Skip to content

El Puente de Brooklyn

enero 12, 2012
by

Crown Heights, Brooklyn,  Año 2000:

Gallinas cacareando, plumas volando, un centenar de hombres y mujeres vestidos de negro hacen rezos en círculos en un boulevard, en el medio de la avenida principal, mucho olor, alboroto.

-No puedo creer lo que están haciendo!!…que hacen con esas pobres gallinas??…están todos locos!!! Por favor!!!

CORTE. (diez años mas tarde)

Escuela de Jabad, días previos a Iom Kipur, el mismo olor, mucha gente, dos gallinas hacen círculos sobre mi cabeza, y yo toda orgullosa, sintiendo el fervor de la expiacion en mi alma y la de mi hijo por nacer; estoy haciendo Kaparot.

Como llegue a vivir en el barrio ortodoxo de Brooklyn, a la vuelta de 770 Eastern Parkway, donde había estado el Rebbe de Lubavitch, siendo yo la única en manzanas a la redonda que no respetaba ninguna tradición, (o mas bien les faltaba el respeto) es otro ejemplo de cómo Hashem es quien digita el mercado inmobiliario mundial y no Donald Trump.

Por aquellos días yo estaba viviendo y estudiando en Nueva York, y buscaba un trabajo para pagar mis gastos. Un trompetista israelí me consiguió un puesto de recepcionista en un restaurant francés kosher llamado Le Marais.

Yo me ocupaba de recibir a los comensales con una sonrisa y llevarlos a su mesa. Casi todos eran judíos ortodoxos, adinerados y bastante impacientes.

Me fui haciendo amiga de los que trabajaban allí, de Shlomo el Mashguiaj que también hacia mudanzas, de los cocineros mexicanos, de los dueños Portugueses, de mis compañeros Servios, y de algunos clientes que como Joseph, estuvieron dispuestos a ayudarme cuando lo necesite.

Joseph tenia departamentos para alquilar en un condominio donde todas las familias eran observantes, a muy buen precio, asi que cuando venció mi alquiler en Manhattan, acepte su oferta y me fui a Brooklyn. Iba a mudarme un viernes, pero Shlomo y su asistente me ayudaron con sus autos para que lo hiciera el jueves. Y asi fue como atravesé el famoso puente de las películas, con un colchón en el portaequipajes, una noche de verano en la que aun se erguían las torres gemelas en el paisaje urbano.

Entre otras cosas, había en las cajas unos cassettes del Rab Maleh que mi tía Fanny me había dado para que llevara conmigo y me animara a escuchar. Un día se me ocurrió poner uno y lo apague enseguida: -Quien es este hombre???? Por que grita así???!!!

CORTE. (Once años mas tarde)

Seminario de Rab Maleh en Pinamar, con toda mi familia y mi hijo de pocos meses, escuchando la vigésima conferencia, apretando los labios y asintiendo con la cabeza.

Ya confesé que los miraba mal, pero cada mañana compraba el desayuno en la panadería que había camino al subte. Y si bien me devolvían la mal mirada con extrañeza, como diciendo, que hace esta acá, hoy entiendo que Hashem era el que me estaba dando de a poquito, y con mucha paciencia, los primeros bocados de su pan. Como yo hago con mi hijo, y como todos deberíamos hacer con los que tenemos a nuestro alrededor que todavía no cruzaron el puente.

15 comentarios leave one →
  1. ithiel permalink
    enero 12, 2012 9:55 pm

    Que gran cambio ¿no? B”H me recuerdas que tengo que ser un poco más tolerante con los demás.Sobre todo en estos momentos en que un compañero quien desgraciadamente guarda muchos rencores, se está expresando ofensivamente de todo y por todo.

    Me gusta

  2. enero 13, 2012 1:47 am

    Ithiel, si!! muchos cambios….y sobre la tolerancia, es super importante y lo olvidamos muy seguido, a mi me ayudo mucho sentirme aceptada y valorada por los religiosos cuando yo no lo era. Hay que tener mucho cuidado con eso, me lo digo a mi misma tambien, a veces sin querer uno puede hacer sentir mal a un Iehudi por el hecho de que esta en otra etapa de su crecimiento espiritual.
    Quizas tu compañero es una gran oportunidad para trabajar las midot.

    Me gusta

    • ithiel permalink
      enero 13, 2012 2:33 pm

      Así es Caro. Todá rabá por tus palabras. Jokmá ve jesed.
      Shabath shalom!!

      Me gusta

  3. enero 13, 2012 2:50 am

    Kol HaKabod!!
    Hermoso el post!!!

    Me gusta

    • Caro permalink
      enero 16, 2012 5:11 pm

      Gracias, Shirly!!!
      Es un post al que le tengo mucho cariño, porque es una parte de mi vida muy especial…y muy cinematografica como me dijo Andi.

      Me gusta

  4. fanny gelbert permalink
    enero 13, 2012 9:35 pm

    hola caro
    me hiciste llorar querida, cuanta emocion
    que bueno el recuerdo
    que calido
    un balsamo en mi vida

    Me gusta

    • enero 16, 2012 5:21 pm

      …Y tengo muchos mas, podria llenar una piscina de balsamo!!
      Gracias por estar presente en los momentos mas importantes de mi vida.
      Beso y que disfrutes mucho todo por alli!!!

      Me gusta

  5. Andre Cit permalink
    enero 15, 2012 11:30 pm

    cuántas veces en nuestra teshuba sentimos “el tiro por la culata”.. no?
    BARUJ HASHEM!!

    Me gusta

    • enero 16, 2012 5:17 pm

      Jajaja
      Totalmente, por eso yo empiezo a desconfiar de los “anti” todo!!!
      Cuando quieras compartinos tus tiros por la culata, estoy segura que todas nos vamos a identificar con mas de un disparo!!!
      Besos Andre!!

      Me gusta

  6. enero 16, 2012 8:21 pm

    me encantó Carol!!!! tenes un don para escribir amiguita! te felicito.

    Me gusta

  7. Caro permalink
    enero 17, 2012 12:52 am

    Gracias amiga, bienvenidisima por aqui!!
    Tengo un don para atravesar los puentes, y una amiga que de cerca o de lejos siempre supo acompañarme!
    te quiero!

    Me gusta

  8. labajista permalink
    enero 19, 2012 1:50 pm

    genial!!! todo el mundo es un puente angosto, como dice Rabi najman..no sera el de brooklin pero..
    besos
    Kari

    Me gusta

  9. enero 19, 2012 6:27 pm

    Que lindo Kari, un puente muy angosto a veces!!

    Me gusta

  10. leah bendahan permalink
    enero 23, 2012 8:29 pm

    Caro, que intersante ,realmente me tienes muy sorprendida,es un camino muy apasionante, en el que se ve la mano de Hasem para todo el que lo quiera ver,como realmente maneja los hilos del mundo.Yo cruze el puente atraves del estudio de una manera muy cerebral, era de las que decia : no pienso hacer nada que no entienda, hasita de mi ,llega el dia en que ya no hay vuelta atras una vez que entiendes algo ya no hay manera de no hacerlo y lo que es peor, o mejor segun se mire, despues de comprobar que todo encaja como un gigantyesco rompecabezas,uno de repente empieza a tener confianza ciega en Hasem, simplemente por que todo encaja perfectamente y eso solo puede ser obra de Hasem. Siempre los pasos son torpes y es muy agradable encontrar personas que no te miren por encima del hombro, que te tiendan una mano y una sonrrisa, al fin y al cabo todos hemos pasado por ahi. Leah Bendahan

    Me gusta

    • enero 24, 2012 2:43 am

      Leah!!
      “Hasita de mi” me hizo reir mucho!!! si, somos hasitas por ser tan cabezotas!!
      Sera por eso que el rompecabezas encaja tan perfectamente? 🙂
      Que hermoso lo que traes de sentirse acompañada en el camino, porque al principio los pasos suelen ser pequeños o agigantados, pero casi siempre torpes.
      Un abrazo desde el sur del sur!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: