Skip to content

Si, quínoa!

noviembre 9, 2011
by

Queridas amigas,

Recién vengo de un curso de comida naturista macrobiótica y no podía dejar de pensar en venir a escribir para compartirles esta macroexperiencia.

Eramos diez madres rodeando una mesada en la que se amasaban brownies sin huevo, se tomaba mate sin yerba y se proyectaba un futuro sin mayonesa. Y yo estaba fffeliz, de repente se me unieron todos los mundos, era mi sueño integral.

Por que tanta emoción?

Hubo un día hace unos cuantos años, en el que decidí que no iba a comer mas carne, pero lo único que no iría a resignar seria el chorizo. Y así seguí por un tiempo mas entre la incoherencia y el absurdo hasta que deje todo e incursione en la comida macrobiótica. A donde llegaba, preguntaba por los restaurantes macrobióticos. Era capaz de tomarme un subte a las diez de la noche para ir a comer sola a lugares en los que te servían hamburguesas de tofu con un tufo tremendo que para mi eran el Man.

Mi piso en Madrid era de treinta metros cuadrados, de los cuales quince eran cocina. Cuando mi esposo, que entonces era mi novio, abrió la alacena se le cayeron encima kilos de mijo, quínoa, arroz, semillas de girasol, de lino y de sésamo:

– Que son estas bolitas?

– Mijo.

– Mi-hijo no va a comer comida de pájaros.

Luego hice mi teshuva y junto con todas las ideas sobre la espiritualidad, aprendí la noción de que una bendición eleva al alimento, por lo cual yo supuse que ya no importaba cuanta carne, harina o azucares blancos yo consumiría porque Hashem con su misericordia me iría a cuidar y nada de todo esto me iría a hacer daño. Poco a poco le perdí el miedo y le encontré el placer refinado a las magdalenas con dulce de leche, las medias lunas y demás.

Ahora entiendo que Hashem nos pide que tomemos conciencia de nuestra alimentación, antes de que tengamos que hacerlo obligadas. Así de importante es la cuestión.

Al parecer tengo una nueva oportunidad. Ya se, de a poco. El desafío es integrar este concepto a nuestras vidas y a la mesa de nuestras familias gradualmente. No podemos servirles a nuestros maridos pizza de nabos de un día para el otro porque se van a brotar y no de soja. Se imaginan sus caras cuando pongamos en la mesa de Shabat cubiertos de madera? Vamos despacio.

Venishmartem meod Lenafshotejem, un pasito mas en el camino. Yo voy a intentar darlo, ustedes?

15 comentarios leave one →
  1. noviembre 9, 2011 4:04 pm

    Caro!! qué buen post! y además en el momento justo para mi!!!
    Jannah siempre decía hay temas que “bajan” al mundo y se te empiezan a cruzar por todas partes… bueno, ahora, para mi, bajó este tema.
    Macrobiótica, bli neder, nunca, pero yo ya estoy dando pasos hacia una cocina mucho más natural, orgánica, integral… es buenísimo saber que voy a tener compañeras en el camino!!
    La foto … ¿no era para ilustrar el post? 😀

    Me gusta

    • noviembre 14, 2011 4:50 pm

      Hola Judi,

      Es cierto lo de los temas! y que justo que todo se arma en el momento indicado.
      La visita de Orit hizo posible esta reunion y genero un poco de revolucion organica en
      todas BH.
      Es que las mujeres estamos mucho en la cocina y somos las responsables del alimento, de todos los tipos de alimento creo yo, por lo menos del que se consume en la casa.
      La foto de Andi sosteniendo los ramos de apio y perejil la dejo para algun video de algun cumpleanios sorpresa 🙂

      Me gusta

  2. ithiel permalink
    noviembre 9, 2011 6:49 pm

    Querida Caro, no recuerdo en que etapa de mi vida dejé de ser partidaria de la carne. Me he inclinado más por los lácteos desde siempre y es cierto, el problema a resolver es con los hombres de la casa ya que ellos prefieren la carne roja. Por aquí afortunadamente nuestros rabinos nos están creando conciencia de la importancia de cuidar más nuestra alimentación, aún y cuando esta sea kosher. Nos han pedido bajarle al azúcar, a la sal, los refrescos embotellados y nos hicieron una prueba física para que comprobaramos que el exceso de estos elementos debilitan nuestro cuerpo. Por otro lado, nos transmitieron las investigaciones científicas de un nutriólogo que afirma que nuestra alimentación correcta o ideal, es de acuerdo a nuestro grupo sanguíneo; citando que el OH positivo llamado también el universal, nos conviene más comer carnes blancas como pescado,pollo y lácteos, que consumir carnes rojas. Porque de esta manera optimizamos el buen funcionamiento de nuestro organismo. Por supuesto que también debemos incluir diariamente frutas, verduras, granos o semillas y de cuando en cuando el postre que personalmente lo consumo en shabath.
    Claro que como bien dijiste, este cambio es gradual….y estoy de acuerdo que aún y cuando gozamos de las berajot de Hashem, hay que cuidar esta bet que nos dió para que se manifieste el ruaj que El depositó en cada uno.

    Me gusta

    • noviembre 14, 2011 5:01 pm

      Hola Ithiel!!

      Que bueno lo que traes sobre la alimentacion de acuerdo al grupo sanguineo, me parece muy interesante, voy a investigar mas.
      Si bien es algo que sabemos, parece ser que en nuestra sociedad se ha transformado en algo banal, como frases que suenan a programa de TV de las mañanas, “Comer Sano y saludable” cuando cada vez es mas evidente que hay que tomar conciencia sobre este tema.
      Y que los Rabanim esten reflexionando sobre este tema de manera tan objetiva me parece
      muy alentador.
      Gracias por compartir la informacion!
      Un abrazo!

      Me gusta

  3. ruth shira permalink
    noviembre 9, 2011 11:09 pm

    Amigas queridas, desde que salimos de las fiestas que quiero escribirles. Sin embargo tuve sindrome post jaguim, y me di permiso ‘licencia sin tiempo’ para bajar de toda la intensidad de esos dias…no mails, no a un monton de cosas..hasta que las cosas se acomoden adentro. Luego un dia lei tu post Caro sobre Guilad, y vi el video que subio Andi con la cancion -y le comente por telefono a Judi- no se cuando voy a dejar de llorar de emocion!
    Hace unos dias que no lloro, asi que volvi a entrar y veo Quinoa -ni me fije quien lo escribio- estaba segura que eras vos Judi, era el tema de la semana…jaja, pero cuando llegue a la cocina de Madrid dije no, aqui pasa algo raro.
    Caro!, que bueno…viva la quinoa, el arroz integral y los adukis.. Yo creo que empeze mi kesher con lo espiritual cuando cambie la alimentacion. Antes de comer kasher solo comia macrobiotica, era fan del restaurant ying yang en el centro, y desde esa epoca sigo preparando el gomasio en casa, el arroz integral -incluso en shabat- con perejil/cilantro picado plus gomasio. Be kitzur hace 24 anios que deje de comer carne, y si bien preparo varias veces por semana, sin probar nada, incluyendo el jamin, para mi marido y mis hijos, mi marido defiende mi postura natural como el mejor guadian.

    Como tu dices, sin cambios bruscos, y por supuesto sin imponer. Piano piano si va lontano.
    Eshet Jail! con seguridad HKBH bendecira los esfuerzos y la buena intencion de cuidar a nuestras familias…y nos ayudara a mover las piezas paso a paso.
    Que tiemblen ‘osem’ y ‘Elite’ -ya no me acuerdo las marcas de Argentina-
    se viene la revolucion de la quinoa..jaja
    Las quiero mucho, y extraniaba escribirles. Un abrazo a todas y Shabat Shalom! U’meboraj!
    Bienvenidas las recetas!

    Me gusta

    • noviembre 14, 2011 5:15 pm

      Hola Ruth!!!!!

      Que bueno que nos escribiste, de verdad que te extrañaba mucho por aqui!
      Justo hoy comentabamos que el Rambam habla sobre la importancia de cuidar el cuerpo para servir a D-s y vos comentas que tu relacion con lo espiritual comenzo con un cambio en tu alimentacion.
      Es super importante estar equilibrado y nutrido porque de esa menera se puede pensar mejor. Hay muchos estudios sobre el tema, en adultos, en niños, sobre como incide la alimentacion sobre la emociones, el caracter, la energia. Asi que con mas razon, tienen relacion con la predisposicion para conectarse con lo espiritual que es opuesto a lo terrenal, a lo pesado.
      Kol Hakavod por incluir el gomasio en Shabat! yo hago arroz yamani, pero solo me animo cuando estamos en familia!
      Como se hace una Adafina macrobiotica??!!
      Besos amiga!!

      Me gusta

      • ruth shira permalink
        noviembre 24, 2011 8:53 am

        Paso tiempo, pero es jueves, Shabat se acerca y me volvi a acordar de la Adafina macrobiotica y me hiciste reir nuevamente!!!. Los marroquies que no hablan espaniol, como mi marido, la llaman Jamin, y lo cierto es que el concepto de macro..y de jamin es bidiuk opuesto, la coccion se minimiza en la macrobiotica y es por eso que cuando mis cuniadas con tanto carinio me quieren hacer un jamin separado vegetariano, les digo nooo, para que?..si con el pescado y la ensalada basta!, eso si, que no falte el jilbe!!!, oneg shabat herencia de los teimanies. Se los recomiendo, por lo rico y por lo sano!
        Caro! segui escribiendo, esta claro que hay don en la voz y de este lado se disfruta. Baruj H”! Shabat Shalom. Ah!, y vas a ‘estar un poquito’ en mi mesa de Shabat, es que viene Yael! Besos!

        Me gusta

  4. yeni permalink
    noviembre 13, 2011 2:17 am

    Perdonen debo ser demasiado turca pero no hay nada mejor que una buena maude con matambrito o pollo para shabat. Las que prefieren tofu adelante!!!!! yo me quedo con la fritanga bien hecha 😉 Shavua Tov

    Me gusta

    • noviembre 14, 2011 5:20 pm

      Yeni!!
      Sos muy turca!!! 🙂
      Eso no quita que puedas hacer las papas de la maude al horno en vez de fritas, las probaste??
      Shavua tov a todas!!

      Me gusta

  5. Vicky permalink
    noviembre 14, 2011 7:19 pm

    Durante un tiempo largo tuve dieta macrobiótica. Cuando inicie mi proceso de teshuva abandone todo porque no medio la cabeza para combinar kasrut con naturismo ni vida zen con vida de Tora. Si empezaba algo que fuera de cero. De esta manera,abandone todo y me dedique a los mahudess, berenjenas fritas,papas, cebollas etc. Llego el momento como siempre, de unir y tal vez ahora, arraigada en lo mío, podré transformar algunas cosas y volver a la buena alimentación, de la misma manera que volví a la meditación. Lo bueno es que no tengo que abandonar mi Tora, solo tengo que sumar y adaptaron. Espero que mis hijas se lo banquen y no me miren con ojos de “tronaste otra vez”.

    Me gusta

    • noviembre 15, 2011 12:42 am

      Vicky,

      Tronaste otra vez!!
      Rayos y centenos!! Baruj Hashem, todo para bien,
      Que sean truenos de lluvias de beraja y buena salud!
      Ahora nos toca a todas unir, ese es el tema del baalei teshuva,
      buscar donde se cruzan las lineas de lo que fui, soy y quiero ser,
      Tus hijas son unas princesas
      Besos!

      Me gusta

  6. kari permalink
    noviembre 15, 2011 1:07 am

    grande Caro!

    Me gusta

  7. Leila permalink
    noviembre 16, 2011 1:06 pm

    Caro, vos estás en Buenos Aires ahora?? dónde es esta clase??? si hay posibilidad, me quiero unir… Besos! muy bueno el post!

    Me gusta

  8. Caro permalink
    noviembre 16, 2011 8:35 pm

    Hola Leila!

    Las clases se dieron en Belgrano, y ya termino el curso, pero nos quedamos con muchos datos por si te interesa mandame un email y te paso recetas!
    Estoy viviendo en buenos aires! en madrid no creo que estaria haciendo este curso, dificil seria introducir el arroz integral con lentejas o quitarles la berenjena frita a los marroquies!
    Gracias y besos!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: