa. Puede un zapato verde que dentro de unos meses va a estar en el cotolengo costar 1800 pesos?

Me doy cuenta de que los colores de moda son los cítricos fluorescentes, es una conclusión que surge inconcientemente como resultado de un cálculo rápido entre cantidad de tela por metro cúbico de tienda dividido las gamas cromáticas.

Sigo en babia. En un stand me ofrecen una crema con minerales del Mar Muerto, me explican sobre sus milagrosas propiedades. La vendedora tiene una enorme sonrisa que compite con su convicción. Es como si ayer hubiera estado allí, embadurnada de barro, flotando sobre la sal. Pero nunca fue a Israel y esta tan lejos de la guerra como yo.

Me ofrecen perfumes, me perfumo. Entro en un local de maquillajes, me pruebo sombras, un color en cada párpado, me veo ridícula y mi esposo me pasa a buscar en cinco minutos.

-Shabat shalom, no?- me dice una mujer de pelo corto tipo varón, rubio platinado.

-¡Hola!- le digo sorprendida.- ¡Ah!, ¿sos israelí?-

-No, soy argentina pero vivimos en Israel hasta hace unos años, y bueno, la verdad que ahora quisiera estar ahí…-.

Supongo que me vió con la peluca y la pollera, y demasiado tapada en comparación al entorno. Llamaba la atención.

Hablamos un poco mientras me delineaba los ojos y me probaba correctores. Ambas estábamos contentas de encontrarnos allí tan lejos y tan cerca.

Cuando miro el reloj me doy cuenta que ya tenía que estar en la esquina. Corro como cenicienta hacia la puerta dejando una estela de perfumes mezclados de jazmín, roble y bergamota, tengo la cara de todos colores, la mente en blanco y las manos vacías. Cuando no se está en dónde se tiene que estar, cualquier otro lugar es estar en Babia.

13 comentarios leave one →
  1. eminesijathanilus permalink
    noviembre 26, 2012 3:10 pm

    🙂

    Me gusta

  2. ithiel permalink
    noviembre 26, 2012 6:32 pm

    Caro me gusto mucho tu post. A mí no me pareció banal lo que escribiste porque tiene un valor……….el valor de la realidad y la verdad. Te mando un fuerte abrazo Carito.

    Me gusta

    • noviembre 26, 2012 7:02 pm

      Gracias Ithiel! Lo que pasa es que la realidad es tan fuerte a veces que banaliza hasta a la verdad.
      Yo te mando otro abrazo!!

      Me gusta

      • ithiel permalink
        noviembre 26, 2012 7:19 pm

        Todá rabá Caro! Oye, ¿ya viste el video de Alice Sommer, “la mujer más optimista del mundo” ?

        Me gusta

  3. leah bendahan permalink
    noviembre 26, 2012 9:53 pm

    CARO ,POR FIN APARECES!! ME ALEGRO DE LEERTE Y DE VER QUE EN EL FONDO A TODAS NOS OCURRE UN POCO PARECIDO, CUANDO LA REALIDAD ES TAN FUERTE YO ME SIENTO TAN ABRUMADA QUE ME CUESTA MUCHO REACCIONAR ,HATA TAL PUNTO QUE ME BLOQUEO Y ES CUANDO MENOS TEFILA DIGO Y MENOS TEILIM Y MENOS DE TODO ,JUSTO CUANDO MAS FALTA HACE YO EN BLANCO ,QUE TE PARECE? leah

    Me gusta

    • noviembre 27, 2012 12:26 am

      Hola Leah!
      Y fijate como me aparezco! con un post de la “post-tensión”.
      Una rabanit contaba que hay diferentes formas de conectar con una situación, algunas personas lo hacen desde la acción como por ejemplo yendo a visitar enfermos, amasando jalá, haciendo comidas, reuniendose en sitios, otras lo hacen desde la emoción, leyendo tehilim, haciendo tefilá, hitbodedut. Desde donde cada una puede y siente, todo ayuda.
      Mañana martes hay seudot amenim en todas partes del mundo, estamos a tiempo!
      Un abrazo fuerte!!

      Me gusta

  4. yael permalink
    noviembre 26, 2012 10:07 pm

    no soy de las que me gusta escribir y participar, pero me parece importante compartir algo que lei (y aprendi) al respecto la semana pasada: a mi mama le llego un mail de alguien de ierushalaim que decia que justamenete en estos momentos de sufrimiento, tendemos a paralizarnos, y sentimos que “no nos salen” las tefilot (me senti muy identificada con eso) , y es porque justamente ponemos una coraza en el corazon para no llorar y para no gritar. pero cuando podamos gritar desde el fondo de nuestro corazon, derribar todas esas defensas internas, y clamarLe a HaShem, como lo hizo am israel en mitzraim, ahi es cuando podremos tambien derribar todas las barreras del shamaim y que HaShem reciba nuestras tefilot y mande la ieshoua shelema para todo am israel.

    Me gusta

  5. yael permalink
    noviembre 26, 2012 10:21 pm

    cabe aclarer que “grito” y “clamor” son los terminos con los que se describe en la tora, la tefila de bne israel en mitzraim. y a partir de ese grito y clamor, HaShem comenzo el proceso de ieshua.

    Me gusta

    • noviembre 27, 2012 12:36 am

      Yael,

      Primero que nada, gracias por animarte y participar de este espacio. Lo que nos traes es precioso y muy valioso. Es cierto que quizás aun estamos en la tibieza, y hasta que no gritemos y clamemos desde el fondo de nuestro corazón, no vendrá la redención. No esperemos a que nos vengan a tocar la puerta como dijo una mujer en su carta difundida por Rab. R. Kauffman, hay mucho que hacer si queremos ver la gueulá con nuestros ojos. Dejemos de hablar románticamente de ello como algo lejano que ocurrirá en algún lugar del futuro. Dejemos de estar en Babia. Si queremos que nuestros sueños se cumplan, despertemos!! y ayudemos a despertar.
      Gracias de nuevo por tu aporte.

      Me gusta

  6. Elizabeth permalink
    noviembre 27, 2012 12:33 pm

    Chicas,
    que suerte que podemos expresarnos, si bien a alguna la guerra nos paralizo igual la tefila y todo lo que hicimos o mejor dicho tenemos que seguir haciendo, nos ayudo a relajarnos aun con la tension de lo que paso. Pero creo que tenemos que despertar como dicen las chicas, SI DESPERTEMOS y hagamos que nuestro sueño sea realidad, aqui y ahora, por nuestro merito salimos de Mitzraim y por el nuestro puede venir la redencion final!!!, Hagamos lo que tenemos que hacer que es seguir con nuestra tarea como Bat Israel, con tzniut, con avoda y con tefila, haciendo las mas mitzvot que podamos en casa con nuestras familias y afuera con quienes mas lo necesiten YA!!!! No esperemos que se termine la tregua, Hashem no nos da tregua, o ahora nos despertamos o ahora nos despertamos.
    Adelante que juntas podemos y Hashem siempre nos acompaña. Pidamos juntan “clamemos y gritemos” por nuestra salvacion!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: