Skip to content

Invisibles y poderosas

enero 6, 2011
by

Querida Judi:

La semana pasada al finalizar un shiur sobre el tafkid de la mujer, una amiga preguntó por qué cuando una mujer está mal acerca de algo o tiene un problema, después de hablar con otra que le pasa lo mismo o que pasó en algún momento una situación similar, después se siente mejor. No comprendía cómo era el mecanismo.

Todas nos quedamos pensando y mi cuñada brillantemente contestó que es porque tenemos un ego muy grande. Porque queremos ser perfectas y no nos permitimos la menor falla, entonces cuando hablamos con otras y nos damos cuenta que a todas nos pasa igual, nos sentimos tranquilas.

Desde una versión emotiva acoté que las mujeres funcionamos como clan y que nos encanta compartir experiencias y sentirnos acompañadas.

Me quedé pensando en el tema cuando volvía a mi casa.

Y me di cuenta que cada vez que sentí una carga pesada, también tuve amigas a mi lado que me ayudaron a sostenerla y lograron hacer que se sienta más liviana.

O por lo menos me ayudaron a sentirme normal, a ver las cosas desde otra perspectiva, por ejemplo cuando nos abrieron las puertas erev shabes para sacar las fotos. ¡Vimos casas en plena transformación!. Aroma de cholent, limpieza, armado de mesas, niños dando vueltas por los rincones. Y lo que yo quizá vivo como  una catástrofe, mirándolas a ellas lo que vi es que estaban haciendo magia. Ingeniería mecánica, alquimia. Generando un shabat. Yo me imagino la revolución que debe haber en el shamaim. Pura energía transformadora.

Eso es lo increíble del trabajo que nos toca: invisible y poderoso.

Y entiendo que piso el palito muchas veces en el día. Cuando no puedo cerrar mi boca o no hago algo como me hubiese gustado o no soy como hubiera  querido. Pero me gustaría saber si enfocamos de la misma manera lo que sí hicimos de manera maravillosa. Y si compartimos las cosas buenas tanto como las malas o si las valoramos de la misma forma.

Sin duda vamos en contra de la naturaleza y me queda claro por qué la gueula va a venir por nosotras: no sólo porque de nosotras depende el Shalom bait (sí, sí, lo acabamos de estudiar, que ellos se ocupen de su parte) sino porque desarrollamos esa fuerza de construir desde nuestros aciertos individuales y desde nuestros fracasos compartidos. ¿O era al revés?

Y ahí estamos. Sosteniendo el mundo juntas.

2 comentarios leave one →
  1. Cinthia permalink
    enero 8, 2011 5:09 pm

    Andi divina
    es asi lo que contas. Cuando eramos nenas chicas nos haciamos amigas para jugar y de grandes tenemos amigas para ayudarnos las unas a las otras. Ahora mis amigas son muy diferentes que yo y a veces me cuesta identificarme con ellas, pero eso porque vivo en otro pais y ni siquiera hablamos el mismo idioma. Hay muchos temas en tu nota que me hicieron pensar: gracias
    shavua tov
    Cinthia

    Me gusta

    • enero 10, 2011 5:01 pm

      Hola Cinthia! A mi a veces me pasa lo mismo y eso que vivo en el mismo país y hablo el mismo idioma 😀 Ahora la que me hiciste pensar fuiste vos. Va para otro post.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: