Skip to content

Un gestito de idea

junio 19, 2012
by

Carlitos Balá tenía en su programa de TV el “chupetómetro”, una cápsula gigante transparente en la cual los niños iban y arrojaban su chupete en cámara para así despedirse de su uso definitivamente.

Acabo de venir de la pediatra y me instó a que mi hijo dejara el chupete, algo que debería haber sucedido hace un año. Asi que saliendo de la consulta le dije que a partir de ahora íbamos a ir dejando el chupete como dijo la doctora, cuestión que no hizo mas que hacer que mi hijo se aferre al botoncito de silicona con muchas mas ganas que antes. Pero no era el único.

Yo descubrí que a la que mas le cuesta dejarlo es a mi. Ese maravilloso artefacto de plástico logra calmarlo, dormirlo, le da seguridad. Es casi como el cigarrillo. Y ahora que?, ¿Chau Chupete Club?.

Se que no hay transición posible. O lo tiramos por la ventana como hicimos mi hermana y yo con el último que usó mi hermano, o se lo quito de a poco, progresivamente, como la acción del shampoo anticaspa. Y ahí me entero de que no me gustan las cosas progresivas. Soy de las que hacen todo drásticamente, con movimientos repentinos. De un día para otro hago algo definitivo, que aunque parezca súbito fue trabajado internamente. Pero con el no bailo estas milongas. ¿Quién tiene que dejar el chupete?, ¿mi hijo o yo?

Me pongo a pensar cuantas cosas me fueron tan fáciles, y como es que ésta me cuesta tanto. Ya me dirán las psi, “te cuesta admitir que crezca”, y yo les diré que lo que me cuesta es saber que voy a tener que soportar su llanto, su sufrimiento. Porque aunque sea un pedazo de plástico cruel, es un objeto que lo acompaña desde que existe en este mundo.

¿Cuantas cosas va a tener que dejar? ya sea como parte de su crecimiento o por fuerza mayor, ¿Cuántas va a elegir dejar?.

Todo comenzó en el brit milá. El mohel dijo que teníamos que tener un chupete para que el pudiera mojarlo en el vino y ponérselo al bebe después del brit. O sea que fue parte de “el pacto”. ¿Como desarticular esa asociación que se generó en el inconciente de mi hijo?:  Dolor-chupete-vinito…lejaim!.

Me dijeron que en Israel hay un árbol de chupetes, los niños van allí y lo cuelgan para dejarlo, que hermosa idea! ¿Y si voy a los bosques de Palermo y empiezo la cuestión?, creo que vendrían las palomas y lo destrozarían. Ahora parece que quieren soltar halcones para espantar a las palomas que han invadido la ciudad. Hay gente que tiene peores ideas que las mías.

-Hijo, tenemos que dejarlo. Podemos hacerlo, después te vamos a dar un premio-. Que lindo sería escuchar esto cada vez que tuviéramos que hacer algo que nos cuesta. No me hizo falta recurrir a un “pantalómetro” para tirar mis escandalosos jeans de Diesel, pero dejar de comer afuera de un día para el otro y tener que aprender a cocinar absolutamente todo fue como dejar el chupete.

-¡¡¡Carlitos, volvé!!!!, ¿Que gusto tiene la sal?, ¡yo te digo, yo te digo!, ¡¡Salada!!, ¡eeeaaaa pepé!.

 

13 comentarios leave one →
  1. Leila permalink
    junio 20, 2012 12:42 am

    Caro, primero te digo que sos muy graciosa. Segundo te cuento cómo hice yo. Mi primer hijo lo dejó sólo. Un día no lo quiso más y chau chupete. Con la nena fue más difícil, porque estaba muy aferrada. Entonces, hicimos el trabajo fino: el chupete le hablaba a ella y le explicaba mientras se movía como dando saltitos “Ribky ya sos muy grande… ya no me tenés que usar más”… ella se reía porque le divertía mucho y así se fue tomando la idea de dejarlo con humor y con amor. El tercero no usó porque nunca quiso y al bebé todavía no se lo saco ni loca. Esa es mi historia. Mi historia para tu nene.
    Pero para vos no tengo ninguna historia, salvo que quieras venir a mi casa a jugar y que el chupete de tu nene te hable y te diga “Caro, ya sos muy grande para depender de mí. Vas a ver cómo te la arreglas muy bien cuando yo no esté. Es una etapa más de la maduración” A vos el chupete te puede hablar con más filosofía, viste? mis chupetes son grandes sabios chupetes!

    Me gusta

    • junio 20, 2012 1:01 am

      Juaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!
      La graciosa sos vos!!! Por favor invitame a tu casa a interactuar con los chupetes, estoy segura que es la mejor terapia, gracias por el animo, creo que me entendiste perfectamente y me alegraste rotundamente! Un abrazo.

      Me gusta

  2. Vane Da permalink
    junio 20, 2012 1:34 am

    Comentario de parte de una psi: si yo fuera vos, tambien lo pensaría por el lado de que gracias al chupete no aguanto llantos, gritos, etc!!!pensemos en la cuestion practica, gente!!!
    Mi nena usó el chupete solo una semana y despues no lo quiso mas.. asi que en ese sentido mucho consejo no te puedo dar… lo que sí se, es que si lo hubiera usado, no me hubiera usado de chupete a mí durante tanto tiempo!!

    suerte con eso, beso!!

    Me gusta

    • junio 20, 2012 6:43 pm

      Jajaja gracias por intervenir lic.
      O sea que es inevitable el tema, la cuestion es el apego…de cualquier manera siempre hay algo que dejar, seria asi?

      Me gusta

  3. junio 20, 2012 11:02 am

    ¡Qué vicio los chupetes!
    El chupetv
    El chupeternet
    El chuperrillo
    El chupetohol

    Debería existir “chupetes anónimos”

    Me gusta

  4. leah bendahan permalink
    junio 20, 2012 4:16 pm

    QUERIDA CARO QUE ALEGRIA SABER DE TI, ESTA CLARO QUE TE VENDES CARO.EL TEMA ME ENCANTO,TE PODRIA CONTAR UN MONTON DE METODOS O HISTORIAS AL RESPECTO PERO NO PIENSO HACERLO, SIMPLEMENTE RECLAMO EL DERECHO DE LAS MADRES A SOBREVIVIR QUE TAMBIEN TENEMOS DERECHO, NO TE PARECE? LEAH

    Me gusta

  5. carina mile permalink
    junio 21, 2012 3:06 pm

    hola les doy mi receta del chupete ningunos de los 2 hijos mios lo quiso te cuento como hise con la mamadera con mi hija mayor de apoco y a los 2 anos y medio la dejo y mi hijo paso de la mamadera al vaso con pico y yo le dije a lo 4 anos chau vaso de pico ya sos grande besos SUERTE

    Me gusta

  6. Ihitel permalink
    junio 26, 2012 6:19 pm

    Caro, por aquí no hubo problemas de chupete ( en México se les dice chupón ).
    Pero sé de alguien que una de sus hijas tenía la costumbre de chupar el pulgar de su mano derecha. La mamá probó cuanta cosa le recomendaron sin obtener resultado.
    A la postre un día la niña dejó de chupar su pulgar.
    Por otro lado, a mí también me encantaría que me premiaran cada vez que hago o dejo de hacer algo que me cuesta mucho trabajo….sería un gran estímulo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: