Skip to content

Adiós chatarra

noviembre 21, 2011
by

Queridas amigas:

Si no hubiese torcido mi destino, hoy yo sería alguien muy cool. Por eso, algunas veces, mientras voy cepillando los cuellos de las camisas para meter un lavado de ropa blanca, me pregunto qué estará haciendo ella en el universo paralelo en el que siguió viviendo. En general la imagino comprando muebles para reciclar, escuchando “Violent Femmes” o viendo “El Topo” en un VHS prestado. Todas cosas muy guay… hace 20 años.

Por eso me pongo tan contenta cuando me llega información acerca de lo que está de moda hoy entre la gente que compra jengibre en el barrio chino, porque así puedo dejar de decir antigüedades como: está viendo “Kids in the Hall” y actualizar sus códigos de status al imaginarla viendo “Hoarders”.

Después de googlear un poco descubrí que “Hoarders” es un reality que muestra casos de gente que sufre un trastorno de la conducta conocido como “síndrome de Diógenes”: personas que acumulan cosas en su casa: diarios, cartones, latas, comida, sin tirar nada. Gente que vive entre la basura.

Ni en mis días más locos puedo imaginarme convertida en la clase de mujer que se sienta a ver morbosamente cómo otros viven entre ratas y pulgas, la sola idea me descompone.

-Ya estoy tan lejos de ser esa –me dije humildemente mientras peinaba la peluca.

-No serás la que mira –retrucó mi otro yo desde la luna de júpiter- pero sos una hoarder.

Aparte de bajarme de un hondazo con esa idea escalofriante, lo que me estaba señalando ella, que me conoce tan bien, es que a pesar de mi casa minimalista, tengo una pila de basura emocional que llevo años acumulando: el rencor por un castigo desproporcionado a los nueve años,  la humillación de que mi compañera de primaria se burlara de mi nariz (na rigaz nada), el miedo frente al profesor de caligrafía amenazándome con mandarme a marzo.

Todos esos sentimientos que debería haber desechado en el mismo instante en que se generaron, todavía están ahí, amontonados. Inocentemente los dejé quedarse, uno por vez y hoy son la materia prima que utiliza el ietzer hará para hacerme enojar, deprimirme o ponerme nerviosa.

Miriam Adahan propone en uno de sus libros que organicemos nuestra mente como el escritorio de una computadora: con una carpeta que se llame “ser productiva” otra “ser alegre” y otra “ser afectuosa” pero por sobre todo tiene que haber un tacho de basura donde desechar todas los sentimientos negativos que detienen nuestro avance espiritual.

No sé cuanto me va a llevar este decluttering emocional porque todavía voy por las tristeza que me dejó el capítulo de Candy en el que Anthony muere, pero les aseguro que cuando termine de deshacerme de toda esa chatarra que junté a través de los años, me voy a sentir la mujer más cool del mundo.

17 comentarios leave one →
  1. Nati permalink
    noviembre 21, 2011 10:11 am

    Buenisimo! es la primera vez que escribo, aunque las sigo desde “el sabor del rimon”.
    Me siento muy identificada con las cosas que escriben, pero con este post pude darme cuenta que yo tambien soy una “hoarder emocional”.
    La pregunta es…como hago para desechar todo eso? Como vas a hacer vos Judi? Creo que voy a necesitar varios volquetes…
    Besos! y gracias por compartir!
    Nati

    Me gusta

  2. noviembre 21, 2011 10:55 am

    Buenisimo, digo tambien…acumular sentimientos negativos puede llegar a enfermar a una persona, jas ve shalom..asì que afuera no vale la pena..
    Hashem nos protega..Muy lindo, Malka

    Me gusta

  3. libi permalink
    noviembre 21, 2011 12:08 pm

    entre tanta macrobiotica pense con la chatarra que se venia “Adios a los panchos y
    la Mc Donald’s” ..ahhh que alivio!. =)
    muy buen post!

    Me gusta

  4. noviembre 21, 2011 5:01 pm

    Nati, hola!! Qué bueno que te dieron ganas de comentar así no me dejaste sola en el equipo hoarders ¡gracias!
    Me preguntás cómo voy a hacer… no sé muy bien ¡pensemos juntas!… supongo que un buen comienzo es lo que propone Miriam Adaham y lo que no pertenece a ninguna de esas tres categorías lo mandamos derechito al volquete 😀 . Lo olvidamos o lo superamos, según corresponda. Lo más importante es cuidarse de lo que entra de ahora en más ¿no?.

    Malka:¡¡¡To-tal-men-te!!!! ¡Una razón más para empezar la limpieza ya! ¡otra que Pesaj!

    Li: Juaaaaaaaaaaaa! debe haber quedado en mi inconsciente eso de comida chatarra y salió así… igual, de los Big Mac, me despedí hace rato

    Me gusta

  5. Nancy permalink
    noviembre 21, 2011 5:40 pm

    Genial

    Me gusta

  6. Caro permalink
    noviembre 21, 2011 6:11 pm

    Judi,

    Muy buen post y muy oportuno, se ve que la limpieza de comidas va depurando todo, perdon Libi!!! estamos hablando todavia de lo mismo!!

    Hay unos ejercicios de visualizacion muy buenos que aprendi en este viaje a Israel, que ayudan mucho a deshacerse de la basura emocional. La que quiere me avisa y les paso info.
    Estaria bueno dibujar en una cartulina (hace cuanto que no escuchas esa palabra Judi?)
    un gran volquete y anotar las cosas que queremos tirar y despues tirar todo a la basura, no se, a mi lo grafico me ayuda mucho.
    No voy a empezar por la tristeza que me produjo enterarme que adentro de Mickey habia un pibe, pero si por otras pequeñas tragedias que hacen mella en mi dia a dia.

    Pd. Estuve hace unos años en la casa de un hoarder, tenia hojas secas y colillas de cigarrillos guardadas en bolsas. Muy triste..

    Me gusta

    • libi permalink
      noviembre 21, 2011 7:55 pm

      Caro: era un chiste para Judi! hace rato me limpie de ESAS dos chatarras

      Me gusta

    • Nati permalink
      noviembre 22, 2011 1:07 am

      Hola Caro como estas? nos conocimos en la suca de Eli, te acordas?
      Yo quiero si podes…que me enseñes lo de la visualizacion, esas cosas nunca estan de mas!
      Y a ver si finalmente puedo tirar algunas cositas que sobran…
      Besos!!
      Nati

      Me gusta

    • Leila permalink
      noviembre 22, 2011 4:48 am

      yo tb quiero los ejercicios!!

      Me gusta

  7. Vicky permalink
    noviembre 21, 2011 8:35 pm

    Sabes las veces que guarde en bolsas de residuos la chatarra de mi cabeza y finalmente el basurero no la retira y yo, la vuelvo agarrar y la vuelvo a guardar.

    Me gusta

    • Leila permalink
      noviembre 22, 2011 4:47 am

      totalmente!! presentamos un reclamo a cliba? o no funcionará?

      Me gusta

  8. shuly permalink
    noviembre 21, 2011 11:07 pm

    muy buenoooooooooooooooo
    lagran pregunta es COMO

    Me gusta

  9. noviembre 22, 2011 8:09 am

    Nancy! No sólo le diste el like en facebook, sino que te tomaste todo el trabajo de registrarte… ¡eso es ser genial! 😀

    Caro!!!!!!!!!!! a pedido del público ¡me imagino que ya estás escribiendo tu próximo post con las técnicas de visualización que aprendiste!
    Vos traé la cartulina, que yo pongo el papel glasé 😀

    Vicky: juuuuuuuuuuuuuuuuaaaaaaaaaaaaaaa! “alumbrado barrido y limpieza” ¡¡¡¡¡ese es exactamente el trabajo lo tenemos que hacer!!!!!!!!!!! Pobres los muchachos de Manliba… no dan a basto con tanta basura emocional.

    Leila: holaaaaaaaa ¿cómo estás? ¿debo mail?

    Shulita: Justo encontré un post que escribí para el sabor del rimón que habla un poco de lo mismo (¿me repetiré siempre en lo que escribo? ¡qué susto!) y ahí hay un link de una técnica que propone mi admirada Sara Radcliffe: bye bye bad feelings: http://respuestaalocuestionarios.blogspot.com/2008/12/tcnica-whee-whole-healing-easly-and.html

    Me gusta

  10. ithiel permalink
    noviembre 24, 2011 12:03 am

    Judi, acabas de dar con la clave para la felicidad. Desechar por completo toda esa chatarra
    no tan solo nos dará el espacio que necesitamos para colocar sabiduría, entendimiento, conocimiento, sino que a su vez permitirá que solo los sentimientos y emociones que le hagan bien a nuestro “yo” se queden albergados en nosotras. Entonces viene lo que llaman los expertos: inteligencia emocional.
    Una manera de acabar con esa chatarraras podría ser escribiendo aquellos eventos que nos afectaron emocionalmente; reflexionarlos y después quemar esa hoja u hojas.
    En mi caso, no sé cuantas libretas tenga que quemar ja,ja,ja,ja. De cualquier manera te agradezco el post super reflexivo.

    PD.Creo que olvidé escribir que tampoco me resigné a la pérdida de Anthony.
    Yo quería que la dulce Candy por fin tuviera un poco de felicidad con él. Snif,snif,snif.

    Me gusta

  11. noviembre 24, 2011 6:05 am

    Ithiel: Me hiciste recordar que la rabanit Iemima Mizrahi propone algo parecido, escribir las cosas que uno quiere cambiar (que bien podrían ser estos malos sentimientos de los que venimos hablando) y quemarlos el día antes de Pesaj junto con la quema del jametz. Falta bastante para eso… aunque antes de que nos demos cuenta ya vamos a estar trepadas limpiando las alacena.

    Me gusta

  12. ruth shira permalink
    noviembre 24, 2011 8:43 am

    B”SD

    Judi!!, que manera de disfrutar tu post, es que ademas de movilizar piezas dado el tema, gran tema, ademas de eso, me llevas de paseo imaginario por lugares que no tengo ni idea, como los hoarders, o Anthony y Candy. Que ignorancia la mia!, no importa, las amigas ayudan a ampliar horizontes. Baruj Hashem.
    Solo agregarte que para mi sos muy cool, y que seguro que despues de escribir un post como este podes sentirte “mas liviana”..
    Shabat Shalom! y un abrazo fuerte.

    Me gusta

  13. anonimo permalink
    febrero 21, 2012 9:17 pm

    Saber perodonar y perdonarse es la clave para una vida mas tranquila y menos almacenadora.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: