Skip to content

Elige tu propia biblioteca

mayo 8, 2011
by

Querida Judi: Cuando te conté el proyecto que estoy haciendo (y me encanta) de elegir los libros para la biblioteca del colegio de mis hijos, me preguntabas acerca de qué criterio uso para la selección, teniendo en cuenta que es un colegio de hijos, en su mayoría baalei teshuva. A ver, los baalei teshuvá son los padres. Nuestros hijos son… ¿religiosos de toda su vida? Sí, ¿no?
Mi primer respuesta casi automática es que para ser elegido, el libro debe sobrevivir a la pregunta: ¿se lo compraría a mis hijos?
Pero  atrás de este criterio surgieron una cantidad de pensamientos que fueron trazando un laberinto (y ojo que laberinto es mucho mejor que callejón sin salida). Entonces vuelvo a intentar contestarte pero voy a empezar por el final, o por lo que pensé que iba a ser la conclusión y pasó a ser la pregunta principal: ¿Cuál es el camino del medio? ¿El medio según qué parámetro?
Y ahora si, trataré de desenrollar la punta del ovillo tratando de no perderme ni tropezarme conmigo misma.
Primer vuelta: ¿Elijo sólo libros infantiles religiosos?
La respuesta es no. Por un lado la realidad es que el material en español de libros datim es bastante escaso. Recién en estos últimos años  se empezaron a publicar más libros en español para niños Por otro lado, hay muchos libros publicados que podríamos considerar que adquieren la certificación ¨kosher¨ teniendo en cuenta que el mensaje tiene que ver con los valores de Torá y no tienen contenido inadecuado.
Segunda vuelta: ¿Puede mi criterio ser como el de un chico datí de 5 años?
La respuesta es no, again (pero lo intento).
Uno de los días que daba taller de lectura estaba con un libro muy bonito que habla acerca de un niño que quería alcanzar una estrella. Las ilustraciones y el texto son maravillosos y trabaja acerca de la perseverancia y la paciencia. Cuando se los terminé de leer les pregunté a los chicos por qué finalmente el niño había conseguido su estrella. Y todos a coro me contestaron:
– Por la tefilaaaaaaaaa!!!!!!!!!
Claro, eso nunca apareció en ese libro.
En ese momento me quedé pensando entre la distancia entre nosotros y nuestros hijos. Entre nuestro mundo y el mundo de afuera. Y también entre mi cabeza que viene de allá y ahora está aca y la de ellos que es taaan pura. Esa es la palabra.
Entonces, ¿desde dónde selecciono? ¿Desde mi camino del medio o desde el de ellos? Y escucho el coro que me grita: ¡desde la de ellos!


12 comentarios leave one →
  1. carol permalink
    mayo 8, 2011 1:11 pm

    que hermosos! puedo ir de oyente??

    Me gusta

    • mayo 9, 2011 5:06 pm

      Carol!!!!!! que placer verte el otro día! venís si yo voy a escucharte tocar el violín.

      Me gusta

  2. Margalit permalink
    mayo 9, 2011 4:01 pm

    BS”D

    Shalom Andi!!!
    Gracias por este post…. al leerlo el rostro de uno de mis retoños viene a mi mente, precisamente el ‘ratón de biblioteca’…. ese que busca un libro afilu para comer pan….
    En lo personal dejamos a nuestros banim elegir sus libros de Tora…. y nos sorprendemos porque muchas veces subestimamos su ‘neurona’ y ellos ya dieron el salto antes que nosotros -comandados por nuestra neurona llena de pre-conceptos y pre-juicios-. Nuestros hijos viven su iahadut con tal libertad que…. quisiera poder estar ‘en sus zapatos’. No existen los cuestionamientos sobre ‘¿qué somos?’ la respuesta salta: SOMOS JUDIOS…. y su aspecto y forma de hablar ‘delatan’ que son datim, y en especial, en el caso de ellos, casi en por bejira como por obligaciòn, van tomadas de la mano.
    En cuanto a los libros ‘no’ datim…. ahí sí… tratamos de meter ‘la nariz’ donde ellos la metieron…. para terminar otra vez sorprendidos por el ‘alerta roja’ interna que llevan dentro despuès de sus estudios, charlas, videos y demás ‘yerbas’ que los hacen estar más atentos. Es como aquello que leí una vez en una revista, creo que de JABAD, donde un chico recibe un chocolate de regalo e inmediatamente pregunta ‘¿papá, es kasher?’…. Nuestros hijos funcionan así hasta para la vestimenta……
    ¿No es maravilloso Andi? Nosotros, obviamente para el mundo, no nacimos datim… tuvimos bejira. Ellos al ser elegidos y al elegirnos también optaron por nuestra forma de vida… Y son tan libres…. tan esplendorosamente libres… Como nos dijo nuestra primogènita al hablar de tzeniut: ‘Mami, no tengas miedo, YO quiero el tzeniut, es lo mejor que hay, a parte YA tengo mi estilo’….
    Nuestros hijos reciben de nosotros nuestro ejemplo pero a la vez se constituyen en ejemplo…
    Para muestra basta ver los libros que ellos leen a diario….
    Si… esa biblioteca es la que elijo… Está llena de bejira…. y otras cosas más 😉
    IOM SAMEAJ!!! IOM HAATZMAUT TOV VESAMEAJ!!!

    Me gusta

    • mayo 9, 2011 6:18 pm

      Shalom Margalit!!!! No lo podías haber expresado mejor. Para variar, tu comentario expresa lo que mi corazón quiso decir, pero la mano no terminó de escribir 😀 Hermoso.

      Me gusta

  3. shuly permalink
    mayo 9, 2011 4:53 pm

    elegi el q quieres los chicos t adoran
    lo dice una madre super contenta de jeder de 5

    Me gusta

    • mayo 9, 2011 6:20 pm

      Shulyyyyyyyyy, de dónde tenés tiempo para escribir!!! que lo digas vos que aparte de mamá sos mora, me pone feliz y además somos amigas, que!

      Me gusta

      • shuly permalink
        mayo 9, 2011 7:16 pm

        obvio no ademas somos amigas SOMOS AMIGAS Q MAS SE PUEDE PEDIR T SUPER QUIERO

        Me gusta

  4. Ithiel permalink
    mayo 9, 2011 5:33 pm

    Shalom chicas
    Yo también me sorprendo con la respuesta de nuestros niños ante el medio que tienen que desarrollarse. Y es una verdadera berajá que la Tórah que B”H implantó en sus corazoncitos
    a través de los padres, familiares, Rabinos, ajim, etc., prevalece y fluye en cualquier situación.
    Bebakasha, permitanme compartirles lo que le ocurrió a un miembro de nuestra comunidad.
    Hace 1 año y meses llegó una mujer con su pequeña hija invitadas por una de nuestras autoridades a participar de jag purim. Ellos tuvieron la oportunidad de darles estudios de Toráh y el interés sincero de ellas logró su permanencia formal.
    Esta mujer se separó de su esposo quien desgraciadamente se caracterizaba por ser un hombre muy violento. Tenían la custodia compartida de la niña y afortunadamente la pequeña solo recibió Toráh y ningún otro tipo de ” instrucción espiritual” más que la de Ha Ka dosh Baruj Hu; hasta el día en que el padre decidió arrebatarla literalmente de los brazos de sus madre.
    Por supuesto que la mujer luchó por recuperar a su hija pero desafortunadamente el sistema de justicia que prevalece en el país en que Hashem plugó que naciéramos, no le permitió tenerla nuevamente.
    Así transcurrieron meses en los que esa mujer solo veía en ocasiones de lejos a su hijita y cuando la niña le gritaba ella le respondía haciendo la señal con los dedos de su mano derecha “Shema…. y la pequeña le respondía de igual manera.
    Un día, llegó el padre de la niña y hablando pacíficamente con la madre le dijo que comprendió que la niña la necesitaba porque no hacía otra cosa más que hablarle de lo mucho que extrañaba ir a la sinagoga, y del shabath, y de sus amiguitos, y de cantar tehilim
    y así.
    Precisamente en el shabath que recién vivimos, nos platicó nuestra querida ajot, que caminando un día por una calle con su hija, esta le dijo : ” mami aquí es donde un día me trajeron y me llevaron con un padre y cuando me echaron el agua en mi cabeza, yo les dije,
    noooo es en mis manos, no en la cabeza, se equivocaron” a lo que la madre solo respondió:
    así es hija mía, se equivocaron.

    Me gusta

    • mayo 9, 2011 6:36 pm

      Ithiel: Gracias por compartir esta historia, me emociona la fuerza y el shlemut de la mamá. Y ahora que lo termino de escribir, pienso en todas nosotras. Bh hijas de HKBH.

      Me gusta

  5. Shir permalink
    mayo 10, 2011 3:37 am

    ITHIEL sin palabras a esta historiaa, mamash un ejemplo de fuerza de emunah, de perseverancia de jinuj de todoo mamash gracias por contar esta historia bh que los niños de hoy puedan recibir la mejor educacion para que puedan recibir al mashiaj bh pronto!
    beososos a todass

    Me gusta

  6. Ithiel permalink
    mayo 28, 2011 12:18 am

    Slijá por responder hasta ahora chicas ; también para mí es una historia ejemplar que B”H pude compartir con ustedes, todá raba y Toda LaEl!

    Me gusta

  7. Leila permalink
    junio 1, 2011 7:36 pm

    La verdad que una de las cosas más increibles que me suceden cuando leo este blog, es que me siento identificada con cada una de las palabras que se dicen, y pienso.. evidentemente no soy la única. Cuando hablo con mis hijos me doy cuenta de lo que vos hablas, Andy, porque ellos son religiosos como yo pero no tan como yo, ellos caen en la etiqueta de “religiosos de toda la vida” de la cual yo a veces hablo como si fuera algo tan diferente a mi, y sin embargo, he aquí que aquello más cercano que tengo, o sea, mis hijos, caen en el mismo rótulo. Y es parte de otro de los aprendizajes que nos acompañan toda la vida, entender que a veces nada es como lo que nosotros pensamos, o creemos y que las cosas tienen múltiples facetas. Es la primera vez que escribo, pero no la primera que leo, y es que leer estos posts me generan tantos pensamientos, y me movilizan a tal manera, que literalmente me dejan sin palabras. Pero sigo, es maravilloso preguntarles cualquier cosa a mis hijos y escuchar sus hermosas respuestas tan libres, como dice Margalit, en el que todo lo que a mi me llevó años entender, si es que se puede decir que ya lo entendí, ellos lo SABEN, con mayúscula, con tan sólo tres, cuatro o cinco añitos. De su emuná tenemos mucho que aprender y de su cercanía a H´ ni que hablar. Hace poco nos pasó: era domingo, mi hijo se acercó y me dijo “mami, está lloviendo, no podemos ir a la quinta”, yo sentí una lástima de pensar que se iban a perder el día que tanto ellos esperaban… pero mi hijo dijo: “ya se, hagamos tefilá para que podamos ir igual, que H´ haga que deje de llover”, y yo pensé “sí, bueno, todo es posible pero… vamos, el cielo está cubierto de nubes negrísimas de punta a punta….”. Ya saben como termina, a uds tambien les habrá pasado… “H´ por favor, hacé que deje de llover y podamos ir a la quinta” escuché decir… y qué creen. A la hora no se vislumbraba ni una blanquita… a dónde se fueron, no se, y cómo H´ las sacó tan rápido, tampoco. Pero H´ escucha la tefilá de nuestros hijos y yo creo que es por eso, porque ellos SABEN que H´ los va a escuchar, porque ellos confían en H´ como nosotras deberíamos hacerlo. Pero lo mejor es la emuná, porque cuando H´ no saca las nubes, y se quedan sin su quinta, ellos explican “y bueno, es que no era lo mejor para nosotros…”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: