Skip to content

Mas vale caballo en mano que mil pajaros regalados

febrero 23, 2012
by

Desde el momento en que empecé a contarle a Vale mi salida de feriado al zoológico me di cuenta que me metía en boca de lobo y que iba a terminar escribiendo este post. Es que la verdad, no puedo decir que me vendieron gato por liebre porque estaba tan entusiasmada como los niños en nuestra aventura. Quería que conozcan a los animales salvajes, que vean el tamaño de un elefante, el león en vivo y en directo Armamos una mochila llena de víveres para el camino y sugerí haciéndome un poco la osa, la genial idea de entrar por Libertador, así podíamos ver primero a la jirafa Rosita. Por que sigue siendo Rosita, no?

Estuvimos media hora tratando de decidir si sacábamos el tour completo o no y el empleado que tenía pocas pulgas finalmente decidió por nosotros. Seríamos los turistas perfectos. Foto en la entrada y comienza el viaje! No dimos dos pasos y en el primer pastito que nos cruzamos habían un montón de liebres hambrientas y los niños decidieron gastar ahí toda la bolsa de comida para animales. A rastras los pude llevar delante de mi jirafa favorita.  Yo estaba sorprendidísima ante su descomunal altura, ellos se fueron corriendo detrás de dos patitos que andaban sueltos por ahí.

A las dos horas de estar caminando, ya había visto al elefante, a la cebra, a la cabra esta, a la cabra aquella y tres tipos diferentes de bambis, unos monos horribles que mi niña más pequeña se sorprendió porque no hacían uu aa como su muñeco (maleducados!) y no se cuántos otros animalitos. Tuve la suerte de escuchar rugir al león en los dos minutos que tiene de show programado por día, corrí tras los pequeños para no perderlos de vista, cuando había que caminar (porque nosotros los adultos queríamos, está claro) ellos no querían y cuando teníamos que detenernos, querían ir a ver algo. No tuvo que pasar demasiado tiempo para que yo le empiece a encontrar la quinta pata al gato y también a perder la paciencia.

Finalmente después de recorrer casi todas las jaulas, tratando de desentrañar si en las que parecían vacías había algo, no se, una araña que tal vez se durmió y no la vemos, fuimos a la selva subtropical que era casi graciosa: pasás por el costado de falsa cascada, falsa pared, falsa selva subtropical, tendríamos que haber pagado con falso billete. De ahí ya salimos húmedos, hambrientos, fatigados y comenzaba el famoso lamento: me duele el pie, estoy cansado, quiero ir al baño por décima vez (el que queda en la otra punta), quiero el muñequito que tiene esa nena, o sino el largavista, estoy aburrido. Era hora de emprender la retirada.

Y así volvimos con un auto repleto de quejas porque no compramos el burbujero del zoológico, y llantos, llantos y más llantos. Al final fue reaburrido!- me dijeron. Yo me pregunté que fue lo que salió mal y ya estaba a punto de empezar con las recriminaciones del tipo: nunca más tendrán una salida maravillosa como esta, les hubiese comprado un burbujero y nos quedábamos en casa, no saben que en el pirkei avot está escrito que hay que estar contento con lo que uno tiene! Eh! Tratando de pensar un poco la respuesta, para no caer en el “mis hijos son los únicos que plin plin plin plin”, salieron primero las más prácticas: tendríamos que haber ido a la calesita de la esquina y listo, las justificadoras: nos equivocamos con la cantidad de horas en el lugar, fue mucho tiempo para ellos, las negadoras: pero si estuvo divino, sólo que a lo último se nos fue un pooooco de las manos, hasta que en un momento nos miramos con mi marido y simplemente nos dimos cuenta que los adultos hacemos exactamente lo mismo.

Tenemos un día hermoso, pero la vecina me dijo algo que no me gustó y guay!, tenemos una vida plena, pero nos falta justo el burbujero y nos la pasamos llorando y haciendo tefila por el bendito burbujero.

Los niños se fueron a bañar y se olvidaron del tema, se durmieron felices contando ovejitas y yo me quedé pensando en todas las veces en que me quejo por días o meses preguntándome por qué Hashem no me da el burbujero? Es que tengo que hacer más hishtadlut? Será que no es mi momento? Y se me va la vida en eso.

32 comentarios leave one →
  1. febrero 23, 2012 7:38 pm

    Que hermoso mensaje!!
    Es así, tal cual!!
    Baruj hashem tenemos un vaso llenisímo de cosas espectaculares y decimos que lo valoramos , pero en la practica, siempre andamos llorando por ahí y rogando acongojadas a hashem por esas gotitas que nos faltan!
    Gracias por tomarte el tiempo de escribir este tipo de post , que en unas pocas lineas ensierran muchas enseñanzas y dan muchísimo jizuk!
    que bh de verdad podamos estar sameaj bejelkeinu,
    jodesh tob!!

    Me gusta

    • febrero 24, 2012 4:12 pm

      Shirly Amen!! Así es, los conceptos en general lo sabemos pero se nos complica en el día a día. Gracias por tus comentarios siempre alentadores!

      Me gusta

  2. Vicky permalink
    febrero 23, 2012 8:59 pm

    Cuando las leo, todas madres de hijos pequeños, me arrepiento de no haber hamacado más, de no haber hecho mas castillos en la arena, de no haberme ensuciado mas con tempera.

    Uno siempre tiene la ilusión de que van a llegar momentos menos demandantes y menos trabajosos, pero sepan todas, que cuando son adolescentes, no solo hay demanda física sino que a eso se le suma la extirpación de las neuronas. Con lo cual, el relato de ustedes, madres jóvenes, es un cuento de princesas.

    Amo a mis hijas adolescentes y les agradezco la posibilidad de que aún siendo madre separada, me sacaron de la vida de soltera quejosa.

    Pero aún así les cuento que no lloran, pero te ponen cara de traste porque hace calor, porque están gordas, porque están flacas, porque se pelearon entre ellas, porque le uso la remera, porque le pediste que haga la cama……porque….

    El placard está a full pero no tienen ropa y en Shabat no saben que ponerse, porque lo que tiene ya se lo pusieron los otro Shabatot.

    Las blackberries y los I pad no paran de sonar y encima ya son viejos y antiguos porque ya salió el que te lava los dientes, entonces se ahorran la plata que les das para que coman al mediodía, para poder comprarselo.

    Ya no se duermen contando ovejas a las 9 de la noche, se duermen cuando la última decidió irse de Facebook.

    Antes yo rogaba para que se despertaran 8.30hs en lugar de a las 8.00hs, ahora les pido por favor que se levanten antes de las 13.00hs.

    Y encima, tengo la culpa de todo……y mientras me culpan me sumerjo leo los libros del Rab Oppenehimer para volver a entender todo.

    Y es así, siempre hay un burbujero que pedir, un burbujero, que comprar, un burbujero que encontrar.

    Baruj Hashem que hay tarea porque sin ellos, no seríamos. Creo que ese es el burbujero……

    Me gusta

    • febrero 24, 2012 4:16 pm

      Brillante mi queridísima Vicky! Por un lado te agradezco lo de jóvenes 😀 y por otro cuento que ayer a la noche, mientras dormía a uno de mis hijos tratando de que el sueño se le apure de un modo mágico porque yo (oh yo) tenía una salida de amigas, en un momento me vinieron tus palabras y deje de achear el momento para vivir el momento. Una oportunidad única para mi y para mi hijo. Gracias!

      Me gusta

  3. Yanina permalink
    febrero 23, 2012 11:42 pm

    Hola ANdy, es tal cual. Una de forma inconsciente le va transmitiendo a los chicos su disconformidad con las cosas, el peso, la casa, el trabajo, etc. Muchas veces yo me veo a mi misma haciéndole berrinches a H`porque las cosas no salen como a mi quisiera que me salieran o incluso a mi marido por tonterías que yo creo que tengo razón.La realidad es que somos niños grandes frente H`y nuestra impotencia de responder a las actitudes de nuestros hijos es porque en el fondo sentimos igual, sino porque nos afecta tanto cuando organizamos un día especial y siempre hay un detalle que se nos escapo que arruina la salida y nos sentimos frustrados. Sino fuese así yo creo que ese sentimiento no surgiría, en cambio tomaríamos el rol de educadores separándonos de la escena con la mente en frió para enseñar a ser sameaj bejelko.
    Lamentablemente yo entro en el jueguito de la insatisfacción de mis hijos y actuó con frustración porque la salida no salio como la nena malcriada (yo) había soñado.
    Y s realmente como vos describis ellos se acuestan se olvidan y al día siguiente se quedaron con lo lindo de la salida y yo con el sinsabor de los berrinches finales, Esa es la lección que H`nos trata de mostrar, no?!
    BEsos

    Me gusta

    • febrero 24, 2012 4:20 pm

      Yanina: Una descripción impecable e implacable de la situación. Me quedé pensando en lo que decís y creo que si uno estuviese sameaj vejelko seguramente ellos también lo estarían, no?

      Me gusta

  4. Romi W permalink
    febrero 24, 2012 3:32 am

    amiga, simplemente genial!

    Me gusta

  5. ithiel permalink
    febrero 24, 2012 3:54 am

    Andi, es como dices, en ocasiones pedimos a Hashem y lloriqueamos porque no nos responde y al paso del tiempo cuando aquello nos llega estamos seguras al decir gamzu le tová. Valoras más cuando ocurren “sorpresas” como que mi tía quien tiene serios problemas cardíacos, en pleno shabath le dió un infarto y luego de pasar horas de angustia en el hospital, agradecemos a Hashem que aún vive y ya está en casa. Y hoy mi madre sufrió una caída que B”H solo resultó con contusiones pero ninguna fractura; si considero que ella es una anciana de 73 años ,con desviación de la columna vertebral y que el accidente fue tremendo y casi se desmaya en dos ocasiones, y que es un verdadero milagro que ella camine….. me da pena decirles que en estos días lloré porque según yo
    necesito respuesta a mis tefilot, cuando la verdad es que Ha Kadosh Baruj Hu me responde siempre.
    Veezrat Hasehm que encontremos una renovación completa en este Rosh Jodesh!

    Me gusta

    • febrero 24, 2012 6:04 pm

      thiel muy fuerte lo que contás y muy fuerte eres tu que sabés mirar con buen ojo cada situación, con emuna y apegada a Hakadosh Baruj Hu. Llorar es parte del asunto. Que Hashem te de siempre esa mirada de las cosas y que pueda ser y puedas ver todo bueno.

      Me gusta

  6. leah bendahan permalink
    febrero 24, 2012 12:51 pm

    verdaderamente tenemos mucho que aprender de nuestros hijos , ellos son el reflejo de nosotros mismos, nos dan la oportunidad de observar y aprender, pero sobre todo de dar gracias a Hasem por tenerlos, por que nos hacen superarnos continuamente y dar lo mejor de nosotras mismas, despues de dos maravillosas hijas :una de 18 años ya casada Baruj Hasem y otra de 17 que si D. quiere no tardara mucho en hacer lo mismo , me llego como un regalo del cielo una peque de 8, que es la delicia de la casa ,tengo la suerte de haber aprendido mucho con las mayores y ahora poder rectificar con la peque, y equivocarme en otras cosas nuevas ,pero no importa es lo mejor de la vida y desde luego un reto constante, el saber aprecirar lo que uno tiene y no quejarse de lo que falta.Gracias por tu escrito es una delicia.Leah bendahan

    Me gusta

    • febrero 24, 2012 6:21 pm

      Leah hermosas tus palabras. Ese es el trabajo: superarnos continuamente y dar lo mejor de nosotras mismas. En algún momento Caro sugirió como título de post: zooperate. Ahora que te leo, creo que hubiese sido más acertado. Gracias!!!48

      Me gusta

  7. febrero 24, 2012 2:08 pm

    Ay ,Andy…si yo te cueeennnntoooooo……A mi esposo y a mí, no se nos ocurrió mejor idea que ,al pasar por “osos pardos” cantarles “el oso”…y por la jaula del león…cantarles”carta de un león al otro”.Resultado: nuestros hijos ofendidos, querían ver al dueño del zoo, para pegarle!!!!! y…..¿que otra cosa podía suceder?.
    Me encantó el post.shabat shalom
    estrella

    Me gusta

    • febrero 24, 2012 6:18 pm

      Estrellaaaaaaaaaa me hacés reír!! ahora no me puedo sacar la canción el oso de la cabeza. Antes de ir al zoo uno de mis hijos me preguntó para qué existían los zoológicos y yo me debatía entre si le contesta mi parte naturista (si, horrible pobres animalitos encerrados, etc), la investigadora (lo buscamos en internet, dale?), la tzadeket (Hashem creo cada animal único y diferente y tenemos la oportunidad de verlos gracias a…). Finalmente le contestó la práctica (vestite que se hace tarde y lo van a cerrar!).
      Shabat Shalom!!!

      Me gusta

  8. Leila permalink
    febrero 24, 2012 2:57 pm

    Andy: qué reflejo tan perfecto de la realidad! lo que me alivia es que no soy la única porque confieso que en ese tipo de salidas termino sintiéndome terrible y pensando que soy la peor y única mala madre del mundo. Porque como decía una de las chicas arriba, siempre pienso que si yo me lo tomara con calma y alegría los berrinches durarían menos o en tiempo, o en intensidad, y al final estarían todos más felices…. me lo repito muchas veces: todo depende de mi y de la actitud que yo ponga. Creeme, ya lo probé y es cierto, si la madre está feliz y calma, todo anda sobre ruedas…. no es que los chicos van a dejar de ser chicos con todo lo que ello significa, pero al menos una se lo tomaría de otra manera… y ahi me repito: el secreto del buen jinuj son las midot tovot!
    lo mejor de todos modos es el revelador final… venía tan concentrada en tu historia, que el final me sacudió. Asi que ahora tendré que trabajar porque yo todavía sigo llorando por el burbujero!

    Me gusta

    • febrero 24, 2012 6:30 pm

      Leila: Es así, todo depende de la actitud que tomamos. Viste que a veces podemos detenernos y cambiar el curso de las cosas, es decir sonreír y cambiar la onda, y hay veces que vemos todo como en una película, veo que estoy malhumorándome, me escucho, se que lo mejor sería volantear, quiero volantear……me salió el grito Pufff!!!

      Me gusta

  9. Andre Cit permalink
    febrero 24, 2012 4:22 pm

    Me mataste!!! Una buena lección para aprender!
    Al margen, me pasa que desde que las leo siento que si a vos, Andi (a Caro ya la conozco y de Judi estoy un poco lejos) si te llego a cruzar en algun lado, ,voy a salir corriendo al grito de -“ANDY QUERIDAAAAA ESTUVO BUENISIMO EL ZOO, NO? QUE TAL EL PASEO POR LOS LAGOS DE PALERMO??” o peor… “Nelly como andaaaasss fuiste al dentista de nuevo?”
    Eso va a ser muy vergonzoso porque no sabés quién soy, pero ya que cuentan sus vidas acá siento como si ya las conociera.
    Vos por las dudas saludame tambien, así no quedo como una pavota…
    Jaja saludos!! Shabat shalom!!!

    Me gusta

    • febrero 24, 2012 6:22 pm

      Andre, se perfectamente quién sos y por supuesto que ni pienso dejar de saludarte. A ver si cuando se hagan famosas con el trío no me das un autógrafo 😀

      Me gusta

  10. Elizabeth permalink
    febrero 24, 2012 4:23 pm

    Chicas, gracias por darme este oasis dentro de mi desierto. Disfruto la vida y disfruto cada momento que Hashem me regala y les cuento que estos momentos como los que relata Andy son inolvidables. Trato de guardarme cada ratito de mis hijos con sus pro y con sus contra porque la vida de ellos chiquitos o no tanto, al lado de uno, los padres pasa como un suspiro. Recuerdo momento como los que relataste en este post con mi hijo mayor y … ya no estan mas (pero si quedaron grabados en mi retina y en las miles de fotos de mi marido jajaja!). Por suerte los chicos crecen rapido pero lentamente, disfrutemos en familia estos segundos que Hashem nos regala de vida entretenida. Shabat Shalom! para todas

    Me gusta

    • febrero 24, 2012 6:26 pm

      Eli, Eli, Eli, me emocionaste! Se que sos de las personas que disfrutan de esa manera la vida, la familia, los hijos. Un ejemplo hermoso! Te animaste iupiiiii!!!!!

      Me gusta

  11. Ilanit permalink
    febrero 24, 2012 6:07 pm

    Excelente post! sin mas para decir..

    Me gusta

  12. Erica permalink
    febrero 25, 2012 2:20 pm

    Andi: Es la primera vez que les escribo, aunque las leo hace semanas, imagino por pánico bloggistico. Será por eso que nunca llame a una radio, ni escribí una carta a un concurso de la tele. Ah la tele…miento..una vez mi mamá me llevó ( ojo! porque yo la volví loca insistiéndole que quería salir en la tele como la hija de la portera, aunque hasta el día de hoy se lo niegue) Fuimos a un programa de canal ATC (ahí se me cayó el documento y deschabé mi edad) en donde chicos de todo el país cantaban y tocaban algún instrumento. Y ahí estaba yo, estoica, pendiente más de la cámara que de los acordes que tocaba en la guitarra. Si, una vez en tele. Debía ser la inconciencia de niñez. Linda inconciencia si las hay. En fin, lo que quería decirte es me sorprendió mucho tu post (se llama así no? Ja! ya estoy entrando en onda bloggera, viste!) El día que lo leí acababa de acostar a mi hijo después de visitar nada más y nada menos que el zoológico de buenos aires. Fuimos los tres a festejar con él su primer cumpleaños y el nuestro de papas. Mi experiencia fue distinta y quería compartirla con vos. Generalmente vivo las cosas de manera muy similar a la que describís pero en esta vez la salida me sorprendió y fue una fiesta. Un año, no será muy chiquito? se asustara? pensaba antes de tirar la idea. Y si arruinaba el primer festejo de cumpleaños con mi idea de madre primeriza? Terminamos yendo igual con dudas, mamaderas y pañales. Cuando nos acercábamos a las jaulas mi hijo empezada a aplaudir, se reía, nos miraba, gritaba. Tenía la cara llena de sonrisas. A su cumple estuvieron invitados la jirafa Rosita, tu favorita, (rima y todo) el hipopótamo y un chivo baboso y simpático que él manoseo sin parar, no te espantes que en el enorme bolso lleve también alcohol en gel. A mi me sorprendió el tamaño epopéyico de los animales. Viste? Rosita esta enorme, hace mil no la veía .La que realmente me dejo hipnotizada fue la zebra. Quede paradita ahí y sin aliento. Las maravillosas rayas de su pelaje, su cresta. Bella belleza. Creo que el próximo día que ande media corta de emuná me voy a dar una vuelta a visitar Rosita y sus amigos que seguro seguro vuelvo como
    nueva.
    Te dejo un beso grande
    Erica

    Me gusta

    • febrero 27, 2012 2:15 am

      Erica: Hermoso relato que disfruté de principio a fin. Porque también estuve en Atc, sobretodo porque vivía al lado y me acuerdo esperar en la puerta del costadito más de una vez y porque estuve en el programa de carlitos balá (eaeapepe). Y también por lo parecido y diferente. Bella belleza, que buen título, todo una bloggera en el primer comment!

      Me gusta

  13. Marisa permalink
    febrero 26, 2012 12:38 am

    Andi: increible manera de describir una realidad,todo tan cierto. En el apuro ( apuro hacia que??? me lo pregunto siempre ), nos olvidamos de detenernos simplemente a disfrutar, a hacer lo que TENEMOS que hacer, que es para lo que Hashem nos manda lo que tenemos. Siempre esperando lo que vendra despues, sin VER lo que tenemos AHORA. Gracias!!
    Marisa

    Me gusta

    • febrero 27, 2012 2:19 am

      Marisa: To tal men te! apuro hacia a qué????? Hoy ya estaba nerviosa porque quería que se empiecen a acostar a las 8 porque el martes empiezan primaria y ya empecé: vamos, volvamos antes del club, comamos temprano, corran, marchen, uno dos tres! Al final se terminaron durmiendo a las 11 y yo frustrada con mis intentos de general del regimiento maestris ciruelis.

      Me gusta

  14. febrero 26, 2012 2:30 am

    andy es tal cual siempre queremos mas sin darnos cuenta de todo lo que uno tienes siempre vemos el jatdin del otro mejor que el nuestro hashem manda lo que uno espera en el momento justo

    Me gusta

  15. romina permalink
    febrero 26, 2012 4:20 am

    andy!! lo de vecina, lo dijiste por mi?? jaja!! no pare de reirme por tus descripciones porque parecia que me estabas describiendo a mi!! siempre que llegan las vacaciones yo me pongo feliz!! que bueno pasear con los chicos!! pero ni bien organizo la primera salida, me arrepiento!! siempre pasa algo!! y una se da cuneta que a veces los chicos no necesitan recorrer el mundo para disfrutar!! que si se quedan en casa, no pasa nada y hasta la pasan mejor!! es una la que los mal acostumbra!! somos nosotras las que necesitamos aprender a disfrutar de las cosas que hashem nos da. igual creo que los hijos cuando crezcan, se van a acordar un poco del esfuerzo que hicimos por ellos y nos van a valorar, o no??

    Me gusta

  16. febrero 27, 2012 2:23 am

    Romiiiiii!! Me hacés reír vecina!! Yo creo que en el futuro lo que más pueden valorar es la sonrisa a pesar del malhumor, estemos en casa, en la calesita de la esquina o en Hawaii (aunque ahí seguro que estamos con un sonrisa aloha!! :D)

    Me gusta

  17. Ayma permalink
    febrero 27, 2012 9:00 pm

    Andi, increíble relato. Pensé que era la única que andaba por la casa, los paseos, los zoo, etc quejándome..como que siempre falta algo para que sea bueno…el burbujero. Y la verdad, si pudiéramos darnos cuenta la felicidad en la cara de nuestros hijos cuando le decimos algo con una sonrisa…creo que conseguiriamos hacerlos olvidar de los burbujeros que falta.
    Ayma

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: