Skip to content

Hace dos días y hoy también

julio 27, 2011
by

Querida Andi:

Hace dos días subí un post que se llamaba “besimjá tamid”. Apenas me enteré de la triste noticia lo saqué del blog porque en ese momento hubiese tenido que pasar a llamarse “besimja nunca más”.

Hoy, después de haber pasado horas releyendo la correspondencia que mantuvimos con Margalit (tengo el zejut de tener toda nuestra relación registrada) sus palabras “felizmente breslovianas” adquirieron otra dimensión y su mensaje me llega más claro: No existe la desesperanza, no hay que dejarse ganar por el desaliento, un iehudí debe elegir la vida.

Hace dos días yo proponía que tomásemos su ejemplo y que siguiésemos haciendo tefilá por su recuperación sin perder la simjá. Allí me preguntaba: ¿acaso no aprendimos de ella que se puede tener en las tefilot y en el corazón a Gilad ben Aviva o Yonatan ben Malka Pollard sin perder la alegría? ¿No la vimos comprometerse con el dolor de Ita Esther sin sumirse en la tristeza? ¿Qué mejor oportunidad para asimilarlo?

Hoy propongo lo mismo, que con entusiasmo le dediquemos nuestras tefilot, nuestros actos de jesed, nuestro estudio, para le elevación de su alma.  Hoy entiendo que todo lo que aprendimos de ella (que tan bien describiste en tu post) se tiene que instalar en nuestra vida, así que nuevamente el título de este post puede ser “besimjá tamid”

Hace dos días quería -y hoy también quiero- compartir algo que leí en la revista Mishpacha y que inmediatamente me remitió a Margalit, ya que ella era  una de esas “pocas personas” a las que hace referencia el artículo (quien prefiera leerlo en inglés, vayan al final de esta página, mi traducción es pobre así que se aceptan correcciones): Yonoson Rosemblum trae en nombre del rab Moshe Shapira la explicación de un versículo que tiene relación con las cinco tragedias ocurridas el 17 de tamuz: “una ciudad sin muralla es un hombre que no domina sobre su espíritu” (mishlei 25:28). Explica el rab: muy “pocas personas” sienten sus propios sentimientos, piensan sus propios pensamientos, aman lo que aman y se distancian de los que ellos mismos se distancian. La mayoría de la gente no se pertenece. En un aspecto cumplen las obligaciones de una persona y en otra materia las obligaciones de una persona diferente. Hacen lo que parece correcto a uno y se retienen de hacer lo que enojaría a otro. Piensan de una manera porque alguien dijo algo o aman porque alguien más dijo otra cosa. Esencialmente el “yo” de cada persona es una gran asamblea de gente, un dominio público (una ciudad sin muralla). Lo único faltante es su propio “yo”.

No me despido con mis palabras, sino con las suyas:  Niente piu! Esperando la geulá shlemá besimjá tamid.

7 comentarios leave one →
  1. julio 27, 2011 7:04 pm

    Para los que puedan cumplir con la mitzvá de consolar a los deudos, les recomiendo este artículo:

    http://www.aishlatino.com/e/cdv/90286537.html

    Me gusta

  2. julio 28, 2011 1:23 pm

    lo que nos enseña Rab Shapira es maravilloso..casi que da vertigo pensar cuan enajenados estamos aveces….que pronto podamos encontrarnos!

    Me gusta

    • julio 29, 2011 7:10 am

      Kari: ¡tan sólo si pudiésemos llevarlo a la práctica! Es muy difícil rescatar al “yo” preso de la mirada de los otros

      Me gusta

  3. julio 29, 2011 12:20 am

    El darush fue muy emotivo por Margalit , hablaron sobre el tzeniut , sobre “no hablar en la jazarà” y su constante Tefilot para Am Israel.

    Me gusta

    • julio 29, 2011 7:07 am

      Me imagino que debe haber sido muy emotivo. Con tan sólo ver todo lo que Margalit bat Sara z´´l generó en personas que no la conocieron personalmente, me puedo imaginar la dimensión en aquellos que tuvieron el zejut de conocerla.

      Repito lo que ella publicó en su blog leilui nishmat Yehuda Leib ben Ita Esther.

      “Dicen nuestros sabios (Avot 6:9), ‘Ni la plata ni el oro ni las piedras preciosas acompañan a la persona (cuando deja este mundo), sólo la Torá y las buenas acciones’. Aunque todos sabemos esto, es igualmente necesario recordarlo y repasarlo cada día. Nuestros sabios no dijeron esto sin razón, sino más bien para hacernos recordar nuestro objetivo eterno. (Carta 222)”

      Me gusta

  4. julio 29, 2011 12:02 pm

    Me gusto eso de “que estamos enajenados”..pero que quiere decir ?
    En el darush , decìa a las mujeres que digan una beraja lelui mishmat para Margalit .(antes de irse).y trate de servir a cada una , una bebida o una comida ..La mayoria no las conocìa pero pensè que serìa importante saludarlas o brindarle una bebida como “anfitriona del lugar”.

    Me gusta

  5. ithiel permalink
    julio 29, 2011 8:27 pm

    Querida Judi
    Tus palabras y las de Kari en verdad me han sacudido internamente.
    Y tengo que admitir que el término que le diste al rescate del “yo” es exacto. Es una tarea personal no fácil ni difícil sino muuuyy difícil.
    Y toda rabá porque agregas otro sentido edificante para estudiar Torah, hacer y procurar la jesed en el zejut de la elevación de la neshamá de nuestra amada Margalit bat Sara.
    Respecto al artículo en inglés, te diré que no soy partidaria de las traducciones, así que me
    quedo con tu interpretación rica en la sabiduría que los jajamin procuran para nosotros.
    Judi, Andi, Malka, Kari y a todas las demás que escriben o no pero que sí estoy segura de que leen los post, deseo con todo mi corazón que tengamos un Shabath shalom!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: