Skip to content

Mentiritas piernas largas

mayo 6, 2012
by

No sé ustedes, pero yo soy bastante inocente. Como creo en los pececitos de colores, es muy fácil hacerme el verso: le creí a la vendedora que me dijo que la remera fucsia con lunares violetas me quedaba hermossssssssaaaaa. Mentira, me quedaba horrible. Le creí a la empleada pública cuando me dijo que se le cayó el sistema. Mentira, se quería ir a almorzar. Le creí al delivery cuando me aseguró que estaba en camino. Mentira. Todavía seguimos esperando la pizza.

Reconozco que sería imposible soportar la honestidad total. No me gustaría que alguna ex compañera escribiese en mi muro de facebook “estás arruinada” bajo la foto en la que aparezco toda emperifollada. Prefiero el sutil “estás igual” aunque lo que ella haya estado pensando es que “igual a Manuelita cuando regresó vieja como se marchó”.

Por suerte, nosotros, los gloriosos religiosos, tenemos las halajot que por un lado nos obligan a alejarnos de la falsedad, pero que por el otro se ocupan de cómo y cuando es permisible alterar los hechos por shalom. “Por shalom”. Por shalom todos somos majmirim y mentimos le jumbra. Nos convencemos de que si es una parte de la verdad no es mentira. Sheker le toelet, decimos.

Muy lindo el sweater que tenés puesto ¿es nuevo? –nos preguntan nuestros maridos mientras intentan adivinar el precio.

¿Este sweater? Pero no, es re viejo, si ya me lo viste como mil veces ¿ves que nunca te fijás en mi? -cortamos la charla dándonos vuelta para esconder el rubor.

¿Terminaste con el trabajo? –nos preguntan nuestros jefes dos días después de la fecha de entrega.

No pude, aunque trabajé toda la noche – contestamos con cara de poker, omitiendo el hecho de que trabajamos toda la noche, pero en otro proyecto.

Así disfrazamos las averot de mitzvot. Estas son mentiras dichas para ahorrarse el mal trago de reconocer un error, para evitarnos un mal momento. Mentiras mezquinas y egoístas para beneficio del mentiroso. Y ya que estamos, digamos que los casos en los que está permitido alterar la verdad, son actos de grandeza. Casos en los que la mentira es más difícil de decir que la verdad.

El Olam Haba es conocido como el Olam ha Emet, el mundo de la verdad, un lugar en donde la mentira no llega. Pero nuestras mentirillas quieren hacernos creer que tienen piernas largas y que nos van a permitir llegar. Dejemos de engañarnos a nosotros mismos y a los demás. Yo propongo que mandemos al viejo hospital de los muñecos a todos los “no tengo tiempo” “ya estoy llegando” o “no escuché el mensaje” que salen de nuestras bocas sin pensarlo dos veces. Propongo que salgamos de nuestra zona de confort, que nos hagamos cargo. Cortemos las piernas de nuestras mentiras, aunque quedemos mal parados. Sería bueno, claro que sería bueno. O por lo menos hagamos la gran Barrionuevo: dejemos de mentir dos años.

22 comentarios leave one →
  1. mayo 6, 2012 10:36 pm

    kol hakabod!!!
    espectacular!!
    es tal cual como vos los describis,
    cuantas veces nos creemos tzadikot mintiendo para “traer shalom”, y simplemente queremos caer bien paradas,
    espero bh poder cuidarme más en esto!!
    Muchas gracias por inspirarnos a mejorar y por el jizuk que transmiten en cada uno de sus posts!!

    Me gusta

    • mayo 7, 2012 10:52 am

      Hola Shirly! Yo también espero poder cuidarme más… beesrat Hashem.
      ¿La página a la que linkeas (para el resto: al clickear el nombre de shirly) es tuya? ¡Muy buenos shiurim! y la parte de humor… genial.

      Me gusta

      • mayo 8, 2012 1:24 am

        Esa pag la hizo mi hermano, yo participe un poco en el diseño y subiendo shiurim…(hay shiurim tambien de morot, que por tzniut no figuran a la vista , recien cuando una mujer se registra puede verlos, se los recomiendo!)
        muy lindo el blog!!

        Me gusta

  2. Andre Cit permalink
    mayo 7, 2012 1:15 am

    Se me ocurren algunas cosas…
    Como decís, no creo que estar en contra de la mentira sea un pase libre para vomitar todo aquello que se nos pasa por la mente. El silencio es amigo de alguien… no sé la frase… algo así? Como que prefiero que me traten de sorda antes que de mentirosa, falsa, o desubicadamente honesta.
    Otra es que una cosa es la mentira y otra la inexactitud. típicos ejemplos “eras la novia mas hermosa del mundoooo” “mil veces te lo dije” y otros. Con respecto a esto, escuché de una amiga, que repite de un rab,, que de esto también hay que cuidarse.
    Por qué? Dicen que a los grandes Rabanim se les cumplen las berajot que dicen porque nada de lo que sale de sus bocas, ni una frase de estas, es mentira. Entonces como cada cosa que dicen es cierto, si sacan una berajá de sus bocas Hashem hace que sea cierta para que no digan algo que no es verdad… algo así.
    Como vos decís, el desafío seguramente debe estar en salir de ese lugar de confort, de engañarnos a nosotros mismos… y animarnos a vivir las consecuencias de ello.

    Me gusta

    • mayo 7, 2012 11:14 am

      ¡Andre! ¡Hola! Te aviso que google dice que no hay ninguna frase con “el silencio es amigo de…” Y si de algo estamos seguras es que google es el dueño de la verdad ¿no? 😀

      Siempre me asombró que la halajá de “alejarse de la falsedad” sea tan compleja como la de “sheker letoelet”. Hay que estudiar cómo decir la verdad y cómo mentir con la misma intensidad… una cosa que recuerdo es que está permitido decirle al novio (el día de la jatuná) que su novia es hermosa, aunque no sea verdad.

      Decís “animarnos a vivir las consecuencias” ¡ese es el quid de la cuestión!

      Beso y éxitos con “Ladies Night”

      Me gusta

  3. leah bendahan permalink
    mayo 7, 2012 10:03 am

    Qurida Judi,yo te secundo absolutamente , me parece una idea increible ! hay un tehilim que dice ” el silencio es alabanza” , asi que o calladita o decir la verdad .Estas sembrada que dirian los andaluces se traduciria por : muy productiva ,un saludo Leah

    Me gusta

  4. mayo 7, 2012 11:29 am

    Leah! El silencio es alabanza. Hermoso. Te quiero decir que por asociación libre recordé un verso de una poetisa a quien admiro hasta la médula (“Quiero ladrar, no alabar el silencio del espacio al que se nace”) y me diste una alegría enorme al hacerme dar cuenta de que hoy estoy más cerca de David Hamelej que de ella. Gracias. Un beso.

    Me gusta

    • mayo 7, 2012 4:21 pm

      qué felicidad acabo de sentir al leer este diálogo, esta intimidad compartida. una delicia.

      Me gusta

  5. Kela permalink
    mayo 7, 2012 3:05 pm

    Chicas,
    Lo que escriben ustedes es espectacular. Me pasa que me conecta tanto con la religión como con la vida….no es que no sean la misma cosa… pero a veces se me dificulta llevar los valores religiosos a la vida terrenal. Por ejemplo el otro día, sali llena de un shiur hermoso sobre Pesaj, comentaban la importancia de la liberación, de comer matzá,etc…. Y había quedado en juntarme tomar café con unas amigas supermodernas. Cuando les comenté que estaba preparando el seder, sacando el jatemz y blablabla…abrieron grandes sus ojos y me dijeron:” pero nosotrs no estamos en egipto ahora, por qué dejas de comer jametz? nosotros en casa comemos jametz y también matzá, es simbólico…o acaso vivimos en el pasado?
    Y yo mmmmmmmmmmmm…….buscando respuestas convincentes para gente moderna, profesional, inteligente y exitosa, buscando….sigo buscando.
    Sigan escribiendo genias!!!
    Kela

    Me gusta

  6. Yanina permalink
    mayo 7, 2012 8:22 pm

    Me encanto esta presentaciòn, estamos justo en la época del trabajo de las midot para recibir la Tora, pirkei abot dice : Saiag lejojma shtika (el silencio es la mejor forma de sabidurìa). Justo esta semana me paso algunos episodios. El primero una señora de la kehila que concurro me dice “me parece que no paramos con la comida” y otra saludan a mi beba y me dicen “que linda que es, dos segundos de silencio y luego agregan pero no se parece a vos^” En esos momentos deseas o que te digan una mentira piadosa o que cierren la boca ya que nadie les pidió opinión. Sumado al hecho que para mi no responder a esos comentarios es un trabajo muyyyyy grande de midot. Es un trabajo tratae a veces de ser diplomatico, pero es como decia unos de los tanaim antes de fallecer a sus alumnos(en este momento se me fue el nombre) que seamos mas temerosos de H de lo que somos de las personas. Kol tuv!!!

    Me gusta

    • mayo 8, 2012 2:45 pm

      ¡¡Ay Yanina!! Sería tan bueno si lográsemos darle más importancia a lo que Hashem ve de nosotros que al “qué dirán”. Y en el tema de la mentira en especial, porque si uno tuviese la clara conciencia de que no hay manera de mentirle a Hakadosh Baruj Hu… pero bueno, un poco nos hacemos los osos ¿no?
      ¡Conozco a la señora “no paramos con la comida”! Hay una en cada fiesta 🙂

      Me gusta

  7. aialita permalink
    mayo 8, 2012 5:31 am

    fa judilain, me dejaste pensando…yo siempre me veo en esas situaciones q no me da la cara para decirle algo a la persona q te dice: ta, no te enojes pero…
    o miles de casos similares q una tiene q finjir q esta todo bien, q estas de acuerdo o cosas x el estilo. justo ayer igual lei en una halaja de shmirat halashon que avergonzar a otro en publico (ese swater te queda horrible!) es una avera tan grande q una persona puede, jas ve shalom, perder su olam haba. creo q el arte pasa por lograr una armonia entre el Emes y ser mentch, delicado y sensible a nuestro projimo. con respecto a todo lo demas, no queda otra, tamos en el horno 😉

    Me gusta

    • mayo 8, 2012 2:52 pm

      Aialushki! Derej eretz kadmá la Torá. Se puede dejar de fingir que está todo bien o que estás de acuerdo cuando no lo estás, sin pasar por una averá ni avergonzar a nadie. Si tu amiga tiene un sweater horrible, no es beneficio de nadie que se lo digas en la mitad de la reunión, pero si se lo está probando para comprárselo, es de buena amiga hacerle notar que otra ropa le queda mejor.
      Besote y QAEPV

      Me gusta

  8. carina mile permalink
    mayo 8, 2012 2:18 pm

    muy bueno por lo menos en publico si alguien te pregunta te gusta mi camisa decile hoy no puedo opinar de tu camisa

    Me gusta

    • mayo 8, 2012 2:54 pm

      ja ja ja ja… hoy no puedo opinar de tu camisa… ni nunca. Es como cuando preguntan algo de una persona y se contesta: no quiero hablar lashón hará. 🙂 Está todo dicho

      Me gusta

  9. Tati permalink
    mayo 8, 2012 5:00 pm

    Increíble el poste me encanto
    Es asiii. Muy real besoss!!

    Me gusta

  10. ithiel permalink
    mayo 8, 2012 10:40 pm

    Muy bien puntualizado tu post sobre las mentiras Judi. Me recordó palabras de mi Rab quien dice que la mentira va de la mano con el engaño, robo y fraude.
    Y eso de “verdades a medias son mentiras completas” …… me recuerda también que para el yehudi no debe haber tintes medios: o es verdad, o no lo es.
    Je, tengo tres tazas con símbolos que dicen no lashón hará…..mujer precavida vale más.
    Ja,ja,ja,ja ya quisiera…… si en verdad fuera eso no tendría las tazas. Gracias por la reflexión querida Judi.

    Me gusta

    • mayo 9, 2012 6:36 am

      Querida Ithiel: ¿¿¿de dónde sacaste esas tazas???? ¿las hiciste vos? ¿las compraste? ¡yo quiero! Quién más, quien menos, todas necesitamos un recordatorio, en especial cuando tomamos café con una amiga ¿no?

      Me gusta

  11. ithiel permalink
    mayo 9, 2012 11:18 pm

    uyyyy Judi…….. hace años las compré en una tienda que se llama Jerusalem. Es la más conocida por aquí. Hasta abajo con letras pequeñas dice: Organización de Shmirat Halashón en México. He regresado pero ya no las he visto en venta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: