Skip to content

La casa en donde me decían Mumia

noviembre 13, 2012
by

 ¿Conocen a Poldy Bird? Escribía unos cuentos tristísimos en los cuales alguien siempre moría. Yo leí “Cuentos para leer sin rímel” a los doce años, y como lloré a mares, mis padres no me dejaron comprar “Cuentos con niebla”. En cambio, les pedí una antología de cuentos que se llamaba “Caramelos surtidos”  donde clandestinamente logré leer su mejor cuento: “La casa en donde me decían Poldita”. Tengo guardada en la memoria una foto mental: yo, leyéndolo tirada boca abajo en la cama de mis padres, prometiéndome escribir un día, también, acerca de los lugares de mi infancia.

El zapapatopato

Estoy con mamá en la cocina. La rejilla redonda para enfriar tortas, es un disco. El changuito de las compras es el tocadiscos. Levanto la tapa y hago de cuenta que estoy poniendo el lado A de un disco de Pipo Pescador. Canto “fuerza zapato para zapatear”. Mi mamá me sonríe y me dice “disfrutá de la niñez, que dura poco”. Cuarenta años después no voy a estar segura de que haya sido eso lo que me dijo, pero podría haber sido. Y aunque hoy tengo cinco años, ya entiendo que un día voy a ser yo la que tenga que lavar los platos.

Un tiro balanceado

En mi habitación, el escritorio de fórmica verde está dividido virtualmente: el lado izquierdo es de mi hermana, el derecho mío. Cada tarde, mientras hago la tarea, me distraigo mirándome en el espejo que tengo en frente. Me corro el flequillo para ver cómo me queda para el costado. Practico gestos para las fotos. Casi siempre termino soñando despierta, imaginando un futuro hermoso. Voy a ser la científica más inteligente, o la actriz más linda, o la mamá más buena. Lo importante es que voy a ser “la más” en algo. Un día vuelvo del colegio y el espejo ya no está. Hay una estufa de tiro balanceado en su lugar. Nadie me avisó y yo lloro porque quiero que vuelvan a poner el espejo. Cuando papá llega del trabajo. me explica que tener una estufa es importante. Desde ese día me concentro mucho mejor en la tarea y me olvido para siempre de mis sueños.

La señorita Mirta

El comedor está lleno de señoras que vinieron a la reunión de tupperware. Mi mamá va explicando el uso de cada uno de los productos mientras todas comen masitas secas. Estoy nerviosa porque tengo que hacer una demostración frente a esas personas: preparar una leche chocolatada en el vaso con tapa de plástico y batirlo con mucha fuerza para que se vea que es hermético, que no cae ni una gota. La señora sentada junto al ventanal, me sonríe. Yo todavía no lo sé, pero va a ser mi maestra el próximo año. Y tampoco sé que la voy a recordar por el resto de mi vida como mi mejor maestra y que cada día voy a hacer tefilá para que mis hijos sean educados por personas tan cariñosas y dedicadas como ella. En la reunión, la señorita Mirta compra tres cajitas y seis vasos.

A todo pulmón

El patio mide dos por uno. Es el pulmón del edificio y si se mira para arriba, antes del cuadradito de cielo, se ven las ventanas de las cocinas de los departamentos pares. Karina vive en el sexto dieciocho. Cuando la quiero invitar a jugar, salgo al patio y grito: –Karinaaaaaaa ¿querés venir a tomar la leche?. –Ya bajo –me contesta ella sin asomar la cabeza. No tenemos teléfono, así que arreglamos todo de esta manera y los vecinos se enteran si ese día vamos a jugar con las muñecas o a hacer una carpa con sábanas viejas. Una vez, Tita nos pidió que no gritásemos en la hora de la siesta y desde ese día no puedo invitarla entre las dos y las cuatro. A menos que suba los cinco pisos, pero eso le saca gracia. Lo lindo es gritarle desde el patio.

La casa en donde se crece es la que se sigue llamando “mi casa” por siempre y aunque uno no haya vivido allí desde el siglo pasado, cada rincón se puede recorrer con la memoria y en cada lugar encontrar un recuerdo. Seamos conscientes de que el lugar en el que habitamos hoy, será la casa que recordarán  nuestros hijos.

22 comentarios leave one →
  1. ithiel permalink
    noviembre 13, 2012 7:39 pm

    Qué bellos recuerdos de la infancia tienes Judi! Podría comentar sobre cada sección de tu post pero temo aburrirlas. Todá rabá por la promesa que te hiciste de niña….sin ella no las hubiera conocido a TODAS.

    Me gusta

    • noviembre 14, 2012 3:52 pm

      ¿Aburrirnos? imposible… ¡cuenta cuenta!

      Me gusta

      • ithiel permalink
        noviembre 14, 2012 5:36 pm

        Ja,ja,ja,ja,….. te envío dese aquí un gran aplauso tupperware: CLAP,CLAP,CLAP,CLAP,CLAP,CLAP,CLAP. Lo que más disfrutaba de las demostraciones de esos excelentes productos ( aún conserva algunos mi ima) eran los bocadillos y los aplausos.

        Me gusta

  2. Dalia permalink
    noviembre 13, 2012 9:31 pm

    Judi, pienso que deberías cambiar el título por “Post para leer sin rimmel”. Con eso te digo todo. Un beso!!

    Me gusta

    • noviembre 14, 2012 4:05 pm

      Pero ¿quién usa rímel? ¡Ay! cierto, hay señoras que tienen una vida en la que se maquillan 😀

      Me pusiste en duda acerca de cómo se escribe rímel y vi que en el libro de Poldy figura con dos M como vos lo escribiste, pero la RAE solo lo acepta con una… otro cambio, ufa.

      Me gusta

  3. coty permalink
    noviembre 13, 2012 9:54 pm

    Asi es! Me encanto la ultima frase judi. Cuan cierto es q nos acordamos de eso, de momentos puntuales pero ante todo, del aire q se respiraba, los aromas de las comidas, las canciones de la hagada de pesaj…. Y cuanto nos obsesionamos a veces x el orden la limpieza… Y quien se acuerda de eso? Cada dia me gustaria estar con mis hijos para q recuerden esos momentos o al menos el aprendizaje q dejaron, y no a mama limpiando o cocinando… Pero es dificil. El mundo de hoy pasa tan rapido q esta una recogiendo las migas de melave malka y al parpadear estas amasando otra vez para el shabat siguiente. Y asi se pasan las semanas los meses y los anos y nuestros hijos van creciendo… Y no nos damos ni cuenta!! Q hashem nos ayude siempre a mantener la perspectiva correcta! Besos a todas.

    Me gusta

    • noviembre 14, 2012 4:10 pm

      Coty ¡cuánta razón tenés! Me hiciste recordar algo que me dijo una vecina un día que llegó y mi casa estaba dada vuelta. Cuando me disculpé por el desorden me dijo: mejor una casa desordenada y los chicos felices.
      Para mí, si se puede, mejor las dos cosas, pero es importante tener en claro las prioridades.

      ¿Cómo va la klitá?
      un beso

      Me gusta

  4. Gegi permalink
    noviembre 13, 2012 10:34 pm

    hermoso!
    cuanta razon tienes, creo q cada dia me acuerdo de “mi casa” como si viviera en ella incluso hoy. Y que fuerte pensar en “esta” es la casa de nuestors hijos! BE”H q nuestros hijos tambien tengan hermosos recuerdos q los acompañen siempre y les den fuerza en cada momento.
    un beso

    Me gusta

    • noviembre 14, 2012 4:15 pm

      Gegin, tus hijos van a tener hermosos recuerdos (y hasta te podría decir cuáles).
      Gracias por el té y la charla de la mañana 😀

      Me gusta

  5. SHULY permalink
    noviembre 14, 2012 12:28 am

    simplemente hermoso

    Me gusta

  6. noviembre 14, 2012 3:03 am

    Hermoso!
    Yo siempre lo pienso acerca de la casa que recordaran. Sabes que hasta cuando sueño que con mi casa es esa casa?

    Me gusta

  7. noviembre 14, 2012 4:18 pm

    Noooo ¿en serio soñás con esa casa? ¡qué sueños nostálgicos tenés!

    ¿te acordás cuando dibujamos todas las paredes antes de que empapelen?

    Me gusta

  8. Andre Cit permalink
    noviembre 14, 2012 4:44 pm

    Hermoso, dulce, emotivo, hermoso hermoso hermoso
    Cuando se me vaya la emoción escribo lo que tenía pensado ahora no puedo!!!

    Me gusta

    • noviembre 15, 2012 5:27 am

      Andre, es tan raro (y lindo) para mí cuando alguien se emociona con lo que escribo…

      Me gusta

      • Andre Cit permalink
        noviembre 15, 2012 6:05 pm

        Una cosa que te quería contar, es que yo leí “cuentos para Verónica”, de Poldy Bird, y hace unos años me enteré que verónica se murió…. fue un shock!! Dado que la mayoría de sus libros están dedicados a ella…
        Creo que los recuerdos más dulces son los que tengo junto a mi mamá en la cocina…. recuerdo todo en sepia es re tonto, no? jajaja

        Me gusta

  9. leah bendahan permalink
    noviembre 14, 2012 5:53 pm

    QUERIDA JUDI, CUANDO ESTABA LELLENDO EL CUENTITO DE LA DEMOSTRACION DE LOS TAPER, PENSE QUE SE SALDRIA TODA LA LECHE ENCIMA DE TU FUTURA MAESTRA , ME TIENES ACOSTUMBRADA A COSAS TAN COMICAS ,QUE ESO ES LO QUE ME ESPERABA, EL OTOÑO ME PONE MUY NOSTALGICA Y ENCIMA NOS CUENTAS ESAS COSAS TAN BONITAS ,ME QUEDO CON LA IDEA DE QUE UN DIA MIS HIJAS RECORDARAN ESTA CASA Y TODO LO QUE OCURRE EN ELLA COMO LOS RECUERDOS DE SU INFANCIA ,IMPORTANTISIMO PARA PONERLE INTENCION A LAS COSAS QUE SOLEMOS HACER DE MANERA RUTINARIA CASI SIN DARNOS CUENTA ,SALUDOS LEAH

    Me gusta

    • noviembre 15, 2012 5:32 am

      Ja ja, Leah, no aquella vez, pero en otra reunión pasó lo que te imaginabas: puse mal la tapa y volqué la leche. Papelón total frente a un grupo de amas de casa.

      Sería tan bueno tener todo el tiempo la consciencia de que estamos generando “recuerdos del futuro”. No solo para nuestros hijos, sino para nosotros ¿cómo querríamos recordarnos dentro de diez años?

      Me gusta

  10. noviembre 14, 2012 11:57 pm

    kol hakabod!!
    hermoso!

    Me gusta

  11. yael permalink
    noviembre 15, 2012 2:45 am

    me sensibilizo y emociono mucho tu post. como madres nos hace tan bien recordar que nosotras tambien fuimos chicas…y sonabamos mientras haciamos la tarea.
    tambien me emocione porque mi hijo y su primito (mi sobri) tambien se invitan a jugar por el patio (ya que mi hermana vive en el edificio de al lado), y desde bebes que tienen sus largo intercambios de hola-hola (ya que no sabian decir otras palabra, repetian “hola” 10 veces!). creo que seguramente ese es uno de los recuerdos que a ellos les van a quedar de su infancia…y de su hogar.

    Me gusta

  12. noviembre 15, 2012 5:43 am

    Yael, ¡¡¡¡Qué suerte tiene tu hijo!!!! Ir creciendo junto a un amigo es impagable, genera una construcción afectiva tan sólida que se sigue usando ¡toda la vida!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: